Fútbol > ENTREVISTA

Ubriaco: “Ese concepto de que patean la puerta de los jueces y logran lo que quieren, no existe”

A los 43 años dejó el referato y seis meses después asumió como director del departamento arbitral de la AUF; le puso su impronta, peleó por el respeto al juez y a los 48, tras cumplir un ciclo, se retira

Tiempo de lectura: -'

10 de mayo de 2020 a las 05:00

¿Qué es lo más difícil que van a tener que afrontar los árbitros en la vuelta a la actividad?
Entrar en ritmo de un partido. Físicamente los árbitros mantienen un nivel, conceptualmente también porque están repasando, pero lo más complejo es recuperar el ritmo, porque se pierde la intensidad del juego, y el tiempo en que lo recuperan es muy diferente en cada caso. Es igual que los jugadores, cuando se dice que están faltos de distancia. A su manera, a los árbitros les pasa lo mismo.

¿Tienen protocolo acerca de cómo será la vuelta?
Aún no. Todavía no hay nada definido sobre la fecha de regreso. Debemos tener un poco más de paciencia.

¿Qué apoyo psicológico reciben?
Tenemos un departamento psicológico que está a disposición de todos los árbitros. Además, por intermedio del Colegio (de Árbitros) se les envió a todos materiales para que tengan a mano para quienes lo requieran, y también está a la orden departamento psicológico, físico y médico para colaborar, evacuar consultas y para poder superar estos momentos.

Estos días que han servido para reflexionar en muchos aspectos, ¿analizó cuánto cambió el arbitraje en Uruguay en estos cuatro años que lleva al frente de la actividad de los jueces en la AUF?
El punto de partida en todo esto es que el arbitraje en Uruguay tiene un buen nivel, por más que a veces lo discuten y procuran desprestigiarlo. Los porcentajes de aquellos partidos que no salieron bien está dentro de lo razonable y esperable para cada torneo. En ninguna parte del mundo existe que todos los partidos se desarrollan sin errores arbitrales. Por esa razón, existe conformidad sobre el trabajo en este período, con errores que reconocimos y que forman parte del juego. Si bien le dije que el arbitraje está en un buen nivel, también entiendo que debemos seguir mejorando y estar a la altura porque el torneo uruguayo tiene mucha demanda y nadie permite errores arbitrales. Debemos estar concentrados y errar lo mínimo posible, porque si bien el error forma parte del juego en Uruguay no es aceptado de esa forma.

"Es un lugar difícil para trabajar (al frente del arbitraje) porque normalmente no se puede trabajar con mucha tranquilidad, pero no por la mayoría, sino por unos pocos, a los que cuento con los dedos de la mano que hacen declaraciones explosivas contra los árbitros y que no permiten que se trabaje con calma. Están permanentemente presionando indebidamente el objetivo de conseguir beneficios deportivos, que lógicamente no consiguen. Los primeros responsables de eso son los dirigentes que no cumplen con lo que marcan las disposiciones de la AUF. Está establecido que no pueden hacer declaraciones y terminado el partido algunos dirigentes son los primeros en salir a hablar de los árbitros. Y acá entra la AUF que no hace cumplir a rajatabla ese reglamento y tiene su responsabilidad en todo esto. Entonces cada uno se siente libre de hacer lo que quiere. Aunque el fútbol es pasional, deberían cambiar, porque no le hace bien al fútbol”.
 

Los clubes buscan jugadores a los 9 años, ¿cómo hacen la captación de talentos para generar  árbitros para la próxima década?
En el arbitraje no se utiliza el recurso del cazatalentos, porque cada dos años, cuando se realizan inscripción para los cursos, se llenan los cupos y queda gente afuera. 

¿Cuántas personas participan en los cursos?
Depende de lo que se necesite o se proyecte en ese momento. Se hace un curso que dura dos años que incluye entre 40 y 60 aspirantes.

