19 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
10 de junio 2023 - 5:03hs

Dice que el paso lo dio hace diez años, y que ahora está viviendo la zancada. Porque hace ya dos lustros y un poco más, Maxi de la Cruz pensó en Argentina y quiso probar suerte. ¿Qué había detrás, con que credenciales viajaba? Bueno, con las de un rostro ya consolidado en la televisión uruguaya, en el stand up, en el humor, con una carrera que empezaba a acercarse al techo y que pedía nuevas fronteras. Así que ahí fue.

La pregunta ahora es si esa zancada de la que habla es una medida de éxito y, en ese caso, cómo se mide el tranco. Para él hace muy pocos días hubo una forma muy clara de hacerlo: con la confirmación de que, después de idas, vueltas, acercamientos e ideas en el aire, su nombre pasará a formar parte de la plantilla de celebridades de la próxima edición del Bailando, el certamen que funciona como cuerpo y motor del regreso de Showmatch, el programa de Marcelo Tinelli, a la televisión.

En ese marco, el conductor y actor uruguayo de 47 años se siente parte de un reinicio. Después de un tiempo de pausa para el icónico programa de la televisión argentina, y tras una mudanza de canal para Tinelli, que aterrizó en América TV como nuevo director artístico de la señal, De la Cruz llegará al piso en un momento de cambio que le genera expectativas. Por lo anterior, y por la posibilidad de estar cerca de una figura que admira.

Más noticias

"Es innegable que el tipo (Tinelli) es el conductor más importante que hay en Latinoamérica. Y no es algo de ahora, ¿no? Ya lo demostró hace muchos años y es un gran productor también. Siento que para mí es importante poder compartir con él, o por lo menos que me haya visto, que haya pensado en mí. Es un referente que todos tenemos. Después te puede gustar más o menos lo que hace, claro, pero él consolidó un nombre y un estilo y contra de eso no podés ir. Me gusta además que esta es una etapa distinta. El programa ha tenido muchos cambios, cambió de canal. Está bueno ser parte de este momento de reseteo. La gente también va a estar expectante", aventura el uruguayo en conversación con El Observador.

De la Cruz entró en el radar de Tinelli por el teatro. En la calle Corrientes o donde toque, desde su aterrizaje hace ya muchos años en un primer espectáculo bajo el ala de Aníbal Pachano, el uruguayo ha sido parte recurrente de la cartelera argentina y su último trabajo ha sido uno de los más exitosos. La obra Los 39 escalones, que pasó por Montevideo hace un tiempo y que volverá próximamente al país (ver recuadro), cosechó aplausos en Buenos Aires, llamó la atención del "cabezón" y, entre otras cosas, le dio el premio a De la Cruz al mejor actor de reparto en Mar de Plata tras una exitosa temporada de verano en esa ciudad. Y en parte, todo eso decantó en un llamado. O más bien: en una pregunta aislada que apareció en medio de una conversación sobre otra cosa muy distinta.

"Un día me llamaron. Me tanteó un productor que conozco, que es amigo, y me dijo 'che, ¿cómo estás para el Bailando?'. Nos habíamos juntado en realidad para hablar de otra cosa, de un proyecto de humor. Y me tira esa. En ese momento pensé que era una locura, pero igual, en muchas notas o entrevistas estaba siempre la pregunta, viste. Me preguntaban: ¿si alguna vez te llaman, vas? Y siempre dije 'bueno, nunca me llamaron, pero si me llaman voy'. Siento que es una oportunidad y un desafío, la posibilidad de poder dar ese pasito más grande dentro de lo que se viene dando desde hace algún tiempo."

Y lo que se viene dando es, claro, la cada vez mayor presencia de De la Cruz en el universo del espectáculo argentino. Los 39 escalones y ahora Showmatch son apenas los últimos —y tal vez más sonados— ejemplos de un movimiento consciente que implicó, entre otras cosas, una mudanza a la vecina orilla. Lo que implica a su vez un pasaje casi constante entre su trabajo de este lado del Río, y del otro.

