Cargando...
Kate Winslet es la detective Mare Sheehan en Mare of Easttown

Espectáculos y Cultura > Recomendado

Oda a Kate Winslet: Mare of Easttown es una de las mejores series de lo que va de 2021

Escondida detrás de un policial al uso, la producción de HBO se perfila como una de las mejores del año

Tiempo de lectura: -'

22 de mayo de 2021 a las 05:02

Easttown, Pensilvania, es un pueblo feo. Su fealdad sale de las calles mojadas, de los árboles tristes, del cableado aéreo que interrumpe todos los cielos, de los viaductos que lo cruzan. Sale de las cosas malas que pasan ahí: asesinatos, unos cuantos suicidios, vidas empantanadas, familias con secretos espantosos. La fealdad de Easttown, Pensilvania, entonces, podría ser la fealdad de cualquier otro pueblo que funcione de escenario para alguna de las ciento cincuenta mil series sobre crímenes que se estrenan año a año. Pero es el escenario de Mare of Easttown, la nueva producción de HBO, y eso significa que, aunque al principio parezca que otra vez estamos ante un pueblo feo que ya se ha visto antes y en el que se sabe que está todo mal, la cosa es diferente. Porque sí, hay un asesinato. Sí, hay cosas malas pasando puertas adentro. Pero, ¿cómo tomar una serie en donde la detective a cargo del caso de homicidio que impulsa la trama tiene más problemas con su familia que con los sospechosos? ¿Cómo abordar una historia donde el asesinato cada vez importa menos y donde lo único que queremos es saber más de esa mujer que se cae, que se tuerce el tobillo persiguiendo a un drogadicto, que atiende llamados de vecinos inestables, que lidia con colegas que le tienen miedo a la sangre, que le da pereza arreglarse, que se le corta la luz de la casa y se queda sin velas, que no soporta a su madre, que tiene una extrañísima relación con su exmarido que, para colmo, vive con su nueva pareja en el patio de atrás? La tomamos como debemos tomarla: con entusiasmo. Mucho entusiasmo.

Mare of Easttown, que este domingo estrena su capítulo seis de los siete que conforman su primera y única temporada, está protagonizada por Kate Winslet. Es una creación de Brad Ingelsby y todos sus episodios están dirigidos por Craig Zobel, nombre que el año pasado sonó medianamente fuerte por la película La cacería (The hunt, 2020). La trama es sencilla: matan a una chica de menos de veinte años, con problemas en su casa y con un hijo de dos años. Tiran su cuerpo desnudo a uno de los arroyos cercanos al pueblo. Las pistas primero dicen una cosa, después otra, después nada. La encrucijada es grande. Mare Sheehan, la detective que interpreta Winslet —que también oficia como productora de la serie—, es la encargada del caso y casi nunca tiene muy claro para dónde agarrar. Y se equivoca. Y se enoja. Su compañero, encima, tiene más intenciones que luces: se llama Collin Zabel —Evan Peters, actor recurrente de las series de Ryan Murphy—, es una especie de promesa de la policía, pero también tiene muchas debilidades. Y eso es todo.

Volvamos al comienzo del párrafo anterior, porque hay que hacer una corrección. Mare of Easttown no está protagonizada por Kate Winslet; es Kate Winslet. La británica de 45 años es el corazón, los pulmones y la espina dorsal de una serie que es mucho más de lo que su primer episodio y su trama aparentan. Con Mare, Winslet alcanza otra cima más —sí, otra más— en su carrera. Acá muestra un talento fantástico para balancear la comedia, el patetismo y el dolor entre los que su personaje parece alternar, y así presenta a una mujer llena de matices, de durezas, de rencores y frustraciones, pero también de luz. Mare arrastra la carga de haber sido protagonista de la única alegría deportiva del pueblo en su juventud, arrastra un matrimonio frustrado, arrastra una familia extrañamente funcional en la disfunción, y arrastra, sobre todo, el suicidio de su hijo. Mare arrastra, arrastra y arrastra. A veces puede, y a veces no.

Es en esos dilemas, en los líos diarios y recurrentes de una mujer que se ve desbordada con frecuencia, es donde la serie encuentra su punto de apoyo. Lo que la hace algo distinto a otras producciones policiales que, justamente, no tienen al nombre de su protagonista en el título. Y ahí hay otra clave más: Easttown, el pueblo feo, también es un personaje. Cada rostro de ese pedazo perdido de Pensilvania juega un rol en el entramado de un ecosistema cerrado, endogámico y hasta incestuoso. Contra eso, también, Mare lucha: contra la estrechez mental, moral y hasta sanguínea de una localidad donde todos se conocen y todos son parientes. A veces es gracioso, a veces perturbador, a veces claustrofóbico.

Para que esa sensación sea real, los personajes secundarios deben estar finamente delineados. Estructurados. Y eso pasa en esta serie: Winslet es una aplanadora interpretativa, cómo no, pero Evan Peters no se queda atrás. Él tiene al menos dos de las mejores escenas de los cinco capítulos emitidos. Y protagoniza el momento más shockeante de la serie hasta ahora, esos increíblemente tensos minutos finales del episodio quinto.

