Fútbol > NACIONAL

Nacional y su preocupante tembladeral defensivo

En dos partidos la defensa de los tricolores recibió seis goles y generó alarma de cara a su visita a Atlético Mineiro el martes por Copa Libertadores de América

Tiempo de lectura: -'

21 de abril de 2019 a las 05:04

Muchachos, quiero un equipo que sea solidario. Que cuando no tengamos la pelota corran todos. Esto es un equipo. Ganamos y perdemos todos”. Ante la atenta mirada de los jugadores, sentados en la sala de Los Céspedes, Álvaro Gutiérrez se presentó con un mensaje claro al plantel. Antes de bajar a la cancha, aquel 18 de marzo, transmitió su idea: “La línea de cuatro va a estar”. Una clara diferencia con su antecesor, el argentino Eduardo Domínguez, que gustaba de jugar con tres defensas.

En la cancha, Guti metió mano enseguida para terminar con las penurias. Rafa García, que jugaba de zaguero, pasó al medio. Rescató del olvido a Guzmán Corujo y transformó en titular al defensa Felipe Carvalho, del que hasta ese entonces poco y nada se sabía.
Nacional venía de perder 0-2 con Danubio y su nuevo entrenador quería poner la casa en orden.“Lo que más me preocupa es empezar por las bases, mantener el arco en cero es una”.

El equipo debutó ante Plaza Colonia al que venció 3 a 0. El segundo juego fue victoria ante Cerro 2-0 en el Tróccoli. El equipo no era vistoso, pero Gutiérrez lograba su cometido: “Volver a no recibir goles es fundamental”, dijo ante de retirarse del Cerro.

Su preocupación fue “nos cabecearon mucho dentro del área para la estatura que tenemos. Hay que corregir eso. Tenemos que defender primero y lo primordial es no arriesgar. Nos pueden anotar, pero que sean pura y exclusivamente virtudes del rival”.

Todo dicho. Sabedor de que arriba el equipo tiene armas, tomó precauciones. El mensaje fue claro: no tomar riesgos.
Nacional recibió su primer gol en Asunción ante Cerro Porteño.- Perdió 1-0. El equipo se hizo sólido. Producto de esa solidez, ganó en confianza y encandenó triunfos.

Pero en un abrir y cerrar de ojos. Apenas dos partidos. La fortaleza recibió balas de cañón y las paredes del fuerte se resquebrajaron generando preocupación.

En Melo, el técnico sumó otra preocupación: se fue diciendo que el equipo permitió que le remataran con facilidad. Así fueron los dos goles de Cerro Largo.

Y el sábado la fortaleza tricolor fue bombardeada. A Conde le picó una pelota antes y quedó sin respuesta. Angeleri no pudo nunca con Alex Silva. Corujo entró en el desconcierto generalizado. Cotugno padeció el segundo tiempo cuando Leo Fernández fue por su zona. Y Rafa García cuando fue al fondo no dio pie. 

Nacional fue un tembladeral defensivo. Justo ahora. De cara a su visita al Estádio Raimundo Sampaio, más conocido como Independencia. Allí donde lo espera Atlético Mineiro que marcó nueve goles en los últimos tres partidos que jugó allí. A un promedio de tres por juego.

Para el partido que viene vuelve Felipe Carvalho pero un jugador no arregla todo el problema.


Llamativamente ante Fénix, el tricolor brindó innumerables ventajas. No pudieron nunca con el habilidoso Leo Fernández. El tercer gol fue increíble. Recortó de derecha para el centro buscando perfil para pegarle. Y, a pesar de que todo el país sabe su condición de gran rematador, nadie lo frenó.
Gutiérrez se debe haber retirado de Capurro con más dudas que certezas. Al margen de que destacó la entrega de sus dirigidos y ponderó la rebeldía de levantar dos veces el resultado adverso de dos goles, la defensa le debe haber generado dolor de cabeza.

Su frase fue elocuente: “Para nosotros es fundamental mantener la valla en cero, lamentablemente nos convirtieron cuatro goles”.

Para el martes, siguiendo el criterio que mantuvo el DT en los juegos de Copa, vuelve el panameño Luis Mejía al arco para jugar contra Mineiro. Con Zunino pronto -ayer entró en el complemento por Cotugno que la pasó mal- surge la duda si mete un cambio en el lateral derecho. Los centrales serán Corujo y Carvalho. Y por izquierda reitera el único que se salvó ayer de la quema que fue Matías Viñas que aportó incluso en ofensiva.

Pero cuidado, cuando se reciben cuatro goles los errores no solo son de la defensa. Hay que mirar unos metros más adelante. Es probable que, como ocurrió en Asunción, Gutiérrez blinde el medio con el ingreso de Arzura.

Así las cosas. Fénix abrió la herida de la fragilidad de la que Nacional parecía haber sanado. A Álvaro Gutiérrez le quedan pocos días para aplicar el remedio que permita que el equipo no se desangre.  l

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...