¿Qué se necesita para apuntalar el crecimiento de los árbitros uruguayos? ¿Qué requieren para mejorar?
Un complejo de entrenamiento para los árbitros, que venimos pidiendo desde hace mucho tiempo. La AUF hizo esfuerzos para mejorar desde lo económico y en la infraestructura, pero hace falta un complejo para que los árbitros puedan tener opciones de desarrollar entrenamientos prácticos y teóricos. Hay muchas federaciones que ya tienen su complejo para los árbitros, lo que les brinda un plus en la preparación. En Uruguay, actualmente los árbitros entrenan en el Complejo de la AUF. Esto será por un tiempo, después se verá. Es muy importante entender que es necesario, que los árbitros necesitan de espacios para lograr más entrenamientos en canchas, sesiones prácticas y teóricas. ¿Por qué? Porque ese trabajo va a posibilitar que los árbitros mejoren. Entendámonos bien: tener un complejo para mejorar la preparación no quiere decir que con todo esto los árbitros van a hacer desaparecer los errores en sus actuaciones, no, porque es imposible, por más que sea la aspiración de algunos. Así como todos los actores que tiene el fútbol se equivocan, los árbitros también pueden equivocarse, aunque no se entienda así.

¿Cree que el árbitro debe ser profesional, como el futbolista?
Sería lo ideal, porque podría dedicar más horas a prepararse. Insisto en que por quedar sometido a un régimen profesional no va a asegurar 100% de efectivdad, pero va a mejorar su preparación y estará mejor preparado para todo.
Hasta el año pasado, los árbitros entrenaban en el Nasazzi y hacíamos todo lo posible para brindar lo mejor a los árbitros en la preparación, pero llegaba la época del invierno, cuando llueve un mes entero y no se puede utilizar la cancha, y no se puede entrenar. ¿Cómo es posible entonces que después les exijan a los árbitros que sean infalibles? No va de la mano lo que le dan para entrenar, con lo que exigen luego, ¿verdad? Y lo traslado a tu escenario: Si a ustedes, los periodistas, les dan más recursos, ¿tendrán más crecimiento? Deberían lograrlo. No es lo mismo trabajar con dificultades que con todos los medios.

También la preparación de los árbitros fue mejorando su entorno. Cuando se inició el arbitraje, hace 25 años, no existían las condiciones que tienen actualmente.
Sin dudas. Cuando comencé en el arbitraje no había prácticamente recursos. Ni siquiera una remera para arbitrar. Eso mejoró muchísimo, a través de las negociaciones de AUDAF con la AUF. Actualmente, cuando un árbitro se recibe, le entregan su equipamiento para empezar y tiene el beneficio de partidas por entrenamiento. Lo único que se mantiene desde aquella época es que se paga un viático por partido. También la infraestructura que tienen para entrenar es mejor, porque la AUF hizo esfuerzos para incrementar prestaciones, pero no es suficiente por las necesidades para mejorar la preparación. Hoy tenés 80 árbitros que trabajan en una cancha. Por eso insisto en la importancia de la disponibilidad de recursos. Se supone que en algún momento va a mejorar todo esto, y eso va a permitir brindar más condiciones para mejorar. Y, en definitiva, esto va a permitir que mejore el fútbol, porque el árbitro forma parte del espectáculo, en el servicio que presta desde su lugar. De todas formas, la parte más importante siguen siendo los jugadores y los entrenadores.

La AUF tiene 180 árbitros, ¿son suficientes, necesitan más?
Por el momento se cubren los partidos. En los últimos tiempos aumentó la cantidad de partidos en formativas y en femenino, creció la demanda de árbitros y se necesitan más para cumplir las designaciones, pero por el momento nos estamos adaptando a esta realidad. Hay que ser muy claros en cuanto a que no sobran árbitros, y si se avanza en el proyecto de fútbol femenino de agregar más categorías, habrá que contratar más, porque en juveniles algunos dirigen entre cuatro y seis partidos por fin de semana.

¿Es mucho?
Sí. Lo ideal es que hagan dos o tres partidos porque harían una mejor calidad de partidos, no arriesgarían lesionarse. Hoy no es un proyecto que esté arriba de la mesa, pero sin dudas, en un futuro lo ideal será aumentar la cantidad de árbitros.

¿Es tan difícil instrumentarlo?
Sí, es difícil, porque habría que pensar en una reestructura general. Una reestructura que tiene que incluir un complejo para entrenar.

