Cargando...

Economía y Empresas > Tarifas públicas

Qué política siguió el gobierno respecto al precio del supergás en febrero y el subsidio millonario que recibirá este año

Ancap estimó que la subvención al consumo de este energético superará los US$ 120 millones este año; se compensa con un sobreprecio sobre las tarifas del gasoil y las naftas 

Tiempo de lectura: -'

02 de febrero de 2022 a las 05:04

Los precios de los combustibles de mayor consumo, como nafta y gasoil se incrementaron $ 3 desde este martes por decisión del Poder Ejecutivo. En el caso del supergás, luego de tres meses con ajustes diferenciales para el producto envasado y a granel, el gobierno cambió el criterio.

Mientras este mes la tarifa del supergás envasado subió 5,34% y pasó de $ 56,16 a $ 59,16 por kilo, la tarifa del supergás a granel tuvo una corrección de 3,8% y también subió $ 3. Así el valor al púbico pasó de $ 78,53 a $ 81,53 por kilo.

¿Qué había pasado en los meses previos? Durante 8 meses se mantuvo congelada la tarifa del supergás envasado que utilizan las familias, pero se había corregido fuertemente el del supergás a granel. Ese energético que en junio pasado se comercializaba a $ 58, 53 tuvo tres correcciones consecutivas entre octubre y noviembre, acumuló $ 20 de aumento y pasó a valer $ 78,53 en diciembre pasado (+34%). Hoy la suba acumulada desde junio es de 39%.

Esta modalidad a granel representa el 20% de la demanda de GLP en Uruguay, y es utilizado en distintos rubros, desde hoteles, restaurantes y hospitales, hasta la industria cerealera y las avícolas, entre otros grandes clientes.

En la actualidad, el precio Paridad de Importación (PPI) del supergás que marca la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea)  es de $ 53,7 por kg (en planta sin impuestos), según el último informe. El ingreso neto de Ancap por el producto a granel en enero era de $ 39,97, y de $ 12,27 para el producto envasado.

Un subsidio millonario 

El precio de venta que tiene este producto en la puerta de  la refinería de La Teja es inferior a los costos de producción e importación. Ese subsidio que alcanza a todos los sectores sociales y a todos los usos se financia a través de sobreprecios en otros productos que comercializa Ancap. El factor X (que incluye los sobrecostos, subsidios, e ineficiencias de Ancap) fue definido por el Poder Ejecutivo en $ 2,97 con la foto al cierre de 2020. Dentro de esa tarifa —que pagan los consumidores uruguayos por encima del precio teórico de importación—, el subsidio al supergás es el que se llevaba la mayor parte: $ 1,70 (57%). Sin  embargo, de acuerdo a una proyección que realizó Ancap en base a precios reales de 2021 y consumo, ese subsidio al supergás subió a $ 2,62 en 2021 y se incrementará a $ 2,93 para este año. Esa política tarifaria implica un subsidio de unos US$ 125 millones por año, que Ancap traslada sobre la tarifas de naftas y gasoil. 

En un escenario hipotético que presentó el ente cuando presentó su balance al cierre del tercer trimestre de 2019, se simuló la posibilidad de eliminar la totalidad del subsidio para el 30% de la población de mayores ingresos y el 100% del subsidio a granel, algo que aún dejaría una subvención de US$ 77 millones. Eso implicaría dejar un factor x (sobrecosto) de $ 1,82 que los consumidores de gasoil y nafta deberían seguir pagando con cada litro que carguen en un surtidor. 

Se trata de un tema que está bajo la lupa hace ya tiempo y que parece difícil de resolver. En el gobierno se está estudiando la posibilidad de modificar el subsidio general y focalizarlo en las familias de menores recursos.

En lo previo la modificación que tuvo el supergás a granel en meses anteriores se puede leer como una señal en esa dirección. Pero ¿qué puede pasar con el GLP que utilizan las familias para cocinar y calefaccionarse, que es el de mayor demanda? Durante una entrevista reciente con El Observador, el subsecretario de Industria, Walter Verri señaló que “es difícil pensar en que se pueda sacar”.

“Yo no soy de los que cree que eso es posible hacerlo, más allá de que es una carga fuerte sobre el precio del combustible, y es parte del factor x que pretendemos que desaparezca en un plazo no muy largo. (…) No es un tema fácil de resolver. Seguramente tendremos que resolver primero el circuito de la cadena de abastecimiento de gas a las microgarrafas, porque si  en definitiva es allí en donde debería estar centralizado el subsidio, hoy eso es imposible”.

“Aun con subsidio, hoy las microgarrafas tienen un precio  de supergas más caro porque hay una cadena de recarga de esas garrafas que es totalmente irregular, si se quiere. Lo que yo no avizoro, sinceramente, es que vaya a haber cambios significativos en el subsidio. No veo la forma. Tal vez haya que pensar que no deba impactar en el precio de los combustibles y que sí pueda ser un subsidio que pueda salir del Estado. Es parte de la  discusión que tenemos que dar a la interna del gobierno”, había dicho.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...