Agro > DE ESTACIÓN

Tres morrones por $ 20: qué dicen los granjeros sobre el precio

El Observador visitó a un horticulor de Canelón Chico que contó los secretos de este cultivo y explicó las oscilaciones de precio

Tiempo de lectura: -'

05 de junio de 2019 a las 05:04

En marzo de 2002 una de las hijas de Danilo Gómez, horticultor en Canelón Chico, miraba por la ventana de su casa como a pocos metros un tornado literalmente levantaba hacia el cielo uno de los invernáculos, destruyéndose en segundos la producción que esa estructura protegía. De ahí al llanto desconsolador de la niña hubo un paso. Varios años después ella se dedica a la psicología y su hermana está por terminar los estudios de medicina. Ninguna quiso ser granjera y en la decisión influyó lo que han visto durante toda su vida: la sacrificada labor diaria del granjero y el riesgo constante de perderlo todo por factores inmanejables, entre ellos los fenómenos climáticos, cada vez más frecuentes, sorpresivos e intensos.

La anécdota la contó Danilo cuando El Observador lo visitó para recorrer su área de producción y la planta de packing que posee en esa zona de Canelones, a 5 kms del límite con Montevideo. El objetivo era conocer su opinión sobre un tema que los granjeros señalan como muy injusto: cuando el precio está por las nubes los periodistas “hablan a cada rato” del morrón rojo, pero cuando está por debajo de los promedios históricos, como ahora, “nadie dice nada”, lamentó.

En el invierno de 2018 el precio llegó a $ 400 en algunos puestos de venta al público. Danilo dijo que cada vez que el valor se dispara no solo hay un motivo concreto, como una adversidad climática o un problema sanitario, sino que lejos de ser un buen negocio ese pico de precio es malo para el productor, el mayorista, el minorista y el consumidor. “Se pone tan caro que no se vende”, afirmó.

“Te soy sincero, prefiero toda la vida la normalidad, vender en forma constante a un precio razonable, con un margen lógico, prefiero sacar 400 cajones de morrones por semana y que se venda a $ 100 el kilo que sacar 30 y que se venda a $ 400”, remarcó.

 

El precio del morrón al inicio de esta semana en un puesto de Mercedes esquina Minas, en Montevideo.

Cuando los granjeros se llenan de plata

También señaló, con algo de bronca, que le duele cuando con ligereza la gente ve algún producto a un precio elevado y enseguida dice que los granjeros se están llenando de plata. “Cuando el precio está muy alto siempre hay poca mercadería y cuesta horrible venderla”, reiteró.

En la actualidad, en su caso recibe por kilo de morrón rojo de calidad óptima que se venda al público en $ 90 por kilo unos $ 40. Si a eso le descuenta los gastos relacionados directa e indirectamente con la producción –insumos, mano de obra, gasoil, energía eléctrica, tributos y otros– le queda en el mejor de los casos $ 15 a $ 20. “La gente piensa que paga $ 90 y que todo eso es del granjero, pero no es así y no está mal, el intermediario hace su negocio, que es válido y es una empresa que tiene también sus costos”, reflexionó.

Otra realidad que el consumidor desconoce, señaló, es que los operadores están siempre haciendo equilibrios para que no pase lo peor, que es que el consumidor deje de comprar. Por eso a veces se le gana poquito a un rubro compensando con otro que deje más. “Por ejemplo, tratamos que la lechuga no se despegue de los $ 20, pero a veces no se puede”, expresó. Y dijo también que cuando el precio se dispara se procura no poner el máximo posible, al igual que cuando cae se procura no ponerlo al mínimo.

Volviendo al caso del morrón, señaló que hay dos momentos en el año bien diferenciados, con incidencia de ello en el precio y en una realidad que involucra a otros rubros como tomate, berenjena, pepino y zapallito. Uno es ahora, en mayo y junio, cuando comienza a llegar la producción nueva del norte coincidiendo con el remanente productivo del sur. El precio tiene a disminuir, dada la oferta abundante. Otro momento similar es próximo a fin de año, cuando concluye la oferta del norte y comienza a aparecer la del sur.

En estos momentos el precio de varios rubros tiende a bajar porque la oferta es abundante y hay una retracción en la demanda, algo normal cuando llegan los primeros fríos intensos y sobre todo si se está a fin de mes, cuando el poder adquisitivo es menor. En el otro período de sobreoferta hay un doble atenuante: la temperatura es más elevada y la presencia de turistas incrementa la demanda.

Danilo integra la Sociedad Fomento Rural de Canelón Chico y la Cooperativa Agraria Canelón Chico. Afirmó que lo que más cambió en sus 40 años de quintero es que aunque los costos no son bajos, el productor que trabaja en forma ordenada puede tener invernáculos y así el riesgo de perder la producción por adversidades climáticas es menor. Es más, en la zona donde él produce hace algunos años los invernáculos eran algo novedoso y ahora son muy frecuentes. “Yo tengo 30 mil m2 de invernáculos y cuatro hectáreas de producción a campo”, comentó.

