Cargando...
El cambio climático y sus impactos, un tema de alta relevancia.

Mundo > CUMBRE EN MONTREAL

Delegados de casi 200 países buscarán en la COP15 un acuerdo vinculante sobre biodiversidad

La ampliación de las áreas protegidas, la “biopiratería”, además de la pesca, la agricultura y la ganadería intensivas, serán algunos de los temas principales en la COP15

Tiempo de lectura: -'

03 de diciembre de 2022 a las 09:48

La Conferencia de Naciones Unidas sobre Biodiversidad (COP15) que se desarrollará entre los días 7 y 19 próximos en Montreal, Canadá, reunirá a delegados de casi 200 países en busca de un acuerdo vinculante de alcance mundial que preserve a las especies animales y vegetales en plano auge del calentamiento global, y tras los alcances limitados acordados en la COP27 sobre cambio climático realizada en la ciudad egipcia de Sharm el-Sheij.

Pese al escaso éxito del Acuerdo de París (2015) para al menos frenar el aumento global de la temperatura, los promotores de la COP15 aspiran a imitar a grandes rasgos ese gran pacto internacional en un contexto que, según advierten los científicos, obliga a repensar con urgencia la relación de los seres humanos con la naturaleza antes que el exceso de explotación y depredación confirme lo peor: la extinción masiva de muchas animales.

"Nuestro planeta está en crisis", explicó Elizabeth Maruma Mrema, titular de la Convención sobre la Diversidad Biológica de Naciones Unidas (CBD), en un encuentro con periodistas antes del arranque de las negociaciones. “Un acuerdo mundial es crucial para garantizar que el futuro de la humanidad sea sostenible", enfatizó la funcionaria con relación a la cumbre, pautada inicialmente para celebrarse en China y que lleva dos años de demora debido a la pandemia.

Negociaciones muy complicadas

El objetivo es fijar compromisos para mediados de siglo que sean adoptados por la mayor cantidad posible de países, con la notable excepción de Estados Unidos, que anticipó que no se comprometerá con los resultados, y cuando ninguna de las metas fijadas durante la última década se cumplió. Ahora, además, las negociaciones se presentan más complicadas al buscar nuevas reglas sobre contaminación, agricultura, pesticidas y protección de áreas naturales.

Hasta ahora, solamente dos puntos de una lista provisional de 22 han sido acordados antes de Montreal. "Hay que admitir que no está garantizado el éxito", explicó una fuente europea cercana a las discusiones y recogidas por la agencia de noticias AFP. "Tenemos por delante un panorama muy difícil", agregó la fuente, familiarizada con las negociaciones preliminares.

China todavía preside la COP15 y, hasta el momento, solo el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, confirmó su presencia, hecho que contrasta con el centenar de mandatarios y líderes sociales que participaron en la COP27. Según los observadores, al igual que ocurrió en Egipto, el dinero monopolizará una parte importante de la agenda. Brasil, respaldado por 22 países, incluida Sudáfrica, Egipto e Indonesia, exige que los países desarrollados entreguen como mínimo US$ 100.000 millones anuales hasta 2030 para proteger la biodiversidad.

Se trata de una cifra similar a la prometida por las principales economía mundiales, las mayores emisoras de gases de efecto invernadero, para enfrentar el cambio climático y sus consecuencias a partir de 2020, compromiso incumplido. Al igual que en la COP27, los países más desarrollados se niegan a crear líneas de crédito y realizar donaciones para proteger la biodiversidad y financiar proyectos que reestablezcan el equilibrio en las poblaciones de las especies en riesgo de extinción.

La cuestión de la “biopiratería”

Otro tema que se anuncia como complejo es la llamada "biopiratería": el robo de fórmulas e ingredientes naturales para los multimillonarios negocios de los sectores farmacéutico y de cosméticos, sin que las comunidades originarias que tienen esos recursos en sus territorios originarios reciban siquiera una pequeña de parte de los enormes beneficios que generan ambas actividades a las multinacionales.

Una gran cantidad de países del sur, encabezados por Sudáfrica, también exigen recibir beneficios de los recursos biológicos que hayan permitido la fabricación de medicamentos lucrativos, o de productos cosméticos. Esta promesa se remonta incluso a la Convención sobre la Diversidad Biológica de 1992. A partir de 2014, en virtud del protocolo de Nagoya, hay un sistema en marcha para otorgar una remuneración cada vez que se utiliza un recurso.

Sin embargo, esto solo se aplica a las muestras físicas de una planta o de un animal, y en general los investigadores trabajan con secuencias genéticas digitalizadas que son de libre acceso y no genera ningún ingreso a los países de origen.  "Es el expolio al tercer mundo: las poblaciones no reciben un centavo de las maravillas que han conservado", explicó la economista Catherine Aubertin, quien advirtió que la "gran frustración histórica” se ha convertido en una cuestión de principios.

