13 de julio 2024
Dólar El Observador | Auspicio BROU Cotizaciones
Compra 39,00 Venta 41,20
10 de diciembre 2022 - 5:04hs

Una carta del departamento consular de la Embajada de Uruguay en Emiratos Árabes Unidos, que había sido solicitada por el abogado Alejandro Balbi, fue utilizada por la defensa del narcotraficante uruguayo Sebastián Marset para pedir que fuera dejado en libertad en el juicio tras haber sido detenido por tener un pasaporte paraguayo falso.

La carta, escrita en inglés y fechada el 31 de octubre de 2021, señala que Marset tramitará un pasaporte uruguayo una vez que salga de prisión, aunque no saben si lo obtendrá porque es el Ministerio del Interior el que debe autorizarlo, y asegura que en caso que necesite retornar inmediatamente a Uruguay le proporcionarán un documento de viaje que lo habilite a volver por una sola vez.

Ese documento fue utilizado por la defensa de Marset para decir que no tenía necesidad de usar un pasaporte falso porque podía obtener el uruguayo de forma legal, y considerado por los jueces en la sentencia como una de las razones para declararlo inocente, ya que tampoco podían probar que supiera que el documento paraguayo que estaba usando era apócrifo.

Más noticias

La carta enviada a la justicia emiratí

“El tribunal deduce la veracidad de las declaraciones del acusado en las investigaciones, especialmente por la carencia en los informes de existir ningún motivo para que el acusado utilizara un pasaporte falsificado. Esto también fue entendido por el tribunal de lo que surge de la Nota Verbal de la Embajada de Uruguay- adjuntada con los documentos de defensa y dirigida al Departamento Judicial de Abu Dhabi-, en la cual se indicó que el acusado es de nacionalidad uruguaya coincidiendo su nombre con el que luce en el pasaporte incautado y que la Embajada está dispuesta a emitirle un pasaporte ordinario o documento de viaje para poder regresar a su país de origen”, dice la sentencia a la que accedió El Observador y que forma parte del voluminoso expediente que recientemente la Justicia entregó a los legisladores del Frente Amplio, luego de que Cancillería les rechazara una solicitud de acceso a la información pública. 

El envío de esa carta a la justicia emiratí fue un pedido realizado por Balbi y la familia de Marset al consulado el 20 de octubre, según consta en las comunicaciones. “Solicitan con urgencia una nota de parte de esta sección consular en la que se asegure que el Sr. Marset podrá acceder a un pasaporte uruguayo luego de ser liberado. Argumentan que dicha nota es vital para el proceso ya que de esta forma la justicia emiratí se asegura que el ciudadano uruguayo tenga un documento válido de identidad y puedan tomarse las medidas que se entiendan pertinentes por la justicia”, dice un correo enviado por el consulado en el que consta también que se piden “instrucciones” acerca de cómo actuar.

La sentencia judicial que liberó a Marset

La respuesta desde Montevideo llega el 28 de octubre a través del Departamento de Documentación de Viaje, que depende de la Dirección General para Asuntos Consulares y Vinculación. Allí le señalan lo que luego ponen en la carta: que puede pedir el pasaporte pero no pueden asegurar si se lo darán aunque de todos modos está en condiciones de recibir el documento único para venir a Uruguay.

Pasaporte en prisión

El juicio en el que Marset fue absuelto terminó el 28 de diciembre de 2021, y el narcotraficante salió en libertad poco después

Por esas fechas, ya tenía consigo el pasaporte uruguayo, ya que el documento había sido impreso en Montevideo el 25 de noviembre de ese año, levantado por el abogado Carlos Balbi –hermano de Alejandro– días después con un poder que Marset había firmado en la cárcel, y entregado a un familiar del narcotraficante que había venido especialmente a Uruguay para retirarlo.

“Es por ese motivo, que de manera excepcional, si el señor Marset lo autoriza se le entregará en este departamento su pasaporte a sus representantes legales”, señala un mail previo del Departamento de Documentación de Viaje para la embajada en EAU.

Sin dar explicaciones, en enero de 2022, Interpol de Uruguay envió un correo a la embajada diciendo que era “de interés” la situación de Marset, por lo que querían saber si seguía en prisión.

La consulta motivó que en la embajada se comunicaran con su abogado emiratí, quien les contó que había sido absuelto pero que recobraría la libertad a finales del mes.

