19 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
23 de marzo 2023 - 14:28hs

Fuerzas policiales llevaron a cabo distintos procedimientos de búsqueda relacionados con el grupo Reichsbürger, de extrema derecha, en ocho estados alemanes y en la vecina Suiza.

En una de las redadas, en la ciudad de Reutlingen, en el estado de Baden-Württemberg, un policía resultó herido en un tiroteo con miembros del grupo que, según las investigaciones llevadas a cabo, estaba planeando un golpe de Estado contra el gobierno alemán.

El ministro de Justicia Marco Buschmann tuiteó que se habían registrado 20 propiedades y destacó el peligro que representan los miembros armados del grupo extremista.

Más noticias

"Un oficial de Policía recibió un disparo. Eso demuestra cuán peligrosas son estas misiones. Las autoridades están obligadas a desarmar a los miembros del Reichsbürger", dijo Buschmann.

Se cree que el disparo fue realizado por un hombre que no figuraba como sospechoso, y fue detenido después del breve tiroteo. No se informó que se hubieran realizado más arrestos durante las otras redadas.

Los procedimientos de este miércoles estaban destinados a la detención de cinco sospechosos que se cree son miembros activos de la organización en las ciudades de Munich y Chemnitz, la región de Hannover y Suiza.

También se allanaron los domicilios de otras 14 personas que no estaban catalogadas como sospechosas.

En diciembre habían sido detenidos un total de 25 sospechosos de pertenecer al Reichbürger en distintas redadas bajo la acusación de intentar derrocar al Estado alemán. Los investigadores creen que la red terrorista se extiende por diversos puntos del país y que indudablemente se realizarían más arrestos.

El grupo ya había comenzado extensos preparativos, incluida la planificación de estructuras administrativas, la adquisición de equipos, la implementación de entrenamiento de tiro y el reclutamiento de nuevos miembros. El grupo también parece haber tenido varias áreas especializadas para diferentes tareas, como Justicia, Relaciones Exteriores y Salud.

Algunos de los miembros del grupo habían servido en el ejército alemán en el pasado y tenían la tarea de formar las llamadas compañías de seguridad nacional en la organización.

El complot terrorista específico supuestamente se organizó en torno a los preparativos para llevar a cabo un ataque armado contra el edificio del parlamento alemán (el Reichstag).

El movimiento Reichsbürger consiste en un conjunto difuso de grupos que no reconocen la autoridad del Estado alemán y niegan la existencia de la República Federal de Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial. Creen que el Estado actual no es más que una construcción administrativa aún ocupada por las potencias occidentales, los Estados Unidos, Reino Unido y Francia. Para ellos, el Imperio alemán fundado en 1871 todavía existe, al igual que las fronteras de Alemania anteriores a la Segunda Guerra Mundial.

Un número significativo de los autoproclamados "Reichsbürger" (que significa “Ciudadanos del Reich” en castellano) son proclives a la violencia para lograr restablecer el Reich histórico y consideran ilegales a las autoridades de la República Federal.

Uno de los presuntos cabecillas del aparente intento de golpe, ahora bajo custodia, es “Heinrich XIII”, que usa el título de Príncipe Reuss de Greiz. Se cree que el hombre, de 71 años, oriundo del estado de Hesse, presidió el comité central del grupo con el objetivo de convertirse en un futuro jefe de estado en caso de un golpe triunfante.

Entrevistado por la agencia de noticias alemana DW, Tobias Ginsburg, quien escribió un libro de 2018 basado en varios meses que pasó encubierto entre Reichsbürger y otros extremistas alemanes, dijo que la represión de las autoridades fue "demasiado tarde y demasiado poca", y que esto se demostraba por el hecho de que muchos miembros sospechosos son personas con recursos, a menudo con trabajos importantes.

"Estas personas arrestadas ahora no son como neonazis marginales, tontos o teóricos de la conspiración", dijo Ginsburg. "Estos son policías o miembros del ejército alemán. Gente normal que cree en esas ideas fascistas de extrema derecha".

Dijo también que era difícil resumir las características del grupo o sus creencias, sobre todo porque era engañoso pensar en una sola organización. Según Ginsburg, son mezcla de teorías de conspiración y resentimientos que se remontan a 1945 y que habían ganado más o menos fuerza en algunos sectores de la sociedad alemana.

En última instancia, en su opinión, el grupo se basa en la idea de que el Estado alemán moderno no es "un Estado real, no es legítimo, sino simplemente una construcción malvada, algo siniestro hecho por 'la judería vengativa', hecho por 'esos malvados Aliados’ después de 1945".

Por su parte, el veterano político socialdemócrata Ralf Stegner dijo que tal vez el grupo podía describirse a la vez como “un montón de locos de derecha” y “una organización terrorista peligrosa”.

Destacó que hace 100 años, después del fallido putsch de la cervecería de Munich, nadie había podido imaginar que el joven Adolf Hitler, encarcelado después del fracaso inicial de su movimiento, estaría al frente del país una década después.

“Es mejor ser cauteloso”, dijo. Y agregó que no había que fiarse por el aspecto normal y pacífico de las personas, aludiendo al buen nivel económico y ocupaciones bien pagas de varios de los sospechosos del Reichsbürger.

(Con información de agencias)

Seguí leyendo

Te Puede Interesar