Economía y Empresas > INFORME

Servicio doméstico y la informalidad: en interior aún se trabaja por casa y comida

Es una actividad difícil de controlar y con realidades diferentes detrás de cada puerta

Tiempo de lectura: -'

23 de julio de 2017 a las 05:00

A principios del verano 2015-2016, una trabajadora paraguaya se contactó con una pareja de argentinos que en enero pasarían sus vacaciones en Punta del Este y les ofreció sus servicios como empleada doméstica. Acordó con ellos la relación laboral y las tareas que debería cumplir. La mujer se reunió con la pareja en Argentina e ingresó a Uruguay junto a sus empleadores como turista, sin ninguna habilitación para trabajar como extranjera.

A mediados de enero, la empleada se presentó en el Ministerio de Trabajo para denunciar que sus labores le insumían alrededor de 20 horas por día y que además no le cumplían con las condiciones que había acordado con los argentinos. Allí intervino la Inspección General del Trabajo y Seguridad Social (Igtss) para realizar una verificación con participación de funcionarios policiales. La situación se complicó, la mujer lloraba en la puerta de la casa y los argentinos intentaron impedir la inspección. La empleada abandonó la casa, pasó un par de noches durmiendo en un local del Mides y luego la Federación Uruguaya de Empleados de Comercio y Servicio (Fuecys) le brindó hospedaje, mientras se resolvía su situación laboral. Días después, con la actuación del Ministerio de Trabajo, logró cobrar lo adeudado y nadie supo nada más de ella. Así recordó el inspector general de Trabajo, Gerardo Rey, esa situación que describe cómo pueden acordarse y desarrollarse algunas relaciones de trabajo en el servicio doméstico y lo complejos que pueden volverse los controles en esa actividad.


El año pasado la Igtss realizó 1.784 inspecciones sobre servicio doméstico. La gran mayoría fue en Montevideo. Pero todas las visitas permitieron establecer un diagnóstico. "De cada cinco casas que se visitan, solamente abren la puerta en una. Es una característica particular que tiene el servicio doméstico, es distinto a otros rubros. En un sector industrial, por ejemplo, es muy raro encontrar una fábrica cerrada al momento de la inspección", dijo Rey a El Observador.

Según datos del Banco de Previsión Social (BPS) a diciembre de 2016 había registradas 73.788 personas como cotizantes por actividad de servicio doméstico. Sin embargo, la encuesta del INE evidencia que el sector doméstico generó empleo —en el último año móvil cerrado a marzo—para unos 113 mil trabajadores en todo el país. A pesar de esa brecha, los números no dejan de ser favorables. "En los últimos 15 años se pasó de 40 mil trabajadores (registrados) a las 73 mil de la actualidad. De tener a la mayoría de las trabajadoras en el informalismo a tener a la mayoría en la seguridad social", indicó Rey. La informalidad y las condiciones de trabajo son temas que preocupan a empleadores y trabajadores del sector doméstico.

En abril hubo elecciones en el Sindicato Único de Trabajadores Domésticos (SUTD). Por dos votos triunfó la lista 1908 que representa a las empleadas del interior, entre un total de 350 habilitadas para votar, aunque participaron menos. La nueva presidenta es Laura Rivero, que vive y trabaja en Melo, Cerro Largo (ver nota en página siguiente). Pudo asumir el cargo en junio porque a pesar del bajo nivel de votación y de afiliación, la elección se tornó complicada y hasta hubo un intento de impugnar el triunfo de la lista ganadora. En diálogo con El Observador, Rivero indicó que la realidad de las empleadas domésticas del interior es bastante diferente que en Montevideo.