Las razones por las que le dieron el pasaporte antes que saliera de la cárcel no quedan claras en todo el expediente

Los documentos muestran que el consulado advirtió “salvo opinión en contrario de la superioridad” que como tenía un proceso judicial en curso por usar un pasaporte falso era “prudente” aguardar a que finalizara esa instancia para oportunamente tramitar el documento de viaje, aunque no fue tomado en cuenta.

El expediente también permite determinar que Balbi hizo gestiones para que se lo entregaran de forma urgente porque no tenía antecedentes, y por lo tanto no había “argumento jurídico para negárselo”, como dijo en uno de los mails.

“No existe impedimento legal alguno, en base a lo que surge de estas actuaciones que inhiban al consulado, previos los trámites de rigor, a expedirle el pasaporte correspondiente al señor Marset quien independientemente de su litigio actual en EUA, tiene el derecho de obtener dicho documento personal, del cual será portador una vez que recupere su libertad ambulatoria cuando la Justicia local lo determine”, señaló Balbi en un correo al consulado el 15 de noviembre.

Tal como informó El Observador en agosto, los documentos muestran que el consulado en EAU solicitó instrucciones y advirtió el riesgo de entregar el documento debido a la causa judicial.

El canciller Francisco Bustillo dijo en agosto de este año, durante una interpelación, que el pasaporte no tuvo ninguna incidencia en su liberación.

Y reseñó una serie de hechos que, a su juicio, descartan un vínculo entre el pasaporte y la liberación. “El pasaporte lo recibió el representante de Marset el 30 de noviembre. Marset, suponemos porque no lo sabemos, pocos días después. Dicen que habría quedado liberado en enero. Entonces, ¿cuál es la relación de uno con el otro?”, aseguró.

El narcotraficante obtuvo un pasaporte uruguayo

Marset fue detenido el 10 de setiembre de 2021 cuando intentaba viajar desde Dubái a Turquía. Había llegado junto a su esposa, sus hijos y su hermano en abril de ese año huyendo de Paraguay, donde presumía que iba a ser investigado por diversos delitos de narcotráfico.

Opción para salir de prisión

Según consta en interceptaciones telefónicas realizadas por la policía paraguaya, la opción de obtener el pasaporte uruguayo siempre la manejó como una carta para obtener la libertad.

En un diálogo con su socio Miguel Ángel Insfran (alias Tío Rico), Marset le dijo que la estrategia era argumentar que fue víctima de una “estafa” y que el “gestor” que le tramitó el pasaporte, que correspondía a otra persona, le había mentido. 

Quien tramitó ese documento fue el empresario Mauricio Shwartzman, que fue asesinado por sicarios el 12 de setiembre de 2021, dos días después de la detención de Marset.

Una de las ideas que manejaron fue que la diplomacia paraguaya intercediera ante las autoridades judiciales emiratíes para decir que el pasaporte era “original” o bien que había sido emitido en Paraguay y que la responsabilidad era del gestor o de Migraciones.

“Vamos a ver si diplomáticamente él (por el embajador de Paraguay ante Qatar, Miguel Ángel Barchini) puede pedir al fiscal a ver qué dice, no está mal ir a hablar”, le dijo Insfran en un momento de esa charla. Marset respondió: “Si él dice eso y dice que me quiere ayudar diciendo eso, él ya me puede dar un permiso para circular para poder tramitar el otro pasaporte, el de Uruguay”. Siete días antes, en una conversación con José Estigarribia en la que barajaban opciones para liberarlo, Marset había dicho que lo único que importaba era que consiguieran “la solución antes de que salga la deportación”.

La deportación sería a Francia (su último destino), Paraguay (su país de partida) o Uruguay (su país de origen). Pero Marset siempre dejó claro que no quería retornar a Uruguay. Así lo dijo el 29 de setiembre, también en conversación con Estigarribia. En ese caso, Marset dijo inicialmente que pretendía volver a Bolivia o Paraguay, aunque luego descartó este último destino cuando supo que estaba siendo investigado.

Una de las razones por las que Marset nunca quiso volver a Uruguay, es porque tenía conocimiento de que había una “averiguación de paradero” en curso, y que meses antes le habían negado un pasaporte que pidió a través del consulado de Uruguay en Bolivia.

Temas:

Sebastián Marset Ministerio de Relaciones Exteriores Cancillería Ministerio del Interior

Seguí leyendo

Te Puede Interesar

Más noticias de Argentina

Más noticias de España

Más noticias de Estados Unidos