Entonces, ¿qué se requiere para dar ese paso de multiplicar los árbitros? ¿Es un tema político?
No. Para nada. No es político. Antes de dar ese paso hay que lograr el complejo para los árbitros. Después si se podrá pensar en una reestructura en el entendido que el árbitro pueda tener mejor calidad de partidos. Esto que sucede hoy, de dirigir cuatro, cinco o seis partidos también sucedía en mi época, porque también hacíamos cinco partidos en el fin de semana, pero si árbitro dirige a las 9, a las 11 y a las 13, es difícil que en el tercer partido logre una gran concentración y esté 100% físicamente. Por algo los futbolistas que juegan a las 9 no están a las 13. Desde ese lugar sería bueno replantear un poco el sistema para que le den garantía a mejor calidad de arbitraje en juveniles, que es una etapa importante de experiencia. Igual, es importante que se entienda: esto que digo son cuestiones profundas que requieren debate y una fórmula que no es sencilla, y que necesitan otros pasos antes, como generar el complejo de entrenamiento.

Si le piden que resuman en una frase qué cambió en la preparación de los árbitros en estos cuatro años, diría que…
Se hicieron muchas cosas. Se comenzó a trabajar más la parte práctica, con 20 a 30 entrenamientos prácticos por año, que no es un asunto menor. Intentamos mejorar en aspectos teóricos. Se hicieron 11 cursos de FIFA, por ejemplo, en los últimos años hubo cursos para jóvenes talentos de árbitros de juveniles que imparte FIFA.

Cuando se encuentra con críticas despiadadas al arbitraje, ¿qué piensa?
Que nada me sorprende en el ambiente del fútbol, porque lamentablemente, como decís, en el fútbol es así. Pretenden generar presiones indebidas, se realizan acusaciones sin ninguna prueba. Entonces, desde nuestro lugar lo que hemos tratado fue generar confianza y credibilidad en el arbitraje. En eso trabajamos todos los días, pero entiendo que tenemos que seguir sumando todos desde cada lugar para tratar de revertir este escenario que muchas veces se vive y para que se entiendan los errores de los árbitros como parte del juego. En ese cambio que necesitamos tienen mucho que ver ustedes los periodistas y los dirigentes, que muchas veces no dicen lo que tienen que decir o veces brindan mensajes que no son los correctos.
Sin dudas que en estos años intentamos mejorar el arbitraje y reducir al mínimo los errores, pero hay errores. Es inevitable errar. Te cuento esto, porque creo que sirve para entender en qué lugar están los árbitros: hace poco leía una entrevista que le realizaron a un golero de Uruguay, que tiene gran futuro, que se refirió a un error que cometió en un partido. Su fallo no se le adjudica más que a un error, un error que forma parte del juego y frente a esas situaciones los futbolistas no quedan bajo sospecha, pero si quien se equivoca es el árbitro entonces sí quedará bajo sospecha. Por eso considero que tenemos que entender que esto no puede seguir recorriendo ese camino. Los jueces se equivocan, como se equivocan todos, y entendemos que es parte del juego porque debemos tratar de limpiar el fútbol, salvarlo y no atacarlo con acusaciones infundadas que le hacen mucho daño.

En los últimos años comenzó a cambiar el foco. Desde una parte de la prensa se empezó a humanizar la gestión del árbitro. 
Sí, por eso digo. La responsabilidad de meter al fútbol en un buen camino depende de lo que esté pasando en el fútbol y de lo que se transmita, de los mensajes que se den. Si bien han intentado entender un poco más el arbitraje, hay algunos sectores que siguen poniendo el arbitraje en la mesa y en el centro de la escena para generar polémica, y eso no le hace bien al fútbol. Y después hay otras personas que no utilizan el arbitraje desde lo deportivo sino para generar presiones políticas o por las internas de sus clubes. Lamentablemente, ese escenario es tomado como parte del juego y no le hace bien al fútbol. Y siempre insisto en lo mismo: Aceptamos los errores de los jueces, pero de allí a hablar de otras cosas, de poner en duda la honestidad de las personas y generar una película que no existe, para intentar sacar ventaja de la confusión, no es saludable. 

"Los grandes son los que más presionan a los arbitrajes, y esa particularidad no es exclusiva de Uruguay, pero lo que sucede es que lo está tomado como algo natural lo que hacen, y no puede ser así. Porque la línea de trabajo para los árbitros en estos cuatro años fue la misma, la misma que me enseñaron a mi cuando dirigía: no hay equipo grande ni chico, no hay equipo de Montevideo o del interior, no hay equipo rojo ni verde. Acá lo que único que tenemos que hacer es brindar justicia y tenemos que hacer lo correcto por encima de lo conveniente. Ese es el mensaje. Nunca hubo un sistema en contra de nada. Nunca hubo premeditación. Existen errores, pero nada más que eso. Esa es la verdad de la historia”
 

¿Existe deshonestidad en el arbitraje?
No, no hay deshonestidad en el arbitraje. Eso es mentira. Por algo dicen que hablarían, y no pueden hablar porque no existen esas pruebas que sospechosamente intentan hacer ver. Es muy difícil moverse en un ambiente en el que cualquiera puede decir cualquier cosa y en el que todos piensan que tienen derecho a hacer acusaciones. Hay que tener cuidado, hay que respetar. En los últimos tiempos sucedió que la gente se atribuye decir cualquier cosa, no pasa nada y lamentablemente en el ambiente se toma como algo natural.

¿Qué fue lo peor que en estos cuatro años en la AUF al frente del arbitraje?
En particular, nada. Lo único que me hace ruido, por lo que generan, son esas acusaciones que me resbalan a esta altura, pero que afecta a quienes te rodean. A mí, no me influyen en ninguna de las decisiones que tomo. Sé lo que hago, cómo lo hago, sé quien soy y todos me conocen. Y es así. Pero, no somos de piedra, somos seres humanos y a veces no es cómodo escuchar cualquiera de las barbaridades que dicen. Porque se está utilizando al arbitraje con un fin que no tiene nada que ver con el deporte. No es justo que suceda así. Y no es cuestión de un club u otro. Hace un tiempo era un equipo, luego otro, y ahora uno diferente. Va cambiando. No hablo de un club en particular, sino que se turnan para desprestigiar el arbitraje y alimentan el concepto de que hay que patear la puerta para que las cosas salgan bien. Los campeonatos los ganan y pierden los jugadores y los técnicos, con o sin errores de los árbitros. Es así. No le des más vueltas. Los árbitros no ganan ni pierden campeonatos. Y ese concepto que vamos a patear la puerta y logran lo que quieren, no existe, y algunos quieren vender que eso existe, que es posible. No es así y es un asunto de los vendedores de esas cosas que tiene el fútbol que hay que cambiar.  

“Si era por presiones, me debía haber ido en noviembre”

¿Le gustaría seguir en la AUF?
No. Ya está decidido. No voy a continuar. Seguiré por un tiempo más, hasta que se normalice toda esta situación, porque no me iría ahora. Pero ya está. Y en este momento resalto el apoyo que me dio el Ejecutivo, el anterior y el actual. Se cumplió una etapa, que trasciende a estos cuatro años, son 40 años en el fútbol, desde que empecé a jugar con 8 años, hasta ahora, con muchos años en el arbitraje.
¿Tienen que ver las presiones políticas?
No. Son muchos años en el fútbol. No tiene nada que ver con presiones políticas ni situaciones puntuales. Esto ya lo había pensado el año pasado, y me quedé porque recién cambiaba el gobierno de AUF, pero le dije a Alonso que me quedaba un año más y me iba. Si era por un tema de presiones políticas me tendría que haber ido en noviembre del año pasado. Pero quedó claro que el fútbol no funciona así, aunque le quieran hacer creer a la gente que es así. No funciona pateando puertas. Aunque algunos crean que pateando puertas se logra todo, te aseguro que no es así y por eso quiero reconocer la labor del Ejecutivo, porque el año pasado se mantuvo firme y confió en esta estructura de arbitrajes. En esta estructura que fue la que promovió que las finales se jugaran con VAR, y esta misma estructura que si no hubiera sucedido esta pandemia avanzábamos porque la idea era sumar más partidos con VAR esta temporada. En febrero hicimos una reunión con FIFA y para 2020 estaban proyectados, ocho o 10 partidos con VAR, en 2021 más, y en 2022 todo el campeonato con la tecnología. Qué más tranquilidad que esa pueden tener todos. Avanzábamos hacia eso, pero ahora, con esta crisis sanitaria cambió el escenario.
REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...