Cargando...
El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, en la COP27

Mundo > Cambio Climático

Los países del Sur global necesitan US$ 2,4 billones al año para enfrentar el calentamiento global

La conclusión surge de un informe de expertos en encargado por la presidencia de la COP27, documento que propone canalizar la ayuda mediante agencias multilaterales e inversiones del sector privado

Tiempo de lectura: -'

08 de noviembre de 2022 a las 15:33

Según un estudio presentado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP27) que se realiza en la ciudad egipcia de Sharm El Sheikh, los países del sur global necesitarían no menos de US$ 2,4 billones al año para financiar su lucha contra el calentamiento global, cifra muy superior a los US$ 100.000 millones anuales que los países desarrollados se comprometieron a aportar durante la fallida COP26 realizada en 2021 en Glasgow, Escocia.

El informe de expertos, encomendado por la presidencia de la COP27, señala que se trata del volumen mínimo de financiamiento que requerirían los países en vías de desarrollo para "reducir las emisiones, reforzar la resiliencia, enfrentarse los daños y pérdidas causados por el cambio climático y restaurar la tierra y la naturaleza", cálculo que no incluye a China.

La suma total necesaria para esos objetivos debería mantenerse todos los años hasta 2030 y ser canalizada a través de organismos multilaterales mediante créditos de largo plazo a tasa cero. El informe precisa que del total, US$ 1 billón debería provenir de las agencias multilaterales y el resto de las propias economías, ya sea de fuentes privadas o públicas, monto que duplica lo que los países emergentes y las economías en vías de desarrollo destinan a mitigar el calentamiento global.

El análisis, además, describe toda una serie de medidas globales para intentar mantener vivo el objetivo de un aumento máximo de  la temperatura de +1,5 ºC. "Los países ricos deberían asumir que va en su propio interés", explicaron los economistas Vera Songwe, Nicholas Stern y Amar Bhattacharya durante la presentación del trabajo, al tiempo que propusieron una refundación de los bancos multilaterales de desarrollo y un aumento de los préstamos de bajo o nulo interés por parte de los países ricos.

Las conclusiones están en línea con la propuesta del secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien pidió durante la apertura de la COP27 "revisar" el funcionamiento del sistema financiero internacional para poder ayudar a los países víctimas de catástrofes climáticas, como Pakistán, que sufrió este año inundaciones históricas.

La discusión sobre el financiamiento de la lucha contra el cambio climático se da en un contexto en el que, tras la fracasada cumbre de Glasgow -que según el consenso no estuvo a la altura de las expectativas en ninguno de sus aspectos-, se espera ahora un compromiso firme de los participantes para bajar a cero las emisiones de dióxido de carbono para 2050.

Según los expertos, la meta pensada para limitar el calentamiento global a entre 1,5º y 2º para fin de este siglo con relación a la era preindustrial -según se acordó en la icónica COP21 de París (2015)- quedó obsoleta. Los especialistas subrayan la necesidad de reducir un 45% de las emisiones de aquí a 2030 con respecto a 2010 y advierten que los acuerdos firmados conducen a un aumento de la temperatura promedio de entre 2,4º y 2,6º.

El señalamiento es consecuencia de que solo 24 países, de los 193 firmantes en la COP26 realizada en Glasgow, han reforzado el compromiso de aumentar sus contribuciones a nivel nacional en forma anual, en lugar de cada cinco años como se preveía en el acuerdo de 2015. “Es una cifra decepcionante", afirmó Simon Stiell, director de la agencia de la ONU.

"Para mantener vivo el objetivo, los gobiernos deben reforzar sus planes ahora y aplicarlos en los próximos ocho años", insistió Stiell. Declaración en línea con lo afirmado por Guterres, quien consideró en declaraciones a la cadena británica BBC que el planeta se dirige hacia una evolución "catastrófica" y que solo quedarían “dos o tres años para cambiar la trayectoria".

Hasta el momento, y pese al compromiso de los países ricos de discutir el tema del financiamiento, las diferencias entre el Norte y el Sur global son notorias. Por caso, la idea de Guterres de “redirigir” el dinero que “ganan las petroleras para asistir a las personas que luchan con el aumento de los precios de los alimentos y la energía y a los países que sufren pérdidas y daños causados por la crisis climática” parece destinada al fracaso.

Todo esto mientras los oradores de la reunión diaria que realiza la coalición de oenegés presentes en la COP27 destacan que si bien la apertura de los países ricos a discutir el tema del financiamiento es bienvenido, el plazo para establecer un mecanismo no puede retrasarse hasta 2024, ya que las comunidades en primera línea son testigos de una mayor devastación día tras día.

Los ponentes, además, advirtieron que la COP27 corre el riesgo de convertirse en “un festival de lavado verde”, ya que se espera la asistencia de un gran número de grupos de presión para el fomento del uso del gas natural. Mohamed Adow, fundador y director de Power Shift Africa, advirtió que la Unión Europea no puede utilizar a África para llegar a nuevos acuerdos de extracción con el objeto de satisfacer las demandas energéticas de Occidente. “Se trata de un nuevo tipo de colonialismo y los acuerdos sobre el gas que afectan a los recursos de África no pueden hacerse en Berlín”, afirmó Adow.

En un sentido similar se expresó el presidente de Colombia, Gustavo Petro, quien propuso un decálogo de “acciones urgentes”. El mandatario afirmó que “es la hora de la humanidad y no de los mercados”, aseguró que “las cumbres COP ya no dan respuestas” y subrayo que “el tiempo se agotó”. Petro, en línea con los reclamos presentados por los países pobres y en desarrollo, también pidió que la banca privada y multilateral deje de financiar al sector de los hidrocarburos, al tiempo que le reclamó al Fondo Monetario Internacional iniciar “un programa de cambio de deuda por inversión en la adaptación y mitigación del cambio climático”.

 “Pensamos que el clima no puede esperar. La urgencia climática está aquí y no tenemos que esperar a mañana. Nuestra obligación es seguir actuando para la mitigación y la adaptación a pesar de que haya vuelto a haber una guerra en suelo europeo. No vamos a sacrificar nuestros compromisos climáticos por la amenaza de la guerra de Rusia. Tenemos que estar presentes y apoyar con US$ 100.000 millones a los países más pobres para luchar contra la crisis climática”, sostuvo durante su intervención el presidente de Francia, Emmanuel Macron.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...