Nacional > "ENFERMEDAD DEL SEGUNDO BATLLISMO"

Mujica: la batalla por la reelección del FA está "muy comprometida, objetivamente"

El expresidente dijo que está preocupado por el futuro pero que no da la batalla por perdida

Tiempo de lectura: -'

08 de agosto de 2019 a las 09:41

El expresidente José Mujica considera que "la batalla" que enfrenta el Frente Amplio contra la oposición en la actual campaña electoral está "muy comprometida" y entiende que el oficialismo sufre "la enfermedad del segundo batllismo", en referencia al período de gobierno del colorado Luis Batlle Berres (1947-1951), cuando comenzó a extenderse "el clientelismo y la maquinaria del Estado y el derecho de los trabajadores públicos".

El líder del Movimiento de Participación reiteró este jueves en entrevista con Búsqueda el concepto de que será candidato a senador para "salvar el estandarte" en el caso de que el Frente Amplio no obtenga el cuarto gobierno, tal como insinúan las encuestas, que dan a la oposición como favorita para imponerse en el balotaje.

"Claro que estoy preocupado por el futuro. Pero voy a pelear por el Frente y todavía no doy la batalla por perdida. Es cierto que la veo muy comprometida, objetivamente", aseguró el exmandatario.

Sobre lo que él identifica como "enfermedad del segundo batllismo", explicó que ve al partido de gobierno "muy pachorriento", y entiende que la situación es similar a la del Partido Colorado a comienzos de 1950. En esos años, la coyuntura económica favorable producto del período de posguerra llegaba a su agotamiento, y el país estaba a las puertas de la crisis económica que fue la tónica de la década siguiente.

"El segundo batllismo se empezó a achanchar con el clientelismo y la maquinaria del Estado y el derecho de los trabajadores públicos. Se resume en aquella frase famosa de Adeom, que dice que si tenés problemas en la intendencia, pagá en fecha y hablá con Adeom. ¡Brutal! Una de las fuerzas del capitalismo es el riesgo y los seres humanos, cuando la tenemos segura, nos quedamos tranquilos. No es un defecto de un lado o del otro, es una tendencia humana", dijo el líder político, que ante la repregunta de si entendía que el Frente Amplio estaba "achanchado", respondió. "Sí, hay algo de eso".

En ese sentido, Mujica sostuvo que va a asumir como senador nuevamente para "salvar el estandarte" en caso de una derrota electoral, ya que entiende que ante la eventual victoria de la oposición el oficialismo corre riesgo de una fractura interna. "Sí, señor", reconoció y agregó: "El capital mayor es la unidad".

Pero también cree que es necesario mantener su banca en el Parlamento para "plantearse cosas nuevas". "Ante nuevos desafíos, nuevas respuestas", dijo, y luego defendió que Uruguay fuera "estatista", ante las críticas de la oposición de reducir el tamaño del Estado.

"¿Que este país es estatista? ¡Claro que es estatista! Ahí tenés el Banco de la República, la mitad del sistema financiero. Y solo falta que te peguen cuando entrás. ¿Te atienden bien? No, no, no, en cualquier banco privado te tratan mejor. Pero nosotros tenemos confianza en el Banco República y eso es un valor que tenemos que explotar. El Uruguay es estatista, dejate de criticarlo y tratá de aprovechar lo bueno que tiene eso y de sacarte lo malo. Como gestor es malo. No era malo, pero lo hicimos malo", cuestionó.

Lacalle Pou, Talvi y Manini Ríos

Mujica también opinó con respecto a varios de los candidatos de la oposición.

Sobre el colorado Ernesto Talvi dijo que "dejó de ser batllista aunque él diga que lo es", sobre el nacionalista Luis Lacalle Pou que "hace rato que dejó de ser herrerista", y que ambos comparten "más o menos (...) la misma visión en economía y reparto social".

También se refirió al excomdandante del Ejército y candidato por Cabildo Abierto, Giuido Manini Ríos, al considerarlo una figura que "jamás" acordará con el Frente Amplio en caso de llegar el Parlamento. "El hombre jamás va a estar con el Frente, y la gente que está a su alrededor, menos", afirmó el exmandatario.

Por último, dijo que el candidato del Partido de la Gente, Edgardo Novick, "no entiende a los uruguayos", cuando fue consultado por "el discurso duro" del empresario, y por su decisión de ir a festejar en Rivera tras conocerse el triunfo del nuevo presidente de Brasil a fines de octubre del año pasado.

"Bolsonaro es imposible en el Uruguay. Yo respeto a la derecha uruguaya, tan cavernarios no somos. Respeto a mi país, suavemente ondulado en un sentido o en otro. Revoluciones radicales que se comen a los niños crudos no existen y derechas espantosas que hacen esas cosas tampoco", aseguró.

También tuvo palabras para el senador colorado Pedro Bordaberry, a quien definió como "muy trabajador" pero "enfermo de odio".  "Es un hombre inteligente, laborioso y tiene mucho labor, pero está enfermo de odio. Supongo que ha sufrido mucho. Yo también sufrí mucho, pero aprendí que el odio es peligrosísimo, porque destruye", señaló.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...