Cargando...
Tropas rusas arribarán a Nicaragua para realizar ejercicios militares conjuntos, también participarán tropas cubanas y venezolanas

Mundo > Tensión entre Washington y Moscú

Nicaragua recibirá tropas, buques y aviones de Rusia

Permanecerán en el país centroamericano del 1º de julio al 31 de diciembre próximos para realizar ejercicios militares conjuntos de los que también participarán tropas cubanas y venezolanas

Tiempo de lectura: -'

11 de junio de 2022 a las 05:02

Rusia invade a Ucrania. El acuerdo nuclear iraní, al borde del fracaso total. Alemania se rearma. Australia construye una flota de submarinos nucleares. El conflicto territorial en el mar de China escala. Corea del Norte lanza misiles de prueba y Corea del Sur responde con la misma moneda. Por si algo faltaba, la televisión estatal rusa, desde el popular talkshow periodístico 60 Minutos, que conduce Olga Skabeeva, conocida como “la muñeca de hierro de Putin TV”, anunció que Nicaragua permitirá el ingreso de militares rusos en su territorio durante la segunda mitad de este año.

La noticia se desparramó en minutos. La autorización del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, consta en un decreto publicado el pasado 7 de junio en el boletín oficial del país. “Si los sistemas de misiles estadounidenses casi pueden llegar a Moscú desde el territorio ucraniano, es hora de que Rusia despliegue algo poderoso más cerca de las ciudades estadounidenses”, lanzó Skabeeva.

La posibilidad parece remota. El texto señala que la autorización es "para participar en ejercicios de adiestramiento e intercambio en operaciones de ayuda humanitaria, misiones de búsqueda, salvamento y rescate en situaciones de emergencia o desastres naturales". Sin embargo, la norma también autoriza el ingreso de militares y medios rusos para participar en operaciones conjuntas con las fuerzas armadas locales "en contra de ilícitos en territorio terrestre y en los espacios marítimos de Nicaragua en el Mar Caribe y en el Océano Pacífico”.

Según Managua, 80 efectivos permanecerán en forma rotativa en Nicaragua -además de buques y aeronaves- para participar en el "intercambio de experiencias y ejercicios de adiestramiento en ayuda humanitaria", y otros 50 militares para realizar "labores de enfrentamiento y lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado". Los ejercicios, según el cronograma, se realizarán entre el 1ª de julio y el 31 de diciembre próximos.

La disposición incluye en el mismo periodo el ingreso de efectivos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Cuba y de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela, así como la participación de soldados nicaragüenses en acciones de instrucción en Guatemala, Honduras, El Salvador y República Dominicana, esto último en el marco de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas. La iniciativa promete una nueva escalada entre Washington y Moscú y no presagia nada bueno.

Ya en marzo pasado, durante una audiencia del Comité de Asuntos Exteriores del Senado estadounidense, la funcionaria del Departamento de Estado Kerri Hannan interpretó los lazos económicos y militares de Rusia con Nicaragua, Cuba y Venezuela como un intento de Moscú por “exportar a América Latina el conflicto en Ucrania”. Fue poco después que el viceprimer ministro ruso, Yuri Borisov, visitara Managua y anunciara que el Kremlin quería reforzar la cooperación con el gobierno de Ortega.

Durante su visita, Borisov recordó que “por más de cuarenta años Rusia ha estado brindando apoyo tecnológico y militar al ejército nicaragüense” y afirmó “vamos a seguir trabajando en esa dirección”. Un mes antes, el vicecanciller Sergei Ryabkov, uno de los más importantes diplomáticos de Moscú, advirtió que no podía descartar que su país decidiera desplegar infraestructura militar propia en Nicaragua, Venezuela y Cuba si la OTAN seguía expandiéndose hacia el este de Europa. Lo dijo cuando las negociaciones entre Rusia y la OTAN se encaminaban al fracaso y Moscú acantonaba tropas cerca de la frontera con Ucrania.