En estos tiempos la clave del éxito es trabajar mucho, tener el mayor área de cultivo protegido posible y ser muy eficientes en la administración de los costos. Igual, señaló, sucede que a veces una buena perspectiva entusiasma, se apuesta a plantar un poco más y cuando llega la hora de vender el mercado está sobre abastecido y los márgenes no cubren los costos. Y para peor hay rubros (como el morrón o el tomate) que, a diferencia de lo que pasa con papa y manzana, no permiten almacenar en cámaras más que unos ocho a 10 días y se termina vendiendo mal.

Consultado sobre si la sociedad, sobre todo la ciudadana, valora el aporte granjero considerando el valor nutritivo de lo que se produce, lamentó que eso normalmente no sucede. “Solo se fijan en la granja cuando hay una catástrofe y los precios les suben porque se perdió mercadería y la oferta cae y enseguida en vez de pensar en lo que uno pierde piensan que uno se aprovecha y se llena de plata”, lamentó.

Menos pucheros

Celebró la campaña oficial y privada, denominada Canasta Inteligente, que procura mejorar los hábitos alimenticios de la población y, a la vez, dinamizar la colocación de la producción granjera. “Acá, en casa, comemos sanos, un kilo de tomate cherry todos los días en verano e invierno, pero entiendo que la gente tiene menos tiempo, tienen dos trabajos y la casa es un nido para ir a dormir, no hay tiempo para hacer un puchero como los de mi madre, mi suegra o mi mujer, hoy los gurises cocinan poco y comen mucha chatarra”, lamentó. Igual ve una luz en el final del túnel: la creciente presencia en las góndolas de ensaladas prontas para consumir.

Esclavos en el siglo XXI

Respecto a la anunciada mudanza del Mercado Modelo hacia la Unidad Agroalimentaria Montevideo (en la zona de La Tablada), está de acuerdo. “Es necesario, hay que ordenar la casa, en el Mercado Modelo hay personas cargando al hombro tres cajones cada uno de 25 kilos de naranja y eso debe quedar en el pasado. Respeto al que no le queda otra que plantar algo y en un cachilo salir a vender, sin controles, pero es injusto con los que tenemos todo en regla. Todo lo que se haga para apoyar al granjero que trabaja por derecha, para dignificar el trabajo de los empleados, para mejorar la producción y beneficiar al consumidor hay que apoyarlo”, concluyó.

Hortalizas, frutos y terneros
Danilo Gómez tiene 52 años, heredó el amor por la quinta de su padre y lleva cuatro décadas produciendo de todo un poco: morrón rojo y verde, tomate perita, americano y cherry, puerro, repollo blanco y rojo, cebolla de verdeo, zapallo, melón, zapallito, berenjenas, acelga y lechugas crespas y mantecosas. Está al frente de una empresa familiar en la que trabajan 10 personas, pero pasan a ser el doble cuando la zafra está en apogeo. Su producción se vende en el Mercado Modelo y también en forma directa a grandes y pequeñas superficies. Y, para cumplir con aquello de no tener todos los huevos en una misma canasta y perderlo todo si la canasta cae, en el mismo predio que maneja hace algo de ganadería, tiene unas 30 vacas de cría y se dedica a producir y vender terneros.

Más oferta, menos valor

Según datos brindados a El Observador desde el Área de Desarrollo Comercial de la Comisión Administradora del Mercado Modelo (CAMM), el precio mayorista promedio del morrón rojo en mayo de este año es un 45,23% menor al precio promedio de los siete años previos.

En 2012-2018, durante mayo, promedió $ 81,80 por kilo, cuando en mayo de 2019 promedió $ 44,80 por kilo.

En ese marco, en promedio en esos siete años ingresaron en mayo al Mercado Modelo 500 toneladas de morrón rojo y en mayo de este año ingresaron 611 toneladas, lo que alude a una oferta actual sensiblemente mayor (22,2%), siendo ese uno de los factores que incide en el precio.

Este lunes 3, al iniciarse la comercialización en una nueva semana en el Mercado Modelo, el precio mayorista del morrón rojo oscilaba de $ 30 a $ 47,50 por kilo, dependiendo la variación de los factores calidad y calibre, según el informe del Observatorio Granjero, elaborado por técnicos de la CAMM y de la Dirección General de la Granja (Digegra) del Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca (MGAP).

Según un relevamiento realizado por El Observador, durante el fin de semana y en diversos locales de venta de productos de granja directo al consumidor, el precio del morrón rojo en algunos sitios de lo podía encontrar a $ 50 e incluso había ofertas de tres morrones de tamaño mediano por $ 20.

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...