Agro > TRIBUNA / LUIS ROMERO ÁLVAREZ

Los trámites burocráticos

"Parece que el funcionario público le hiciera un favor al molesto usuario que se presenta a importunar" 

Tiempo de lectura: -'

08 de marzo de 2019 a las 05:00

Por Luis Romero Álvarez, especial para El Observador

Nos hemos llenado de trámites burocráticos inútiles. Era esperable en un gobierno que ideológicamente piensa que cuanto más Estado mejor, que desconfía del individuo, que reniega de su libertad, que sospecha del empresario y le encanta la idea de tener más y más funcionarios públicos que algo tienen que hacer.

En el fondo subyace una actitud fascista, porque hay fascismos de izquierda y de derecha. La palabra fascismo viene del latin fascis, que quiere decir haz de varas: así como una vara sola se puede romper, un haz de varas resiste. Por eso a los que viven ninguneando a la persona y su libertad les encanta defender los colectivos en vez de proteger a los individuos. Y cuando uno prefiere a los colectivos y confía en ellos en contra de los individuos y su libertad no hay control, formulario o trámite que alcance. Exactamente en eso estamos, multiplicando formularios, trámites y permisos a nivel nacional, departamental y hasta municipal.

Quien no me cree que vaya a ver lo que hay que hacer para plantar 200 hectáreas de árboles... informes de flora, informes de fauna, informes arqueológicos y suma y sigue. Total, desde un escritorio en Montevideo está bueno pedir y pedir; queda bien, ¡muy progresista!

¿Por qué no se fijan lo que se precisa para plantar 200 hectáreas de árboles en Estados Unidos?

Aquí cada día se piden más requisitos, llegándose a dibujar zonas de exclusión de la forestación llamados parches que luego nadie recuerda por qué se habían marcado como zonas restringidas... y me dicen que un 30% del territorio estaría marcado bajo estas restricciones... todavía no lo puedo creer, pero si es así habrá que cambiar esto rápido.

A esto y a situaciones más graves se llega cuando se deja a burócratas muy alejados de la realidad y los negocios, libres para aplicar su creatividad en sus numerosos ratos de ocio.

Casi toda la administración pública está organizada ignorando dos premisas fundacionales que deben regir el proceder de los funcionarios públicos: molestar lo menos posible a los usuarios y ahorrarles todo el tiempo posible.

Aquí funciona al revés.

Parece que el funcionario público le hiciera un favor al molesto usuario que se presenta a importunar al atenderlo y se asume de facto que el tiempo del usuario no vale absolutamente nada.

Los trámites se pagan de dos maneras: con plata (porque todos cuestan) y con tiempo (porque el tiempo de la gente es lo más valioso que hay y mientras el funcionario está pago en su salario el tiempo que pierde el usuario no lo paga nadie).

Si le aplicamos al tiempo de la gente un valor aunque sea mínimo de, digamos, US$ 10 la hora y lo multiplicamos por los cientos de miles de horas perdidas por mal trabajo de los sistemas de la administración se verá claramente el desastre burocrático en el que estamos hundidos.

Pero así como hay que criticar el despilfarro de trámites absurdos y mal diseñados (ya ni cajas tienen en el Estado, hay que ir lejos a un Abitab o Redpagos a pagar y volver porque mientras pregonan la bancarización ni un pos tienen para pagar con tarjeta), también hay que mostrar que cuando se quiere aquí mismo las cosas se pueden hacer bien: es el caso del trámite para sacar cédula de identidad o pasaporte. Excelente servicio, rápido y profesional, como debe ser.

Es tiempo de cambiar y rediseñar todos los procedimientos pensando en ahorrar tiempo y molestias al usuario. Si no se hace así estarán llamando a un (Jair) Bolsonaro local que vendrá a dar los necesarios boleos en los traseros de los que se creen que la población está para servirlos.

La gente ya está harta y cuando la gente dice “basta” llega Trump, Brexit o Bolsonaro. A no quejarse después… 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...