Nacional > TOLEDO

Lo fueron a robar, mató a ladrón pero también murió; alcalde del MPP manifiesta por seguridad

"Vivimos con el corazón en la boca", dicen los vecinos de la localidad canaria

Tiempo de lectura: -'

15 de octubre de 2018 a las 13:19

Los vecinos de Toledo, pero sobre todo aquellos que conocían a Juan Brum, el comerciante asesinado el sábado a la noche por una banda de delincuentes que pretendían asaltar su comercio, están conmovidos con la tragedia y se concentrarán a las 16 en el kilómetro 23.300 de la Ruta 6 para reclamar, una vez más, mayor seguridad. “Estamos todos muy chocados”, dijo a El Observador el alcalde frenteamplista de Toledo, Álvaro Gómez.

Cuando entraron tres delincuentes al local de Brum, ubicado en la plaza de la localidad canaria, el hombre de 61 años trató de defenderse: apuntó a uno de ellos con un revólver y lo mató de un disparo en la cabeza. Pero él también recibió un disparo en el pecho, y murió tendido en su negocio mientras le decía a su esposa –que había corrido hasta la escena cuando escuchó los disparos–que se tirara al suelo.

“Es tan espantoso todo: había una niña de 10 años, su nieta, que presenció las cosas y eso no se lo saca más, al igual que el problema psicológico con el que quedó su familia, que está destrozada”, dijo Alejandro Ruiz, referente vecinal de la comunidad Ciudades Unidas. Este movimiento ciudadano congrega a varia delegaciones de localidades de Canelones para luchar contra la inseguridad, y  es quien coordina la movilización de esta tarde.

Ruiz, que tiene una carnicería a pocas cuadras del comercio donde ocurrieron las muertes, era también amigo de la víctima y cuenta que los clientes que compartía con Brum lloran al recordarlo. “Era muy querido por todos”, lamentó.

Las autoridades están tras las pistas de lo que se presume que es una banda de cuatro integrantes, pero se encuentran con la dificultad de la falta de testigos para interrogar. A la policía no le consta que haya habido una niña que presenció los disparos que pueda reconocer a los atacantes.

“Vivimos con el corazón en la boca.  Nos morimos de los nervios. ¿Hasta cuándo seguirán pasando estas cosas, hasta que el pueblo un día explote?”, se preguntó Ruiz.

El alcalde Gómez, integrante del Movimiento de Participación Popular (MPP), sostuvo que la inseguridad es un problema humano, “más allá de las banderas políticas”, y que acompañará a los vecinos esta tarde cuando se manifiesten. “Quien más sufre de todo esto es la clase trabajadora, que es la que está más expuesta y vulnerable a este tipo de delitos”, dijo Gómez, y agregó: “La responsabilidad es de todos; gobernantes y ciudadanos”.

Gómez también se refirió al fenómeno del “corrimiento del delito” que se produjo en Canelones, luego de que en Montevideo se instalaran varias cámaras de seguridad del Ministerio del Interior. En ese sentido, el acalde espera que el sistema de video-vigilancia llegue pronto a Toledo y se instale en “puntos estratégicos”, de entrada y salida de la localidad.

El corrimiento, no obstante, es un fenómeno que para el alcalde también se genera a escala en Toledo: luego de que la policía reforzara el patrullaje en el centro, el delito se desplazó hacia la periferia.

Apoyo

Dos días antes de este homicidio, en una zona conocida como Tierra de Campeones, también en Canelones, a 31 kilómetros de Toledo, otro comerciante actuó ante el asalto a su negocio –una estación de servicio–, y mató al asaltante. Cuando huía con el dinero, tomó una escopeta y le disparó. El viernes, cuando fue citado por la Fiscalía de Canelones como indagado por este homicidio, fue acompañado por un grupo de decenas de ciudadanos que apoyaban su accionar.

"Él tiene que estar libre porque es un ciudadano honorable, una persona de bien. Él optó por hacer eso porque era su vida o la del malandro”, declaró una vecina a la televisión. “Vine para apoyarlo a él porque esto le puede pasar a cualquiera", sostuvo otro de los manifestantes. 

 A fines de julio, nuevamente en Canelones, hubo otro caso de justicia por mano propia. Un grupo de vecinos de Casarino ayudó a la policía a detener a un hombre que había asaltado a una pollería, y ante la pasividad policial, lo insultaron, lo hundieron en una cañada y lo golpearopn con tanta violencia que quedó internado. Parte de las vejaciones quedaron registradas en un video que se difundió en las redes sociales.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...