Fútbol Internacional > OTRO EPISODIO

Los uruguayos y la sombra del racismo

El arquero Lucero Álvarez se sumó a una lista de incidentes que se agranda por insultos racistas

Tiempo de lectura: -'

14 de septiembre de 2018 a las 05:03

Ocho fechas de suspensión, donde no podrá concurrir a las canchas, además de una multa de 30 a 50 salarios mínimos, fue la sanción que recibió el arquero uruguayo Lucero Álvarez en Colombia, luego de proferir insultos racistas contra Huber Bodhert y Johan Carbonero, entrenador y jugador de Once Caldas, respectivamente.

El entrenador contó lo que le dijo Álvarez al juvenil de su equipo: “El señor Lucero lo llama al chico Carbonero ‘negro, la puta que te parió’, y cuando estoy saludando al árbitro le digo que tiene que respetar. Nosotros no somos indígenas, hermano. Aquí no van a venir extranjeros a  destratarnos, a maltratarnos, nosotros somos negros a mucho honor, somos orgullosos de ser negros pero no puede venir un jugador tan grande a maltratar a un chico de 20 años. No señor. Aquí en Colombia no estamos para eso y lo único que le exijo a ese jugador es respeto, no más”.

Si bien el arquero uruguayo argumentó no haber proferido los insultos racistas, la Comisión de disciplina del fútbol colombiano señaló que conoció los hechos a través del informe arbitral del juez Nolberto Ararat según el cual “Álvarez, una vez terminado el partido, empleó lenguaje ofensivo, grosero y racista contra el técnico del club Once Caldas”, quien también fue castigado con dos fechas sin poder dirigir.

Pero este tipo de sucesos ya no sorprenden en Uruguay ya que desde el incidente entre Luis Suárez y Patrice Evra, ocurrido en 2011 cuando el delantero jugaba en Liverpool, comenzaron a llover acusaciones que apuntalaron a jugadores e hinchas charrúas.

“Ecuatoriano, negro y pobre”

Previo a Lucero Álvarez, el último apuntalado fue el delantero Gastón Rodríguez, quien juega actualmente en Liga de Quito.

Javier Quiñonez, defensa de El Nacional, acusó al ex Peñarol de haberle proferido insultos racistas durante un partido disputado entre ambos clubes, en el mes de agosto.

Rodríguez se defendió luego de la acusación y negó haberle dicho a Quiñonez: “Eres ecuatoriano, negro y pobre”.

El futbolista alegó que durante el partido, el defensa rival le dijo “uruguayo muerto de hambre”, por lo que le respondió con un insulto pero no referente al racismo.

“Macaco” en portugués

En enero de 2015 Facundo Castro, en ese entonces defendiendo a Uruguay en el Sudamericano  Sub 20, fue acusado por el brasileño Marcos Guilherme de propinarle  un insulto racista, durante el empate de ambas selecciones.

“Me dijo macaco cinco veces”, aseguró el exjugador de Atlético Paranaense.

Finalmente la delegación brasileña no realizó una denuncia en la Conmebol por falta de pruebas contundentes.

Por su parte, el exdefensa de Danubio, Cristian González, actualmente en Sevilla Atlético, también estuvo envuelto en una acusación por el mismo término, que en Uruguay quiere decir “muñeco” pero en Brasil “macaco” es “mono”, y es catalogado como un insulto racista grave.

El uruguayo fue denunciado por Elías, quien en ese entonces defendía a Corinthians. En un encuentro por Copa Libertadores,  donde los brasileños golearon a Danubio 4 a 0, se suscitó una discusión entre ambos jugadores y González le dijo “macaco” al volante rival. Las imágenes televisivas le dieron la derecha a la víctima, quien además agregó que el defensa charrúa había acompañado el insulto, con una imitación con gestos de mono.

Cuando los uruguayos fueron víctimas

“Sudacas con hambre”

Varios uruguayos también sufrieron insultos racistas, en el exterior y en su mismo país.

En 1998 Juan González, exdelantero de Nacional, vivió situaciones diferentes defendiendo a Oviedo, en España. Juanchi reveló que en el clásico ante Sporting Gijón, le gritaron varias veces “sudaca”.

Otro que recibió términos ofensivos fue Fabián O’Neill en 2002, cuando comentó que “en Italia era normal que le dijeran ‘muerto de hambre’ en la cancha”. Pero no solo fuera de Uruguay son insultados los uruguayos, sino que puertas adentro también sucede. El hecho más recordado fue el del exarquero de Progreso, Jorge Rodríguez, a quien le arrojaron bananas desde la tribuna de Central Español.

Comentarios