24 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 39,10 Venta 41,30
5 de julio 2022 - 21:51hs

Desde la academia sostienen que las vacunas contra covid-19 – especialmente la de Pfizer – son seguras, que no contienen grafeno y que son “el mayor hito científico de lo que va del siglo XXI”.

Más noticias

Recarey dio 48 horas hábiles a los organismos implicados para presentar información sobre 15 pedidos de Dentone, según explica la resolución judicial 1189/2022 a la que accedió El Observador. El MSP ya recaba información para presentarla en el juzgado este miércoles a la mañana, informó el ministro de Salud, Daniel Salinas, a El Observador.

En este contexto, el virólogo uruguayo Santiago Mirazo respondió, en diálogo con El Observador, a los planteos que Dentone hizo para exigir la suspensión de la vacunación contra covid-19 en niños.

EFE

La vacunación es segura

Según Mirazo, el planteo realizado por Dentone sobre que el virus no está aislado, cultivado y secuenciado biológicamente sino que se trata de un procedimiento informático porque su existencia es digital y que por lo tanto no se pudo acreditar su existencia biológica es “muy difícil de entender” desde el punto de vista científico.

A su vez, sostuvo que las dudas acerca de si el virus está aislado, cultivado o secuenciado son “infundadas” ya que hasta el 4 de julio de 2022 “había publicadas 3,5 millones de secuencias de genomas completos de SARS-CoV-2” por lo que “es muy difícil pensar que hay un acuerdo entre no menos de 500 mil investigadores de todo el mundo para inventar una secuencia del virus y que estén todos de acuerdo con ella”.

En lo que refiere a aislamiento, el experto indicó que el virus “sí que está aislado” ya que fue “de las primeras cosas que se hizo cuando surgió la pandemia y se logró identificar”. “Se logró aislar el virus rápidamente y tanto se aisló, que para hacer las vacunas a virus inactivado como Coronavac o Sinopharm es necesario tener el virus aislado, si no la vacuna no se puede hacer”, apuntó.

Otro de los planteos realizados para suspender la vacunación en niños es que el comité de terapéutica y vigilancia de la Sociedad Uruguaya de Pediatría, en función de no estar debidamente acreditada la seguridad de la vacuna, desaconseja su uso. Según Mirazo, Pfizer muestra “el mejor perfil de seguridad de todos los rangos etarios siendo los efectos adversos severos muy infrecuentes, en el entorno de uno cada 20 mil”.

Además, no son efectos “que comprometan la vida sino que son efectos reversibles”. “Todas las bases de datos muestran exactamente lo mismo, que es una vacuna extremadamente segura, particularmente en niños dado que las dosis es más baja que en adultos. Estados Unidos hasta agosto del año pasado, con unas 400 millones de dosis administradas, solamente registró tres casos de fallecimientos probablemente asociados a la vacunación, eso da la pauta de qué tan infrecuente son realmente los efectos severos en la población cuando se administran las dosis de Pfizer”.

MIGUEL MEDINA / AFP

Según el documento presentado por Dantone, las sustancias que se inoculan no están autorizadas por la FDA (agencia de medicamentos de Estados Unidos) sino que se utilizan en función de una ley militar de los EEUU que permite su aprobación de emergencia. Mirazo sostuvo que esta afirmación “es incorrecta” ya que “todos los componentes de la vacuna de ARN mensajero – incluyendo los excipientes y las nanopartículas de lípidos – son compuestos aprobados”.

“Cuando no se tiene toda la información en función del tiempo para dar aprobación definitiva, se opta por aprobación de emergencia, como se ha dado para múltiples vacunas en la historia. No es una herramienta exclusiva que se haya inventado para covid-19 sino que es una herramienta frecuente”, explicó.

Y agregó: “EL ARN  mensajero se ha utilizado históricamente, no es un uso reciente sino que tiene más de 30 años de investigación, por lo tanto, sí se sabe cuáles son los componentes de las vacunas, particularmente la de Pfizer”.

Efectos adversos y componentes "tóxicos" 

En lo que refiere a efectos adversos (1.291 que puede provocar la vacuna de Pfizer), Mirazo afirmó que “todas las vacunas pueden producir esa cantidad de efectos secundarios y más” y que la clave está en cuántos efectos adversos severos se generan. En esa línea, sostuvo que el 95% de los efectos adversos son leves e incluyen dolor de cabeza, dolor en el sitio del pinchazo e inflamaciones, que son efectos “muy comunes”.

El experto también fue consultado por la queja de los denunciantes en cuanto a que el MSP hasta el momento se ha negado a dar las cifras de muertos por causa de la vacuna y el planteo de que a nivel de los países que más han vacunado se han multiplicado la cantidad de muertos por efectos adversos de las vacunas.

Mirazo contestó que a la comunidad científica “también le gustaría conocer esos datos”. Personalmente, opinó que le permitiría demostrar “que el desarrollo de las vacunas anticovid ha sido el mayor hito del siglo”.

“No me cabe la menor duda de que cuando se vean esos datos de reducción de mortalidad por covid-19,  cuando se vea el impacto que han tenido la vacunas en la reducción de la letalidad de la infección por covid-19, vamos a terminar de demostrar que las vacunas anticovid han sido el mayor hito científico de lo que va del siglo XXI”, sostuvo.

MIGUEL MEDINA / AFP

Otro argumento manejado por quién solicitó el recurso de amparo tuvo base en el informe del profesor Pablo Campra de la Universidad de Almería que sostiene que las sustancias que se inoculan contendrían óxido de grafeno y material extraño nanotecnológico. A su vez, las sustancias contendrían ARN mensajero cuya incidencia en el genoma humano es desconocido.

Mirazo indicó que ese “es un estudio a título personal” del que se deslindó la Universidad de Almería y que no pasó los criterios de solidez argumental y metodológica que exige el sistema científico.

Son resultados que han sido refutados por lo más grandes especialistas en este tipo de estudio que implica espectrometría, fotometría y microscopía electrónica. Lo han desacreditado por la poca solidez metodológica que tiene y las conclusiones que no están soportadas por los resultados”, señaló.

Respecto a la presencia de óxido de grafeno y grafeno en las vacunas, el especialista sostuvo que las evaluaciones hechas posteriormente al informe de Campra no sugieren la existencia de estos componentes. “En todo caso el óxido de grafeno es una molécula que es biodegradable, no es tóxica e incluso se está evaluando como carrier de futuras vacunas. Es decir que tiene una utilidad biotecnológica para ser utilizada a futuro y además se ha visto en estudios muy recientes que puede inhibir la replicación del SARS-CoV-2, así que el óxido grafeno, si estuviese en la vacuna, que no está, podría ser hasta beneficioso”, indicó.

Sobre el grafeno, Mirazo dijo que si es una sustancia “potencialmente tóxica” pero “a cantidades que es imposible de encontrar eventualmente en ningún vial del tamaño de la vacuna de Pfizer”. “Los resultados del informe de Campra “han sido refutados por investigadores experientes y reconocidos con lo cual no tiene mucho sustento científico”, concluyó.

Temas:

vacunación contra covid-19 Ministerio de Salud Pública

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos