Rugby > RUGBY

Esta vez no alcanzó la garra: Los Teros perdieron un partido loco

Uruguay perdió 30-28 ante Namibia; lo remontó en la hora pero lo perdió en la última; de todos modos siguen líderes de la Nations Cup y si le ganan a Argentina XV serán campeones

Tiempo de lectura: -'

10 de junio de 2019 a las 01:43

Dolió, claro que dolió. Porque fue pasada la hora, porque estaba perdido y porque pasó a estar ganando, pero se terminó escurriendo de las manos en la jugada final. Pero sobre todo, porque Los Teros nos habían acostumbrado en los últimos tiempos a que, de alguna manera, terminaban solucionando casi cualquier problema en el que se metían. Con juego arrollador algunas noches, con garra y corazón en otras. 

¿Hace cuanto que Los Teros no pierden un partido en el que eran favoritos? Se puede argumentar la Pacific 2018 ante Samoa, aunque oficialmente jugaban como Uruguay XV. O Rosario en agosto de 2018, aunque no pasaba de ser un amistoso preparatorio. Más para atrás hay que remontarse muchísimo, a España o Alemania en noviembre de 2017, antes que empezara la impresionante levantada de los dos últimos años.

La del domingo tendría que haber sido una de esas victorias heroicas, logradas sin jugar bien pero con el convencimiento de un grupo acostumbrado a levantar situaciones difíciles, como la victoria en la hora ante Canadá en la Américas 2019. Quizás la diferencia esa vez es que Uruguay cometió una catarata de errores, tantos que no le alcanzó para remontarlo cuando más o menos se aplacó.

Y duele también porque como el equipo siempre está dando prueba, la derrota cuesta un puesto en el ranking mundial, perdiendo 1,75 puntos y cayendo del 16 al 17, a manos de Samoa. También porque es la primera victoria de Namibia ante un rival mundialista desde 2010, o la tercera desde 1995.

Pero también es un buen momento para que el equipo se redescubra. Los Teros encontraron un bache en una autopista que los llevaba a 130 kilómetros por hora, mostrando cosas que nunca había mostrado antes, como el juego total del partido ante EEUU en Seattle o el dominio físico ante Rusia el martes pasado. 

Todo sigue allí, al alcance, aunque ahora con el desafío y oportunidad de crecer a partir de una derrota, de buscar respuestas a un partido malo. El contexto no podía ser mejor: Argentina XV la semana que viene, buscando una victoria que asegure el tricampeonato de la Nations Cup.

Mal arranque

La derrota se escribió en unos malos primeros 30 minutos, en los que el equipo no apareció en cancha, y fue dominado por el rival. No es nuevo: ya ocurrió en otras oportunidades que tras un gran esfuerzo (EEUU en Seattle y luego Brasil, Canada en Vancouver y luego en el Charrúa) los dirigidos por Meneses sienten el desgaste y al partido siguiente no pueden repetir. Ahora, con la dificultad extra de solo cinco días entre uno y otro encuentro.

Hasta los 30 minutos Uruguay fue dominado en el contacto, sufrió en el maul y hasta en el scrum defensivo, ante un rival que frente a Argentina la había pasado mal en esa formación fija. Pero además, no tuvo obtención en el line, y cada posesión que tuvo fue lenta, sin envión, y dominado en el punto de encuentro. Todo eso sumado a una enorme cuenta de penales, un paso atrás respecto a la disciplina mostrada en los últimos tiempos.

Ese arranque costó 17 puntos. Y es más, el primer try de Namibia se demoró bastante, primero por una sucesión de penales en el maul defensivo que le costaron a Uruguay una amarilla a  Kessler. Pero también porque allí los africanos desnudaron su pobreza de ideas. Finalmente, tras un scrum en 5 yardas, su octavo Jaco Venter -la figura del partido- se levantó y apoyó, para luego ampliar a los 26, otra vez por Venter, en una jugada en la que generaba el desequilibrio por el centro de la cancha para luego jugar hacia afuera.

Con el 17-0 reaccionó Uruguay. Por primera vez tuvo posesión de calidad desde el line, y enganchó el juego que necesitaba. No era posible un juego vertical y penetrante, de dominación física como ante Rusia, pero en cambio sí de ganar el primer contacto y después darle circulación y velocidad a la pelota, lo que generó un quiebre por afuera de Freitas y el pase en el contacto a Vilaseca para poner el 17-7. Había ventaja para Namibia pero Uruguay encontraba el camino y pasaba a sentirse más cómodo en el contacto.


Los africanos ampliaron con un penal de movida en el segundo tiempo 20-7, pero Uruguay había encontrado el camino: ganar el punto de encuentro, mucho más actividad en el suelo para lograr rucks rápidos, y buena conducción entre Ormarchea y Cat. Así llegó el segundo try cuando el 10 jugó una ventaja de penal con un gran rastrón para que Vilaseca apoyara e 20-14 a los 44’.

Los Teros tuvieron el partido en los siguientes 15 minutos, en los que dominaron campo y pelota. Pero a diferencia de muchas otras tardes, perdonaron. Se perdieron cuatro ocasiones dentro de las 22 rivales por errores de manejo, hasta que la última dio pie a una contra de toda la cancha y un desprolijo try luego que Freitas pescara en las 5 propias pero la pelota saliera hacia atrás sin que nadie pudiera controlarla y un africano la apoyara en el ingoal: 27-14 a los 61 y otra vez el partido muy cuesta arriba.

Pero si algo no puede reprochársele a Uruguay esta tarde es que lo buscó por todos lados. Sin claridad pero con actitud, lo que trajo, tras varias fases de pick and go, el try de Manuel Ardao. Los Teros ya habían pasado a dominar le scrum con el ingreso de Juan Echeverría, y eso les daba el dominio del juego.

Y fueron otra vez. Jugando con la desesperación del partido, con algo de desprolijidad, pero quebrando a Namibia: Ganó la ventaja Ormaechea, luego Inciarte y finalmente Kessler apoyó contra la bandera. La conversión de Favaro,esquinadísima, fue perfecta, y con 3 minutos por jugar Los Teros pasaban 28-27.

Faltaron 30 segundos para cerrarlo, pero en vez de eso aparecieron otra vez los errores que costaron caro todo el partido. Uruguay quiso cerrarlo con el pick and gol, pero un penal de Namibia los 79:30 dio un premio que era un castigo. Penal, line, pelota perdida y luego dos costosos penales: uno en campo rival por tacklear sin los hombros y uno en campo propio por tackle alto para una lejana patada que dio vuelta el tanteador. Un resumen de lo peor de Uruguay, en la obtención en la hilera y en la gran cantidad de penales que cometió.

Se perdió y fue un llamado de atención. Hay revancha el sábado que viene con la definición ante Argentina XV. Un triunfo será levantar el tricampeonato y dejar atrás esta mala tarde. El grupo, ese que ha logrado lo imposible una y otra vez, lo merece. Pero habrá que tener claro los errores de esta tarde para que tener claro que, a este nivel cuestan victorias.

Cómo sigue

A primera hora Argentina cayó sorpresivamente con Rusia 48-40, por lo que Uruguay quedó como único lider con 7 puntos, seguido por Argentina y Rusia con 6 y Namibia con 4. El sábado juegan Rusia-Namibia a las 15:30 y Uruguay-Argentina  a las 18. Si Uruguay gana será campeón de la Nations.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...