18 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
31 de mayo 2022 - 5:04hs

 

La pandemia fue un momento de crisis para empresas de los más variados rubros, pero también incentivó a las personas a impulsar sus propios emprendimientos. Tal fue el caso de tres hermanos de la región pampeana de Argentina. Alejandro, Juan y Pablo Rapallini —que trabajaban en una empresa agropecuaria—, fundaron una  empresa familiar dedicada a fabricar un instrumento para la parrilla que permite asar brochettes sin la necesidad de pinchar los ingredientes.

Con una inversión inicial de 110.000 pesos argentinos (menos de US$ 1.000), La Brochetera ingresó al mercado argentino en octubre de 2020, y desde entonces no paró de crecer. "Estábamos convencidos de que iba a ser exitoso porque hicimos una investigación de mercado previo a lanzarlo y no existía algo así", dijo Alejandro Rapallini a Café & Negocios.

Más noticias

Empezaron a comercializar el producto entre conocidos y, más adelante, optaron por una estrategia de marketing digital que les permitiera ampliar el espectro de clientes. Así, la empresa se convirtió en un caso de éxito con 600 brocheteras vendidas mensualmente en Argentina. Los precios de los productos promedian los 4600 pesos argentinos ($1.500); van desde 2.500 pesos argentinos ($ 825) la brochetera clásica, hasta 6.800 pesos argentinos ($ 2.250) la XXL enlozada.

La aceptación en el mercado le permitió a los emprendedores crecer en todo el país. Si bien la casa matriz está en la Capital Federal, hacen envíos a todas las provincias y también trabajan con mayoristas, minoristas y a consignación. Esto incluso los impulsó a proyectarse fuera de las fronteras de su país.

La Brochetera llegó a Uruguay en agosto de 2021 a través de un empresario amigo que decidió comercializar el producto. "Le hicimos un primer envío de 60 brocheteras para hacer una prueba y a los 10 días yo no tenía más", contó Rapallini. A medida que pasaron los meses, continuaron los envíos —cada vez con mayor cantidad de productos—, y hace un mes pisaron con fuerza en el territorio uruguayo: vendieron 350 brocheteras.

"Va a crecer mucho el negocio en Uruguay", afirmó el cofundador de La Brochetera, Alejandro Rapallini.

La idea de La Brochetera

“Somos fanáticos del asado y pensar una solución para que usar la parrilla pueda ser sencillo y variado (incluso para vegetarianos) fue lo que nos motivó”, explican los hermanos. Un domingo en pandemia hablaban de cómo las personas vegetarianas a veces quedan excluidas de los asados, y pensaron en crear un accesorio en el que se puedan asar verduras de manera sencilla para volver a convocar a todos alrededor de la parrilla.

Con eso en mente, diseñaron el producto y luego lo hicieron realidad con la ayuda de un herrero. "Fue un proceso de prueba y error hasta que surgió el producto al que hoy llamamos brochetera clásica", explicó Rapallini. 

Los tres hermanos coinciden en la importancia de la perseverancia a la hora de emprender: “Cuando se tiene una idea, hay que tratar de desarrollarla y concretarla. Al principio todo cuesta pero si se va perfeccionando la idea, se logran buenos resultados”.

Los emprendedores fueron probando distintas opciones en cuanto al tamaño del canasto y el largo del mango hasta lograr tener tres opciones de brocheteras para parrilla. Empezaron con la medida clásica, después lanzamos la XL y la XXL, todo de hierro. Además, hace un año lanzaron las brocheteras enlozadas en todos los tamaños.

Mirando hacia el futuro

De cara al futuro, Rapallini dijo a Café & Negocios que tanto él como sus hermanos quieren seguir creciendo en Uruguay. "Tenemos grandes expectativas tanto en el país como en el resto de Sudamérica", concluyó.

Temas:

Café y Negocios La Brochetera argentina Uruguay Asado

Seguí leyendo

Te Puede Interesar