"Sucede mucho en el interior que los patrones llevan a la empleada a trabajar a cambio de casa y comida y si la persona no tiene adónde ir se aferra mucho a eso. Hay casos de mujeres que llevan años trabajando sin cobrar", denunció. A pesar de que el sindicato lleva años de conformado, todavía le falta camino por recorrer. Por ejemplo, las representantes de los trabajadores no tienen fueros sindicales. "No cobramos nada por estar en el sindicato y si faltamos al trabajo se nos descuenta el día", explicó Rivero.
Una de sus aspiraciones es que las empleadas domésticas estudien además de trabajar. "Hay trabajadoras jóvenes y no tan jóvenes que quieren terminar sus estudios y sería un gran logro que pudiéramos avanzar en ese tema con la nueva directiva del sindicato", expresó.

En 2008 se conformó en los Consejos de Salarios el grupo 21, correspondiente a servicio doméstico y en ese ámbito se llevan firmados cuatro convenios colectivos. La representación de los empleadores está a cargo de la Liga de Amas de Casa.

Otro de los objetivos del sindicato es que para la próxima ronda de negociación en 2019 se puedan establecer categorías dentro del servicio doméstico.
"En el servicio doméstico la trabajadora va a la casa y hace todo tipo de trabajo. La contratan para limpiar, pero después termina haciendo de niñera o cuidando a una persona mayor", ejemplificó Rivero.
Por eso, es que el sindicato pretende que se establezcan las categorías y para intentarlo le planteará al Instituto Cuesta Duarte del PIT-CNT que le brinde cursos de negociación colectiva.

Desde el 1° de julio el salario mínimo nominal en el sector es de $ 15.611, por 44 horas semanales y 25 jornales al mes. Ese salario equivale a $ 82 por hora.

La presidenta de la Liga de Amas de Casa, Mabel Lorenzo, señaló a El Observador que la formalización de las trabajadoras domésticas "es una de las principales banderas" que tiene la institución desde 2008.
Indicó que en la Liga funciona un consultorio jurídico laboral para que los empleadores del sector realicen consultas.

"A todas las personas que llegan lo primero que se les dice es que el paso inicial que deben dar es el de la formalización (de los trabajadores)", señaló.
Agregó que una de las aspiraciones de la organización es que exista un "contrato por escrito" donde queden establecidas todas las obligaciones y los derechos de cada una de las partes.
"Eso va a racionalizar mucho más las cosas. La relación laboral en el servicio doméstico es compleja y además diferente al resto, porque el escenario es la casa de cada uno; eso no tiene comparación con otros sectores", explicó.

Para Lorenzo, los empleados deben sentir que cumplen funciones en un lugar "donde sientan que están protegidos como trabajadores". A su vez, que "los empleadores sepan llevar adelante la relación del mejor modo, para el bien de todos y sin sentirse invadidos", añadió.
"Dimos a luz un nuevo movimiento, porque nunca hubo en el país una mesa de negociación de servicio doméstico", concluyó Lorenzo.

Fondo social

En el último convenio colectivo que se firmó entre la Liga de Amas de Casa y el sindicato en abril del año pasado se estableció la creación de un fondo social para el servicio doméstico.
El acuerdo señala que las organizaciones de trabajadores y empleadores crean un fondo social voluntario de administración bipartita con el objetivo de fomentar el desarrollo de ambas organizaciones y también de promover centros de atención para las personas vinculadas al sector.

El fondo se financiará con un aporte mensual de los empleadores y trabajadores del sector que volcarán en total 0,06% del salario nominal del trabajador, correspondiendo 0,03% a cada parte.
Se acordó también que tanto los empleadores como los trabajadores pueden negarse a efectuar el aporte. Lorenzo informó que desde hace más de un año el aporte está siendo retenido por el BPS, pero todavía el fondo social no pudo implementarse. "Aparecieron algunos aspectos en los que se está trabajando. Cuando se pueda tener el fondo ya hay una cantidad de proyectos para manejar. Eso va a significar un avance muy importante para poder organizar temas en conjunto", dijo la presidenta de la Liga de Amas de Casa.

Por último, señaló que uno de los objetivos del fondo es realizar campañas de capacitación para trabajadores y empleadores del servicio doméstico.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...