Opinión > EDITORIAL

Maquiavelos y estáfaos

Todos debemos evitar que las campañas de noticias falsas sigan avanzando 

Tiempo de lectura: -'

18 de mayo de 2019 a las 05:01

La confirmación de la noticia del uso de redes sociales en forma masiva para desprestigiar candidatos, como ocurrió recientemente con Luis Lacalle Pou y con Ernesto Talvi, hace que una sombra negra cubra la República Oriental del Uruguay, país reconocido por la fortaleza de sus partidos políticos e instituciones democráticas.

Cuando en foros internacionales destacan la ejemplaridad de nuestra democracia y la transparencia de nuestro proceso electoral los uruguayos sentimos orgullo.

A partir del triunfo del NO en plena dictadura militar los orientales hemos acudido a las urnas a conciencia y tomando decisiones sabias. El soberano manda y se respeta. Intentos mezquinos de ir contra las decisiones de la voluntad popular fracasaron. Las mayorías silenciosas vienen demostrando estar muy atentas a la hora de premiar o castigar las iniciativas políticas y sus representantes. Es bueno que así sea.

Por eso a la democracia hay que cuidarla. Todos los días. Hay que debatir, discutir, apasionarse, contraponer ideas, protestar ante los atropellos y hasta bendecir las tensiones propias de la lucha intrínseca del sistema que garantiza cosas tan esenciales como la libertad individual y la justicia en esa azarosa búsqueda permanente del tan preciado bien común.

Con nuestras debilidades y fortalezas, Uruguay viene logrando una sucesión de presidentes de diferentes partidos políticos que se traspasan la banda con normalidad. Se ha gobernado con y sin mayorías parlamentarias. Hemos sorteado crisis durísimas como las del 2002 y navegado con viento a favor como nunca en la historia como en el gobierno de José Mujica. Unidos sorteamos el bloqueo de los puentes por los argentinos de Gualeguaychú y juntos celebramos los triunfos de nuestra selección nacional de fútbol.

Pese a tener diferencias y concomitancias nuestros políticos, sus sectores y sus partidos coinciden todos en una cosa: las elecciones son sagradas y el día en que se celebran es uno de fiesta para todos los uruguayos sin excepción.

Por ello los nubarrones que se ciernen sobre el proceso electoral ante la información de estos ataques, nada comunes en nuestro país, pero sí en otros en los últimos años, debería ser motivo de atención. Esa manipulación de redes sociales por expertos informáticos y políticos ha alcanzado niveles internacionales y de ello no se salvan siquiera democracias asentadas como la de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Las denuncias efectuadas por Talvi y Lacalle Pou indican que esos procederes han desembarcado en nuestras costas. Ante promotores de campañas sucias que buscan difundir rumores malintencionados o utilizar el de big data para perjudicar adversarios, viralización de mensajes dañinos contra rivales, hay que decir bien firme: no señores, acá es no.

Es responsabilidad de todos que no prosperen estas campañas, como ha ocurrido en otros países. Queremos creer que en Uruguay no es así y que ese tipo de campaña sucia y rastrera no echará raíces ni alcanzará utilizando ese camino su objetivo.
Bien vale la pregunta. ¿Qué se puede hacer para prevenir una campaña sucia? Por lo pronto llamando la atención, generando conciencia crítica, informando con independencia y acudiendo a la justicia cuando ello corresponda. Vivimos épocas donde la ética y la tecnología no suelen llevarse bien pero no queremos que ello se propague por Uruguay. Debemos dar ejemplo y poner coto a estos intentos que parecen insinuarse antes de que se propaguen. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...