Evan Peters acompaña a Winslet como el agente Colin Zabel

También hace un papel genial Jean Smart, actriz que interpreta a la madre de Mare. Utilizada como válvula de escape para liberar tensiones, sus ácidas salidas son, por momentos, antológicas. Y así, cada uno de los personajes que van apareciendo logran, al menos, mantenerse en la mente del espectador por un buen rato: la atribulada mejor amiga de Mare, el siniestro padre de la chica asesinada, los adolescentes condenados a pasar sus días en ese pueblo horrendo, el cura nuevo de la iglesia que, debajo de la sotana, esconde algún que otro secreto.

Kate es Mare y Mare soy yo

Hasta ahora, Mare of Easttown ha sido una buena clase de cómo plantear un universo determinado con reglas propias y jugadores identificables. Con el thriller en la cabeza, la serie juega sus cartas de suspenso con acierto, sabe cuándo hacer hincapié en la historia de uno u otro personaje y, además, pasa de la oscuridad a la ternura con tino. Pero no hay vuelta: si por algo esta producción ha calado hondo y ha sido comentada con entusiasmo en las redes, es por la identificación que los espectadores están teniendo con el personaje de Kate Winslet.

Esto, por ejemplo, escribió en su Instagram la cineasta española Isabel Coixet, ya confesa seguidora de la serie: “Siempre me ha gustado Kate Winslet, pero el personaje de la inspectora Mare me está dejando K.O. Hacía tiempo que no sentía una identificación tan grande con un personaje de una serie. Con su cansancio. Con su cabreo con el mundo. Con sus errores, sus malentendidos, su dolor, su soledad. Su ansia por la cerveza y las patatas fritas y todo lo que se supone que no conviene. Además, lo que hace Kate Winslet en esta serie debería enseñarles algo a todas las Kidman del mundo: cuanto más desnudo y real es el rostro de una actriz, más cerca de él te sientes, más te metes en la historia, aunque la trama sea tan convencional como la de esta serie (por cierto ¿hacen falta más series de chicas desaparecidas y asesinadas? para mí la respuesta es NO). En fin, que me da igual quien sea el asesino: veo Mare of Esttown para ver a Kate Winslet tomar café y chupar ansiosamente el cigarrillo electrónico y maldecir a su sombra”. La directora acompañó el texto con una foto de la serie tomada de su propio televisor y un hashtag: #caradeestarhastaelcoñoymasallá.

Para Coixet y para muchos más, el fastidio de Mare es un oasis. Es catarsis pura en medio de un año y pico para el olvido y lleno de estrés. Su hastío, que se mezcla con el dolor de pérdidas que no la dejan en paz, es sublime. Y el rostro de Winslet es un mapa, un terreno lleno de huellas, una cara de verdad. Una cara en la que reflejarse.

Mare of Easttown se emite por HBO a las 22; su último episodio está programado para el domingo 30 de mayo

“Mare no se parece en nada a mí y, sin embargo, se parece mucho más a mí que los dramas encorsetados en los que he trabajado durante toda mi vida”, dijo Winslet hace poco en una entrevista con el sitio Collider. “Que conste: no soy una rosa inglesa, en absoluto, y tampoco tengo formación clásica. Soy de esas personas que aprendieron en el trabajo y siento que Mare también es un poco así. Siento que la escuela de la vida la ha golpeado más duro que cualquier otra a la que haya asistido. (…) Quería interpretarla porque es adorable, vulnerable, débil, estoica, porque se está desmoronando, es repugnante, encantadora, moralmente sana, moralmente corrupta, grosera, pide disculpas, es graciosa y no es divertida. Ella reunía absolutamente todas las emociones en las que podía pensar.”

Mare of Easttown termina el próximo domingo 30 de mayo. Es una lástima, pero está bien. En algún sentido reconforta saber que el camino de Mare, para bien o para mal, está por concluir. Como sea, seguirá presente como la protagonista de una de las mejores series del 2021, y seguramente también volveremos a escuchar de ella y de la fabulosa Kate Winslet en la próxima temporada de premios.
Pero pensándolo bien, pensándolo como lo pensaría la propia Mare, eso no importa tanto. Así como tampoco importa demasiado saber, al final, quién es el asesino. Importa más el camino. Importa el sentimiento cruzado con cada episodio, importa entender que Mare Sheehan es tan increíble como mundana, que está al alcance y que puede soltar frases implacables, frases como la que le dijo a su lánguido ayudante Collin Zabel después de un día frío de revelaciones, un día en que las certezas eran pocas, el café no calentaba y la oscuridad interior era cada vez más densa: “Hacer algo genial está sobrevalorado. Porque entonces la gente espera eso de vos, todo el tiempo. Lo que no saben es que, en realidad, estás tan roto como ellos”.

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...