Cargando...
el primer ministro de Armenia, Nikol Pashinyan

Mundo > Asia Central

Se reaviva el enfrentamiento entre Armenia y Azerbaiyán en la región de Nagorno Karabaj

Después de dos años de una guerra que costó 6.500 muertos, la reaparición del conflicto desató una carrera geopolítica global, debido a que los Estados Unidos y sus aliados intentan frenar la influencia rusa en la región.

Tiempo de lectura: -'

25 de enero de 2023 a las 05:04

Casi dos años después de que Armenia y Azerbaiyán se enfrentaran en una guerra de más de un mes por la región de Nagorno-Karabaj (también conocida como Artsaj por los armenios), ambos países están nuevamente al borde del conflicto ya que Armenia acusó recientemente a Azerbaiyán de "provocación" en el corredor de Lachin y a Rusia de no desempeñar su papel de mantenedora de la paz en la región.

La reaparición del conflicto desató una carrera geopolítica global, ya que los Estados Unidos y sus aliados buscan detener la influencia rusa en la región.

Uno de los puntos neurálgicos del conflicto se ubica en el corredor de Lachin, que es el único enlace por carretera que conecta Nagorno-Karabaj con Armenia. Aunque Nagorno-Karabaj es reconocido internacionalmente como territorio azerbaiyano, la mayoría de sus residentes son de etnia armenia y tienen fuertes vínculos con Armenia.

Desde diciembre del año pasado, cientos de personas identificadas como activistas ambientales marcharon hacia el corredor de Lachin, afirmando que Armenia está poniendo en peligro el ecosistema regional al explotar los recursos naturales y exigiendo el fin de sus actividades mineras.

En realidad, Azerbaiyán se había opuesto a la minería armenia en el depósito de oro de Gyzylbulag y los depósitos de cobre y molibdeno de Damirli en Karabaj, calificándolos de “ilegales” y perjudiciales para el medio ambiente.

Las autoridades de Ereván perciben esas protestas como patrocinadas por Azerbaiyán para bloquear el único enlace con la región y afirman que el bloqueo creó una crisis humanitaria en Nagorno-Karabaj al causar interrupciones en el suministro de bienes básicos, alimentos y medicamentos.

El ministro de Asuntos Exteriores azerí, Jeyhun Bayramov, negó las acusaciones armenias e incluso cuestionó la afirmación de que el corredor está completamente bloqueado. Afirmó que “docenas de vehículos de transporte, automóviles del contingente ruso de mantenimiento de la paz, el comité internacional de la Cruz Roja y ambulancias armenias están utilizando el corredor de Lachin a diario”.

Por su parte, Rusia subrayó la necesidad de desbloquear el tráfico lo antes posible a lo largo del corredor de Lachin, de acuerdo con los parámetros estipulados en la declaración trilateral de alto nivel del 9 de noviembre de 2020.

Según algunas estimaciones, más de 120.000 personas de origen armenio viven en la región de Nagorno-Karabaj. En 1991, inmediatamente después de la disolución de la URSS, estos armenios declararon su independencia de Azerbaiyán y llamaron a su nuevo estado República de Artsaj. La república autoproclamada no fue reconocida por ningún país excepto Armenia.

Desde entonces, Armenia y Azerbaiyán libraron dos guerras por esta región. En la última, en 2020, que duró casi 44 días, murieron al menos 6.500 personas. Por primera vez, Azerbaiyán pudo lograr avances estratégicos en Nagorno-Karabaj, con el beneficio del apoyo militar abierto brindado por Turquía. Ahora controla la mayor parte de la autoproclamada República de Artsaj.

La guerra terminó tras la intervención rusa en noviembre de 2020, y los tres países emitieron una declaración conjunta en la que pedían el mantenimiento del statu quo y el inicio de un proceso de paz mediado por Rusia. Rusia también acordó enviar una fuerza de mantenimiento de la paz a Nagorno-Karabaj. Lamentablemente, este proceso de paz no avanzó mucho y tanto Armenia como Azerbaiyán suelen entrecruzarse acusaciones mutuas por los repetidos choques armados que se producen en la región.

Mientras tanto, los Estados Unidos y sus aliados occidentales comenzaron a utilizar el conflicto como un instrumento para socavar la influencia rusa en la región en un contexto marcado por la guerra de Ucrania. Los medios ya empezaron a hablar sobre el creciente papel de los Estados Unidos en la región y la necesidad de sanciones y otras medidas coercitivas como una salida al conflicto.

La expresidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unidos, Nancy Pelosi, realizó una inesperada visita a Armenia en septiembre del año pasado después de los enfrentamientos y se reunió con el primer ministro Nikol Pashinyan. The New York Times afirmó en ese momento que se trataba de un intento de aprovechar la oportunidad que brinda la guerra en Ucrania, que debilitó la posición rusa.

El secretario de Relaciones Exteriores de los Estados Unidos, Antony Blinken, también celebró una reunión de los ministros de Relaciones Exteriores de Armenia y Azerbaiyán en noviembre en Washington.

Armenia, que fue considerada un aliado tradicional de Rusia, no logró asegurar su pleno respaldo mientras Rusia intenta equilibrar sus relaciones con Turquía, un aliado cercano de Azerbaiyán, debido a la peculiar situación creada en el contexto de la guerra en Ucrania.

Esto llevó a Armenia a cancelar recientemente las operaciones militares conjuntas de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), una alianza de países postsoviéticos. El primer ministro Pashinyan también acusó abiertamente a Rusia de no levantar el bloqueo y pidió a la ONU, la Unión Europea y el G20 que intervengan en el asunto.

Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, rechazó las acusaciones armenias y afirmó que las fuerzas rusas están haciendo todo lo posible en su zona de influencia para mantener la paz. También les pidió a los armenios que desistan de realizar “ataques públicos”, ya que pueden causar “un daño visible al proceso de normalización armenio-azerí”.

Rusia también culpó a Armenia por retrasar las conversaciones y tomar posiciones confusas y poco claras, lo que impidió avanzar en el tratamiento de los temas vinculados con lo acordado en el tratado de paz de 2020.

(Con información de agencias)

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...