“La creación de un nuevo fondo multilateral, además de la transferencia de competencias y de apoyo a la investigación, ¿van a ser suficiente para resolver este tema, que se ha convertido en una cuestión muy sensible?”, se preguntó la economista.

El objetivo 30/30

En lo inmediato, uno de los escasos objetivos que tiene apoyo generalizado es el denominado "30 por 30"; es decir: el compromiso de proteger el 30% de la tierra y los mares de aquí a 2030, frente a solo el 17% de la Tierra y en torno al 7% de los océanos clasificados como áreas protegidas en la actualidad. La meta para 2030, que algunos consideran que debería elevarse al 50%, por lo pronto ya la ha cumplido Costa Rica.

Hasta el momento, un centenar de países apoyan formalmente el objetivo, según una coalición de países que intenta recabar el apoyo unánime de toda la comunidad internacional. Una meta que, según los especialistas, para alcanzarlo será esencial el compromiso de las comunidades indígenas, en la medida en que cerca del 80% de la biodiversidad del planeta se encuentra en sus tierras.

"No va a funcionar si los pueblos indígenas no están comprometidos a fondo", explicó Jennifer Tauli Corpuz, de la oenegé Nia Tero en declaraciones a la agencia AFP. "Si uno mira los mapas, más de un tercio de la tierra está gestionada por pueblos indígenas", explicó Corpuz, que representa a los pueblos originarios en la COP15.

Tras años de ser marginados y obligados a desplazamientos forzados, incluso enarbolando como motivo la conservación, estas comunidades exigen dar un consentimiento libre e informado sobre el establecimiento de zonas protegidas. Además, reclaman garantías sobre la preservación de su derecho y el reconocimiento de su rol en varios de los objetivos a debatir. “México, Bolivia y Colombia, además de Filipinas, Nueva Zelanda y Australia, están muy implicados en esta cuestión”, explicó Corpuz.

El negocio agroexportador

Otros puntos de las negociaciones que se avecinan son la eliminación o la reorientación de centenares de millones de dólares en subsidios que perjudican a la biodiversidad, el apoyo a la pesca, la agricultura sostenible, la reducción de los pesticidas y la reforestación. "Necesitamos objetivos y plazos que puedan ser medidos, con indicadores claros", explicó la fuente europea negociadora. Eso implica "controles estrictos, planificación y revisión".

Las negociaciones tienen otros puntos de fricción: la restauración de tierras deterioradas, que pueden que oscilan entre 20% y 30%, unos 1.000 millones de hectáreas; además de la reducción de la circulación de especies invasoras y un recorte de uso de pesticidas y abonos, que algunos países quieren disminuir a la mitad, un debate álgido para países agroexportadores como Brasil, Argentina y Australia, entre otros.

La posición de la ONU

“El mundo debe aumentar drásticamente el financiamiento de acciones para proteger y restaurar los ecosistemas naturales y los modificados para alcanzar los objetivos clave sobre clima, la biodiversidad y la degradación de la tierra”, señala el organismo en un documento publicado el jueves pasado.

Se trata del segundo informe sobre "Estado de las finanzas para la naturaleza", publicado por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), donde se detalla que las inversiones deben aumentar a US$ 384.000 millones por año hasta 2025, más del doble de la cifra actual de US$ 154.000 millones anuales.

Para 2030, se requerirán flujos de unos US$ 484.000 millones todos los años para gestionar de manera sostenible los ecosistemas y limitar los niveles de calentamiento global por debajo de 1,5 grados centígrados, detener la pérdida de biodiversidad, lograr la neutralidad en la degradación de la tierra y otros temas relacionados.

"A medida que hacemos la transición a emisiones netas cero para 2050, también debemos reorientar toda la actividad humana para aliviar la presión sobre el mundo natural del que todos dependemos", dijo Inger Andersen, directora ejecutiva del PNUMA.

“Los gobiernos brindan el 83% del financiamiento para las llamadas Soluciones Basadas en la Naturaleza, pero se verán limitados por los retos fiscales relacionados con la deuda pública y la pobreza, por lo que el sector privado debe aumentar significativamente sus inversiones desde los actuales US$ 26.000 millones anuales”, agrega el informe. Esto implicaría trabajar hacia cadenas de suministro sostenibles, reducir las actividades que son perjudiciales para los objetivos climáticos y de biodiversidad, y compensar los daños inevitables.

Además, “limitar el calentamiento global a largo plazo a 1,5 °C requerirá financiación para la agricultura sostenible y la restauración de turberas, ya que la eliminación gradual del carbón y la descarbonización del sector energético no serán suficientes por sí solos”,  concluye el informe.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...