Cargando...

Economía y Empresas > TURISMO

Las vacaciones en febrero: un mes que arranca con beneficios para el bolsillo

Operadores turísticos destacaron los bajos precios del alojamiento, compras y comidas en restaurantes

Tiempo de lectura: -'

29 de enero de 2022 a las 05:01

Por Juan Andrés Sainz, especial para El Observador

Quienes disfrutan de la tranquilidad de los balnearios, suelen preferir febrero antes que un enero de mucho movimiento para vacacionar en el este. Pero la diferencia no viene sólo por un nivel de actividad más amigable al descanso, sino de una menor carga para el bolsillo del turista, que aplica tanto para el alojamiento como para las compras del día a día o salir a comer.

De acuerdo a varios operadores del rubro, el primer mes de la temporada obtuvo resultados ambiguos, donde en los primeros días se encaminaba a ser muy exitosa pero "se pinchó" hacia la segunda quincena.

En noviembre y diciembre había optimismo con respecto a la cantidad de visitantes que llegarían a veranear, tanto en Maldonado como en Rocha. Además, especialmente en Montevideo, la efímera pero masiva presencia de brasileños con motivo de la final de la Copa Libertadores se sintió como una bocanada de oxígeno. Sin embargo, aunque enero tuvo un excelente arranque, la repentina explosión de casos de coronavirus a raíz de la irrupción de la variante ómicron en Uruguay frustró los planes de muchos turistas que cancelaron sus planes a último momento y a la vez menguó notoriamente la afluencia esperada de viajeros del exterior.

Para Jesús Ramos, agente inmobiliario en Chuy, Barra del Chuy y Punta del Diablo, "la temporada tuvo dos partes, los primeros 15 días de enero se trabajó muy bien y a partir del 12, 13 comenzó a bajar; a partir del 15, 16 quedamos en un 40% menos; hoy estamos en un 50% menos y bueno, como se ha venido el agua es peor, porque la gente que estaba por salir no ha salido".

"Además tenemos muy pocas reservas para febrero", agregó Ramos. "Eso ha sido una característica de esta temporada, nadie reservó en octubre o noviembre para venir en enero o en diciembre, la gente como no sabe cómo va a estar la pandemia, te dicen así: 'estoy saliendo de mi ciudad, vivo a 400 km del Chuy, llegamos ahí a las 4 de la tarde, ¿tienen algo para alquilar?' Por tres, cuatro o cinco días. Como saben que hay capacidad... En febrero pensamos que puede pasar lo mismo", vaticinó.

Precios a la baja

Las malas noticias para los operadores turísticos son, por el contrario, buenas para los que quieren pasar unos días en el este, porque empujan hacia abajo los precios.

Francisco Rodríguez, presidente de la Asociación de Hoteles y Restaurantes del Uruguay, proporcionó el dato de que en febrero se espera una reducción de las tarifas de un 10% al 15% con respecto a enero, lo que difiere con una rebaja habitual que suele rondar el 20% todos los años.

Según los operadores, eso se explica porque el abaratamiento se adelantó y ya empezó a constatarse en enero.

"La diferencia de precios ya está, los precios han bajado acá en Barra del Chuy ya un 20% para alojamientos, así que vamos a andar en febrero con este 20% menos y de repente alguna cosita más", según Ramos. Esto "porque la demanda es poca y la oferta tiene que ser más tentadora, entonces una de las maneras es bajar el alquiler", explicó y agregó que cree que "todo Rocha está así". Por su parte, Rodríguez aseguró que las tarifas en el Este con respecto a enero de 2020 ya estuvieron un 30% más baratas.

Héctor Araújo, asesor del Centro de Hoteles de Punta del Este, contestó a El Observador en el mismo sentido. "Febrero siempre se calcula que es un 20% menos que enero, ¡es que enero ha sido tan barato que no te da! ¿Vos querés la posta, posta? Te metés en Booking (sitio web de hotelería), ves los precios y no podés creer que haya hoteles cinco estrellas en Punta del Este a US$ 55 la habitación doble, ¡ni en Tacuarembó te sale eso!", afirmó.

Para el asesor, lo mismo se está dando en la parte de gastronomía. "Yo ayer fui a Montevideo, fui a comer y están las mismas casas, Magnum, La Panera Rosa, y cobran lo mismo, salen exactamente lo mismo y tenés las mismas ofertas con la tarjeta de crédito, sobre todo para los Uruguayos. Si pagás con tarjeta tenés 15%, 25% de descuento... y acá está igual, te diría que es un calco de lo que es Montevideo para la misma calidad de restaurante", aseguró.

