Cargando...
La fiscalía archivó la investigación sobre el pesquero chino

Nacional > Fallos técnicos

"No prende el bote este": los problemas que tuvieron los marinos uruguayos para abordar el pesquero chino

La Armada envió dos botes al buque pesquero, pero tuvieron fallas en el motor; los marinos tuvieron que abocarse a repararlas y la embarcación asiática se fue

Tiempo de lectura: -'

08 de agosto de 2022 a las 16:54

En un primer momento, fue presentado por la Armada uruguaya como un caso de pesca ilegal por parte de un pesquero chino. Sin embargo, la fiscal de Flagrancia de séptimo turno, Silvia Naupp, archivó la semana pasada la investigación, luego de una investigación interna realizada por la Armada que concluyó que no era posible “afirmar fehacientemente” que el barco estuviera “pescando ilegalmente” en aguas uruguayas.

El sumario incluyó un informe realizado por la Dirección Nacional de Recursos Acuáticos (Dinara), que señaló que no había “pruebas concluyentes” para determinar que el buque chino “incurrió en pesca ilegal en aguas territoriales”.

En ese informe, al que accedió El Observador, se transcriben los diálogos entre la embarcación uruguaya ROU 23 Maldonado y el pesquero chino, en el que se puede leer como los efectivos uruguayos tuvieron serios problemas para poner en el agua los dos botes que los llevarían hasta el pesquero, a tal punto que se llenaron de agua en un par de oportunidades, lo que los obligó a preservar su seguridad antes de centrarse en el objetivo de fondo.

Además, los diálogos muestran cómo el barco chino esperó a las fuerzas uruguayas y, ante los problemas de los botes de la Armada, informaron que se dirigirían al puerto de Montevideo por orden de la empresa. Tras un dificultoso segundo operativo de abordaje, la Armada uruguaya abordó el pesquero, pero no encontraron lo que buscaban.

Los hechos

El 30 de junio, la Armada identificó un pesquero chino que presuntamente estaba pescando ilegalmente en aguas uruguayas. La embarcación uruguaya ROU 23 Maldonado salió a contactarlo y, una vez que lo encontró, envió dos botes con tripulación para que abordara el buque de bandera asiática.

Sin embargo, uno de ellos tuvo un fallo en el motor y empezó a llenarse de agua. La Armada tuvo que centrarse en solucionar los problemas, mientras la comunicación con el buque chino era complicada.

La Armada asegura, según las comunicaciones radiales, que el pesquero comprendió las disposiciones e incluso se coordinó la inspección. Más aún, que el buque chino permaneció en el lugar detenido durante un tiempo, pero se fue luego que los navales uruguayos tuvieron problemas.

En cambio, el pesquero chino tiene otra hipótesis acerca de por qué salió rumbo a Montevideo y no esperó que se realizara la dotación de visita. Dijo que cuando fueron interceptados el buque de la Armada no tenía encendido el sistema de identificación satelital, que por la mala visibilidad no identificaron que eran navales uruguayos, que “no entendieron” que iban a abordarlos, y que por seguridad no permitieron la visita.

"Están reparando el motor que no prende del segundo bote… –se explicaban los marinos uruguayos en diálogo interno–. Estamos todos sujetando el bote número dos para que no se vaya. Pero, se está complicando". "Comandante, se están yendo ellos, se están escapando", dijo uno luego.

Las autoridades de la Armada explicaron el procedimiento

Los uruguayos estaban al tanto de que el buque chino se iba a Montevideo, pero primero debían conseguir que las personas en los botes volvieran a bordo del ROU 23. "Primero hay que buscar los botes que están ahí tirados. Ni bien esté la gente, los seguimos a Montevideo", decían en referencia a la embarcación asiática, que en primera instancia había establecido que iría hasta el puerto.

Aunque los tripulantes chinos entendieron que los marinos se presentaban como la Armada Nacional y respondieron con una ubicación por la que podían abordarlo, luego hicieron referencia a que su empresa no aprobaba el procedimiento.

Para cuando lograron que los botes volvieran al ROU 23, ya se había ido la embarcación asiática. "Dijo el comandante que lo sigamos". "Ta lo seguimos", dice una voz uruguaya.

Segundo intento

Transcurridas 14 horas, ya con los dos botes a bordo, llegó otra orden al barco chino para que se detuviera. El capitán del barco pesquero señaló que con la luz del día identificaron al barco, pararon máquinas y permitieron la visita.  Pero esta vez la que tuvo problemas fue la embarcación principal, el ROU 23. 

"Comandante, se apagó, ahí estamos solo con el eje de estribor (...) uno de los generadores se apagó", asegura uno de los efectivos uruguayos. Luego de realizar varias maniobras alrededor del buque chino para abordarlo, otra vez reporta inconvenientes. "No prende el bote este, vamos a sacarle la bujía, pero no está prendiendo".

Finalmente, tras solucionar esos problemas, los efectivos uruguayos les informaron a los chinos (que ya tenían apagados los motores) que los abordarían. Pero, tras lograr el abordaje, no encontraron la pesca. Recién cuando llegaron a Montevideo y se hizo una segunda inspección se encontraron 12.460 kilos de calamar. Sin embargo, tras la investigación interna, la Justicia no encontró pruebas de que se hubiesen pescado ilegalmente.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...