"Como todo, el cuerpo se adapta y la mente también. Igual después de la pandemia tenía que tomar la decisión de retomar esa ida y venida, y el parate se sintió. Pero te acostumbrás. Yo me acostumbré, y no es un esfuerzo para nada. El otro día terminé de grabar La culpa es de Colón, me daba el tiempo para tomarme el barco y los compañeros me decían '¿ya te vas?' Y sí. Es como para cualquiera: otros se toman un Uber, yo me tomo el barco."

Y aunque si bien la costumbre no ha hecho que el trayecto diario sea menos cansador, el conductor de ¿Quién es la máscara? y La culpa es de Colón tiene claro que su lugar en la televisión y el medio uruguayo no se pone en cuestión. Estuvo en los momentos en que en Argentina "no le salía nada", y está ahora, cuando su carrera se encauza y las oportunidades empiezan a llegar con mayor frecuencia.

Teledoce

"Me vine a Argentina por algo interno que me movilizaba a buscar otro panorama que no me fuera tan cómodo. Yo empecé muy joven en la televisión, en Uruguay la gente ya me conocía, ya sabía lo que hacía. Busqué otros desafíos y después comprobé que me sirvió incluso para crecer artísticamente, porque acá se manejaban otros registros. Apliqué muchas cosas para lo que pasé a hacer en Uruguay, fue una forma de aprender. Pero mi idea nunca fue dejar de hacer nada en Uruguay, porque de hecho al principio cuando vine no tenía nada para hacer. Entonces mi estabilidad pasaba más por Uruguay, y después siempre pude hacer las dos cosas", explica.

Las diferencias, de todos modos, se notan. De la Cruz siente que el techo en Uruguay corre para todos los rubros y en la televisión, uno de sus hábitats naturales, también. Incluso si el talento local es tan o más fuerte.

"A nivel de producción, en Argentina podés tener la posibilidad llegar a cosas que capaz en Uruguay son más difíciles. Después se puede ir a Uruguay con esa producción, claro, como yo fui de gira muchas veces también, pero desde el punto de partida se hace más complicado. Por un tema de mercado y no de talento, claramente. Y eso te lleva a mirar para acá más seguido."

Aún así, para el comunicador Uruguay levantó la vara. Mejor dicho: los canales lo hicieron. Siente que se está produciendo más, que las apuestas son más grandes. Pone como ejemplo La máscara, que terminará el próximo jueves con su programa final y que probó que podía volver a ser un éxito, pero no se queda en su chacra y asegura que en todas las señales fueron a por más. Lo agradece.

"Creo que todos en los canales levantaron la vara. Se está produciendo mucho que antes y eso la gente es algo que recontra agradece. Cuando se hacen las cosas bien, funcionan. De hecho te lo muestran los números: la gente acompaña, y en ese sentido no tenemos nada que envidiarle a Argentina ni a nadie. En el caso de La máscara estuvo también el ojo del canal, de ver por dónde va el interés y apostar. El programa es una apuesta muy cara, cuesta mucha plata, mucha producción, mucho despliegue, pero se la jugaron y la respuesta de la gente fue buenísima."

De la Cruz empezará a entrenar lo más pronto posible. Ya tiene en vistas parte del equipo que lo acompañará en su recorrido por el programa de Tinelli, el coach y su compañera de baile, pero ahora sabe que tiene que ponerse a tono físicamente. Lo dice: juega al fútbol, hace deporte con regularidad y siente que está bien, pero el desafío que se le viene es intenso. Se lo han dicho. Él lo ha entendido. Pondrá a trabajar al cuerpo.

"Voy a ser una plumita, voy a volar", dice, y agrega: "creo que capaz Bielsa me convoca y todo".

Los 39 escalones, de gira por el interior

La obra en la que Maxi de la Cruz comparte cartel con Facundo Arana, Guillermina Valdez y Freddy Villareal volverá a Uruguay para emprender una gira por teatros del interior del país. Las fechas son las siguientes:
  • Viernes 16 de junio: Colonia
  • Sábado 17 de junio: Enjoy Punta del este 
  • Domingo 18 de junio: Minas
  • Jueves 27 de julio: Salto
  • Viernes 28 de julio: Paysandú
  • Sábado 29 de julio: Trinidad
  • Domingo 30 de julio: Carmelo
Temas:

Maxi de la Cruz entrevista La máscara Maxi de la Cruz Marcelo Tinelli

Seguí leyendo

Te Puede Interesar