Rugby > RUGBY

Teros pasaron por arriba a Fiji Warriors y demostraron que el salto de calidad es real

Le ganaron 29-10 y picaron en punta en el torneo con Argentina XV

Tiempo de lectura: -'

05 de junio de 2018 a las 17:41

Sobre los 70 minutos la imagen iba quedando clara: otra vez Los Teros ratificaban que han subido un escalón competitivo. Luego de cuatro derrotas en dos años por un promedio de 20 puntos ante Fiji Warriors, ahora superaban al mismo rival en todos los aspectos de juego.

El final del partido confirmó la victoria, que es muy importante en ese plan que se ha trazado la selección uruguaya desde hace un tiempo: acostumbrarse a ganar y no conformarse con derrotas cortas. Además lo hizo por 19 puntos, para corroborar que lo de ahora es otra cosa, es una evolución clara respecto a los años anteriores.

Pero aún más importante que el 29-10 final fue la forma: imponiendo condiciones físicas ante un rival con más centímetros y kilos, sometiéndolo en el duelo uno a uno, golpeándolo hasta vencerlo psicológicamente, presionándolo arriba hasta ahogarlo, llevándolo hacia atrás con el scrum. Y además, siendo práctico: con una cancha embarrada, con lluvia y viento, la tarde obligaba a ser cuadradito y efectivo. Y ese Uruguay, al que muchas veces se lo ha criticado por no tener un plan B y por apostar a un juego de pura dinámica, mostró otro librero: usó el pie de gran forma -Berchesi fue desnivelante- apostó a las formaciones fijas y al juego corto cuando fue necesario, y mostró que su libro de juego tiene varios capítulos a los cuales recurrir cuando se requiere.

No era tarde para lujos y se notó: luego de un arranque 0-7 abajo (line perdido, ataque veloz de Fiji y tres tackles errados para el try abajo de los palos) el equipo se recuperó y fue a campo rival a mostrar todas esas virtudes. Y el try del empate llegó a los pocos minutos, casi un calco respecto al partido con Canadá: intercepción de Vilaseca y corrida del Fatiga hasta abajo de los palos. No fue casualidad, ni colectiva ni individual: un equipo que presiona arriba tiene más chances de interceptar pelotas, y un jugador con la lectura táctica del centro de Old Boys suele estar en el lugar indicado en el momento justo.

Luego de eso Uruguay profundizó su intención de dominar desde lo físico, de apostar al doble tackle, de frustrar a un rival al que le gusta jugar pero que cuando tiene que defender pierde la paciencia. Y así empezar a brotar los penales: cinco de Berchesi, con la virtud de casi un 100% de acierto a los palos en una tarde con clima difícil, para distanciarse 22-10 y, en la hora, otro try de pelota recuperada de Vilaseca para el 29-10.

Uruguay está en otra etapa en lo mental, en el juego, en el físico: para eso es fundamental el trabajo que se viene haciendo hace años, con el impulso extra de los últimos meses en los cuales se contrató a 15 jugadores para entrenar diariamente. Ahora vendrá Italia Emergente (que perdió en el debut con Argentina XV 19-8), buscando el siguiente objetivo: retener la Nations Cup, que sería otra ratificación del camino que se está recorriendo.

Uruguay tiene un objetivo: vencer en el Mundial 2019 a Georgia o Fiji. Parece un objetivo lejano (el del sábado era el segundo equipo) pero si algo ha hecho este equipo en estos años es subir escalones y cumplir objetivos que tiempo atrás parecían imposibles (el mayor ejemplo de eso es la clasificación directa venciendo a Canadá). Lo del sábado, es otra muestra de que lo que este equipo se propone, lo cumple.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...