Entrevistado por televisión rusa RTVI, Ryabkov dijo que todo dependía de la acción de Estados Unidos. En esa ocasión recordó que el presidente Vládimir Putin había advertido con anterioridad que podría tomar “medidas técnico-militares” si Washington provocaba a su país aumentando la presión militar. En ese mismo sentido se manifestó el ministro de Defensa, el general del ejército Sergey Shoigu, al reiterar la disposición de su gobierno responder a un pedido de ayuda que llegara desde Caracas, La Habana o Managua, ante lo que calificó como “amenazas externas”. Shoigu, que calificó como “históricas” las relaciones de Rusia con los tres países, nunca precisó si La Habana, Caracas o Managua realizaron algún pedido formal.

No obstante, fue claro cuando se refirió a “la amenaza del terrorismo, muy ligada a la producción de drogas ilegales y a los permanentes intentos por iniciar revoluciones variadas en esos países”, según consignó la agencia TASS de noticias.

La alianza Moscú-Managua

El reciente acercamiento entre Rusia y Nicaragua comenzó a consolidarse en 2014. Fue cuando Putin realizó una sorpresiva visita al país centroamericano, luego que Ortega manifestara su apoyo a Moscú en varios conflictos regionales. Uno de ellos: el que comenzaba a escalar en Ucrania impulsado por la embajada estadounidense en Kiev para obligar mediante una protesta social a que el entonces presidente Víktor Yanukovich firmara un tratado de asociación con la Unión Europea.

En el plano diplomático, incluso antes que comenzara el conflicto en Ucrania, Nicaragua se alineó con Moscú cuando reconoció la independencia de Osetia del Sur y Abjasia, dos regiones de Georgia que se declararon independientes bajo el padrinazgo de Moscú. Nicaragua, además, respaldó a Putin en Crimea y fue uno de los ocho países que abrió un consulado en la región anexada por Rusia. Más recientemente, Ortega fue uno de los primeros jefes de Estado en apoyar la presencia militar rusa en territorio ucraniano.

Aunque nada presagia un escenario como el que se planteó entre Estados Unidos y la extinta Unión Soviética en 1962 durante la “crisis de los misiles de Cuba”, Washington monitorea la presencia rusa en Nicaragua desde hace tiempo. Los ejercicios militares conjuntos seguramente pondrán nuevamente en el centro del debate la estación terrestre rusa ubicada al borde del lago Nejapa y rodeada por la frondosa selva tropical. La estación integra el Global Navigation Satellite System (Glonass), el homólogo ruso del Global Positioning System (GPS).

Inaugurada el 6 de abril de 2017 en un evento presidido por Laureano Ortega Murillo, hijo de Ortega, e Igor Komarov, director general de Roscosmos -la agencia espacial rusa-, sus enormes antenas parabólicas son alimentadas por 24 satélites rusos. Su función oficial es proporcionar información a los barcos rusos, prevenir desastres naturales y dar seguimiento al cambio climático. Desde que se anunció su construcción ha estado envuelta en la polémica, estimulada por el misterio y el secretismo con que se manejan sus operaciones. Es la única de su tipo en Centroamérica. El complejo, con su edificio central pintado con colores de la bandera rusa, es visible para los turistas que llegan en avión a Managua. Para Estados Unidos es un centro de espionaje.

Más allá de la polémica, la estación es apenas una parte de la presencia rusa en Nicaragua, que volvió a cobrar protagonismo desde que Ortega regresó al poder en 2007. Moscú reactivó su relación con el país centroamericano con donaciones de trigo, vehículos para taxis marca Lada, buses para transporte urbano, cosechadoras, tractores, una planta para la fabricación de vacunas y un centro de capacitación policial antinarcóticos. A partir de 2016, la cooperación rusa tomó un marcado rumbo militar: llegaron al país 50 tanques de guerra T72-B1, cuatro lanchas patrulleras, dos lanchas coheteras 1241.8 Molnia, y aviones combate y entrenamiento Yak-130. Un despliegue que promete acentuarse.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...