Nacional > Parlamento

Un senador quiso renunciar a cobrar su sueldo y no lo dejaron

Sebastián Da Silva donará lo que cobró como suplente a una escuela rural 

Tiempo de lectura: -'

07 de abril de 2019 a las 05:00

A principios de febrero del año pasado, el Senado aprobó la devolución del IVA para productores de sectores arroceros, lácteos y hortifrutícola días después de los reclamos de Un solo Uruguay en Durazno. Las manos de todos los senadores se levantaron para darle el visto bueno a ese proyecto de ley que envió el Poder Ejecutivo, entre ellas la del nacionalista Sebastián Da Silva, que estaba ocupando la banca de Javier García como su suplente. 

Da Silva aprovechó la discusión del proyecto para anunciar que iba a dejar de cobrar su sueldo como senador suplente para que hubiera un “ahorro simbólico en el Estado”. Cada día que entra a la Cámara de Senadores a suplir a García cobra $ 9.000 y pidió dejar de percibir ese salario. Pasó más de un año de aquel día y en cada nueva sesión que debía ocupar la banca de García, enviaba una carta a la Secretaría del Senado en la que expresaba que renunciaba a su jornal. 

Sin embargo, la intención de no cobrar pese a ir a las sesiones que suplía no fue suficiente. Este martes, Da Silva recibió una nota en la que la Secretaría de la cámara alta le informaba que estaba prohibido que dejara de percibir su salario, informó el senador suplente en un comunicado. A su vez, se le pedía que indicara una cuenta corriente de un banco para que le depositaran el dinero generado desde febrero de 2018 a los primeros días de abril de este año, agregó Da Silva al ser consultado en El Observador. La Secretaría del Senado argumentó que era imposible que renunciara a su salario porque así lo establece la Constitución. 

El dirigente de la lista 40 calcula que concurrió a más de diez sesiones, por lo que cree que tiene un ahorro de unos $ 100 mil a los que pretende renunciar. 

La manera que encontró de hacerlo fue comprometiéndose a donar ese dinero a la escuela rural 70 de Lavalleja. “Habíamos hecho un programa de radio donde denunciábamos el cierre de una escuela rural. Contábamos la historia de que por ese cierre una señora tenía que hacer 160 kilómetros por día para llevar a sus dos nenas a la escuela. Antes de que me llamara la secretaría para decirme que no podía renunciar a mi salario, me dijeron que reabrieron. A los 20 minutos me llaman del Senado y decidí donar la plata a esa escuela. De esa manera me aseguro que nunca más la vuelvan a cerrar”, contó.

La escuela elegida 

La escuela 70 de Lavalleja tiene tres alumnos, uno en primero, otro en cuarto y otro en sexto. Carlos García es su maestro y como vive en Valentines, a 100 kilómetros de su lugar de trabajo, no son pocas las semanas en las que la escuela se transforma en su casa provisoria. 

“Tengo que ir hasta Batlle y Ordóñez y tomar un ómnibus hasta la escuela, es la única forma que tengo de llegar”, contó en una entrevista con radio Montecarlo.

La distancia y los trasbordos en ómnibus lo obligan a que muchas veces deba irse de su casa el lunes, tomarse el ómnibus que lo deja a las 8 de la mañana, y volver el viernes a estar con su familia. Eso sucede más que nada en invierno, cuando el mal tiempo le hace casi imposible ir en moto hasta Batlle y Ordóñez. La lluvia y el mal tiempo hacen de las carreteras en las que anda se transformen en lodo. 

 “Los maestros rurales somos muy vocacionales. La mayoría estamos solos en el medio del campo. Pero cuesta estar alejado una semana entera de la casa”, dijo en esa entrevista.

Cuando Da Silva se enteró de que la escuela volvía a funcionar, ya que estaba en Lavalleja, fue hasta ahí y le contó al maestro lo que iba a hacer. García le mostró cómo está el edificio y que tienen una huerta a la que le sobra marrón y le falta verde. Al ver el estado de la escuela y esa huerta moribunda, Da Silva se convenció de que era el mejor destino que le podía dar al dinero. “Me gustaría poder ver crecer de nuevo a esa huerta”, sostuvo.  

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...