Agro > ENTREVISTA / ANA MARÍA ÁLVAREZ

Mujeres rurales: mucho más que buenas haciendo mermeladas

Presidenta de AMRU: "Queremos que la sociedad nos vea como productoras"

Tiempo de lectura: -'

07 de marzo de 2019 a las 20:58

Este viernes se celebra el día mundial de la mujer. En ese marco, El Observador entrevistó a la presidenta de la gremial que nuclea a las mujeres rurales, relacionadas básicamente con la producción de alimentos artesanales –sin dudas, una labor de alto valor–, no obstante desde siempre aportaron mucho más y ello no solo considera responsabilidades relacionadas con el hogar y la familia. Desde siempre han sido un puntal en la producción agropecuaria y sobre eso y otros temas expuso Ana María Álvarez.  

En este 2019 se cumplen 25 de años de la creación de AMRU, ¿sobre qué lineamientos trabaja  hoy la gremial? 
—La gremial hoy está en medio de una reestructura, para reorganizarse, porque pasaron los años y ha habido muchos cambios, pero también nos pasaron los años para todas las socias y estamos todas mayores. Tenemos poco recambio generacional, es difícil de conseguir, por lo menos, no lo hemos conseguido en la organización. Tenemos pocas mujeres jóvenes. Las que estamos en AMRU tenemos entre 40 y 80 años. Somos más de 100 mujeres que estamos en todo el país. Y todos los años tenemos alguna baja por problemas de salud o mismo por la edad. 

—¿A qué se dedican las mujeres que integran el grupo? 
—Yo trabajo  y vivo en el medio rural. Vivo en la Quebrada de los Cuervos y soy de las mujeres que todavía no tengo energía eléctrica. En pleno siglo XXI y en el rumbo en el que estamos hoy no podemos estar sin energía, eso nos atrasa mucho. Las mujeres que integran la organización trabajamos en el medio rural. Hacemos ganadería, granja, nos hemos especializado en hacer conservas de alimentos. También hacemos artesanía, trabajamos con lanas, con cerámica y con madera. Hacemos quesos artesanales. Es infinita la cantidad de cosas que producimos las mujeres en el medio rural, aparte del trabajo que hacemos en los establecimientos. Cuando arrancamos en 1994, no teníamos idea de todo lo que era el tema de la gastronomía, con todas las implicancias de la salud, hoy tenemos conocimientos y mucho apoyo. Hoy las mujeres estamos preparadas. En todos los departamentos se dan cursos sobre inocuidad de los alimentos, sobre cómo se debe trabajar en cocina y cómo se deben guardar los alimentos. En mi zona, que todavía no tiene luz y supuestamente llega este año, la gente utiliza métodos antiguos para conservar los alimentos. 

—¿Cómo piensa que la sociedad ve a las mujeres rurales? 
—La realidad es que hoy nos ven un poco más. En 1994 no existíamos. Éramos un cero, hoy nos ven un poco más. Tenemos, en diferentes institutos, comisiones de género, hay grupos que trabajan en eso. 

—¿Y cómo quieren que la sociedad las vea? 
—Queremos que la sociedad nos vea como productoras agropecuarias, como personas que trabajamos y producimos en el país. Somos parte de esa parte productiva, que a veces no se quiere ver y queremos que sepan que muchas veces somos productoras sin sueldo. Cuando empezas a hacer los números en tu establecimiento y hay que pagar los impuestos... que sepan que a todos en el campo se nos hace difícil. En 1994 no había leyes, ninguna, que nos reconocieran como productoras familiares. Hoy tenemos una ley que nos ampara. Y está bueno que se informe a todas las mujeres del medio rural que pueden presentarse como productoras familiares y armar sus pequeñas empresas. Al principio con pequeños costos. Esas cosas no se difunden. Queremos decirle a la sociedad que las mujeres rurales no hacemos solo mermeladas, las mujeres rurales producimos vacas, ovejas, pollos y cerdos. Hacemos artesanías de todo tipo y conservas de alimentos. Y también somos productoras agropecuarias. Yo, para ponerme de ejemplo, tengo una quinta frutal, produzco naranja, lima, pomelo y me considero una productora rural. Y tengo un emprendimiento turístico desde 1996. 

—¿Y cuáles son los principales temas que preocupan hoy? 
—Los que preocupan a todos en el país: los temas económicos. También queremos seguir mejorando las leyes. Nos preocupa, como a todos, el problema del femicidio. Creo que falta educación. Mujeres y hombres somos iguales en lo que a trabajo refiere. Cuando tenemos que trabajar para sacar una familia adelante somos iguales. Antes la mujer trabajaba y no recibía un peso, jamás. Eso no existía. Y en el medio rural menos. Podías criar un cordero o un ternero guacho o a veces vendías los huevos de las gallinas. Y esa erala única entrada de dinero. Ahora, las mujeres si quieren pueden tener 10 vacas que sean suyas. Pueden producirlas, trabajarlas y venderlas y el resultado es de ellas. Creo que es un tema de educación. 

—¿En qué trabaja la gremial? 
—AMRU está trabajando con la Confederación de Organizaciones de Productores Familiares del Mercosur (Coprofan). Desde 2004 integramos Coprofan y es en lo que estamos trabajando más fuerte. Estamos reorganizándonos y trabajando en un proyecto con Coprafan para el período 2019 a 2021. Estamos con capacitaciones, junto con la Comisión Nacional de Fomento Rural, para mejorar el asociativismo y el cooperativismo. En Rocha hay una sede en donde dan talleres para todas las mujeres que quieran aprender diferentes tipos de artesanías con lanas. Son mujeres que dan cursos a otras mujeres. Además, posiblemente, en la sede de Montevideo se podría empezar a hacer algún curso de fieltro. Trabajamos con la gente de agroecología y, en estos días, nos estaremos reuniendo en la sede de AMRU. El primer  proyecto comercial que tuvimos en la cooperativa  se fundió y queremos reflotarlo. Como asociación no tenemos una organización comercial y es de las primeras necesidades que tienen nuestras  mujeres. Se necesita tener una organización comercial para que lo que producen en diferentes grupos o departamentos puedan venderlo a nivel de país. 

—¿Cuál es la filosofía de AMRU? 
—Ayudar a la mujer rural a integrarse y a conseguir leyes que la apoyen para sacar adelante a sus familias y mejorar su calidad de vida. Esa es la filosofía puesta en nuestros estatutos. Es una sociedad sin fines de lucro. Queremos sacar adelante a la mujer, conseguir capacitaciones, queremos que se preparen para integrase al trabajo y a la sociedad. A la mujer rural es a la última a la que le llegan las capacitaciones. En estos 25 años de AMRU vamos a seguir adelante trabajando. Vamos a tratar de seguir con su filosofía, apoyando a la mujer, buscando la manera de conseguir proyectos. Queremos decirles a las mujeres jóvenes que se animen a integrarse a las organizaciones porque si no nos organizamos y no nos juntamos, si seguimos solas, vamos a quedar en los rincones.

El perfil
Datos: Nació el 3 de diciembre de 1958. 
Familia: Vive con su esposo en el campo, a tres kilómetros de La Quebrada de los Cuervos. Tiene cuatro hijos. 
Pasatiempos: Leer y, “si sobra tiempo”, mirar la tele. 
Actividades: Es productora agropecuaria, elabora conservas de alimentos y junto a su familia dirige la posada de campo El Capricho. 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...