Araújo se mostró muy optimista en cuanto a la competitividad de los precios en Punta del Este. "Estamos un 20% por debajo en dólares de lo que se cobraba antes de la pandemia. Antes venías a Punta del Este y venías preparado para que te arrancaran la cabeza. Ese cuco de precios no está hoy", contó. "Hoy en cualquier restaurante comés por US$ 20, o $ 900, $ 1000 por persona; una botella de vino en un restaurante medio te sale $ 450, $ 500. Si quiero ir a algo más caro –cuando voy a Guappa o a Atlántico que está frente al puerto– la botella de vino me sale $ 700, pero cuando le hago el 25% me terminó saliendo $500 o $450 como en cualquier restaurante" narró. "Yo creo que hoy las tarjetas han igualado mucho", reflexionó en voz alta.

"La prueba (de que el balneario tiene precios competitivos) está, porque el uruguayo es bastante machete. ¿Por qué está lleno de uruguayos Punta del Este? No me gusta decir 'barato', ¡pero es porque está barato!", sintetizó.

En lo que concierne a la hotelería "ni que hablar", dijo Araújo. "Tenés una gama de hoteles que, es obvio, es oferta y demanda, el publico es el que te pone el precio. Por lo que vos con US$ 90, US$ 85 tenés el hotel que quieras: tres estrellas con piscina, que si lo comparamos a precios internacionales es muy barato" describió.

Por último, dejó como sugerencia observar las ofertas en las tiendas de liquidación. "¿Las ofertas sabes dónde las vas a tener? En la ropa, como se tienen siempre", aseguró. En febrero ya te ponen 30%, 50% de rebaja y es un mes normalmente de compras, es cuando se mueven más las tiendas porque se termina la temporada. Entonces muchas veces vos comprás en febrero ropa más barata que en Montevideo, y ropa muy buena", remarcó.

La preocupación y el pedido de beneficios

Marina Cantera, presidente de la Cámara de Turismo, afirmó que "las esperanzas están puestas en que el clima ayude y carnaval". Para mejorar los números, contó a El Observador que el organismo que representa está trabajando en lograr IVA tasa 0%, "como una forma de decir a los uruguayos 'che salgan a vacacionar en febrero que van a tener este beneficio'".

Cantera aseguró que aunque Punta del Este y destinos de Rocha trabajaron muy bien los primeros 10 días del mes, "todo es incertidumbre", con una sola excepción: las agencias de viaje, que tienen la certeza de que les irá muy mal. Están en una situación "realmente complicada".

La presidente de la Cámara de Turismo explicó que las agencias de viaje "tienen clarísimo" que febrero va a ser muy malo. "Trabajan siempre con mucho tiempo de anticipación, tienen muy claro cuánto van a vender: no la semana que viene, los meses que vienen. La gente reserva con más tiempo, que es distinto que un hotel, donde hoy con la pandemia viene un huésped y te reserva para mañana, para pasado, para el fin de semana", describió.

"Cuando comenzaron a reactivarse en forma muy paulatina a partir del 1º de noviembre, el levante no duró ni 20 días y empezó a bajar por el tema de ómicron: no te olvides que en el mundo ómicron viene desde primeros días de diciembre", recordó. "Nosotros acá la veníamos piloteando bárbaro, pero en el mundo el turismo se empezó a parar bastante antes". Entonces, si bien las agencias "venían con una recuperación interesante, en noviembre tuvieron un 45% de facturación respecto a 2019, en diciembre cayó al 30% y en enero al 20%", se lamentó.

Cantera afirmó que el aeropuerto de Carrasco está al 50% de la capacidad que en el mismo momento de 2020 y el puerto de Colonia al 30%.

"Mundos distintos": lo exclusivo también existe

Araújo, conocedor del paño, contó lo que ve no sólo en cuanto a las ofertas accesibles sino en lo que gastan los clientes más acaudalados cuando salen a comer en Punta del Este. "Obviamente hay algunos restaurantes que son especiales  –como La Bourgogne o el Floreal– que (su diferencia) no es tanto en la comida, sino es en lo que te pueden ofrecer, sobre todo, en vinos", detalló. "Porque un restaurante común no tiene un vino de US$ 1500.

Vos vas a La Bourgogne y hay un vino de US$ 1500... Y hay gente que lo toma. Hay gente que te hace la reserva, que viene su chef privado de Brasil y son los que ocupan esas mesas. ¡Yo con mil quinientos dólares voy quince veces a comer con mi señora! ¡Ellos un vino! Pero bueno, vivimos en mundos distintos", opinó.  

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...