Nacional > Exjerarcas

Una movida que sacó a Sendic del foco y obligó a los blancos a actuar rápido y firme

Luis Lacalle Pou condenó con dureza lo sucedido, que podía afectar la imagen de su sector

Tiempo de lectura: -'

23 de marzo de 2018 a las 05:00

La semana comenzó con un sacudón político: a casi dos años de que cuatro partidos de la oposición denunciaran ante la Justicia de Crimen Organizado presuntas irregularidades en ANCAP, el fiscal Luis Pacheco resolvió pedir el procesamiento sin prisión de nueve exjerarcas, entre ellos el del expresidente del ente y exvicepresidente de la República, Raúl Sendic. Además de acusarlo de haber cometido abuso de funciones en varias operaciones de ANCAP, Pacheco pidió a la jueza Beatriz Larrieu que le impute reiterados delitos de peculado por el uso de las tarjetas corporativas del ente para compras personales. Sendic gastó $ 538.973 y US$ 38.325 entre 2010 y 2013.En ese mismo período, todo el directorio gastó $1.675.851 y US$121.381

Parecía que nada podía robarle el protagonismo a la noticia que desde la oposición y el oficialismo esperaban desde hacía bastante tiempo, sin saber que ese sería el resultado.

Pero este jueves, una movida oficialista hizo que los ojos de la opinión pública dejaran de mirar a Sendic y los otros exjerarcas de ANCAP y se posaran en el pasado reciente que todavía les duele a los uruguayos. El semanario Búsqueda divulgó un informe realizado por legisladores oficialistas en base a información que habían solicitado al Banco República (BROU) que indica que entre 2000 y 2005, los exdirectores blancos y colorados usaron unas 400 veces las tarjetas corporativas del organismo y gastaron un total de US$ 21 mil. La información fue recibida por el Frente Amplio a fines de octubre pero demoró casi seis meses en hacerse pública.

Apenas había comenzado el jueves cuando los periodistas Sergio Silvestre y Gabriel Pereyra del informativo de radio Sarandí llamaron al exdirector blanco Pablo García Pintos para que explicara sus gastos. Al preguntarle a qué había destinado adelantos de dinero que figuran en el informe, el exjerarca respondió que era para hacer aportes al Partido Nacional.

Pablo García Pintos
Pablo García Pintos en 1993, cuando era secretario de Presidencia en el período de Lacalle
Pablo García Pintos en 1993, cuando era secretario de Presidencia en el período de Lacalle

La reacción de los líderes nacionalistas no se hizo esperar. El senador y líder de Alianza Nacional, Jorge Larrañaga, escribió: "Tarjetas corporativas del BROU: que se investigue todo lo que haya que investigar".

Minutos antes el senador y líder del sector Todos, Luis Lacalle Pou, manifestó en su cuenta de Twitter que "clara y serenamente" se debe "ser firme con las conductas desviadas, sean donde sean". "No podemos ser duros con los otros si no actuamos en consecuencia con los nuestros", escribió".

La rapidez en pronunciarse sobre el caso era, por lo menos, esperable. El sector herrerista del Partido Nacional, al que pertenece el senador que quiere ganarle la presidencia al Frente Amplio en las elecciones de 2019, es el que puede verse más golpeado por los dichos de García Pintos, pese a que hace años que no está vinculado a la actividad política.

García Pintos no solo fue director blanco del BROU cuando Luis Alberto Lacalle Herrera presidió el directorio del Partido Nacional, sino que mientras el padre de Lacalle Pou fue presidente de la República (1990-1994), fue secretario de Presidencia.

Lea también: Exdirector del BROU sacó efectivo para uso propio con tarjeta corporativa en lo peor de 2002

Si bien Lacalle Pou nunca tuvo una relación cercana con García Pintos –sino todo lo contrario, según fuentes cercanas al precandidato- debía salir a condenar lo sucedido por una simple razón: fue uno de los denunciantes en una causa judicial por la que se pidió un procesamiento por el mal uso de tarjetas corporativas y debía medir este caso con la misma vara. Incluso, allegados al líder de Todos comentaron a El Observador que la mejor señal sería que fuera expulsado del Partido Nacional.

El senador Álvaro Delgado, del sector de Lacalle Pou, indicó a El Observador que la situación es "una barbaridad" y "totalmente condenable". Si nosotros criticamos el uso de dineros públicos de otros...Esto va más allá de los partidos políticos. Corresponde ser muy duro", dijo.

En la misma línea, la senadora Verónica Alonso manifestó en su cuenta de Twitter que se debe "ser muy firmes con estas actitudes sin importar el partido político". "En este tiempo que se generaliza a 'todos los políticos' esto tira por la borda a los que hacemos el trabajo con honestidad y compromiso".

Medidas más allá de su gravedad

Partido Nacional casa

Esas opiniones no se alejan en absoluto de la declaración que este jueves sacó de forma urgente el directorio nacionalista. No solamente rechazaron "enfáticamente las declaraciones de García Pintos" y afirmaron desconocer "el origen de los aportes por él realizados en su condición de director del BROU, a los que estaba obligado por la Carta Orgánica del Partido". También convocaron de urgencia a la Comisión de Ética para que analice sus gastos y los de Carlos Rodríguez Labruna.

El directorio "adoptará las medidas que al caso correspondan, sin reparar en la gravedad que las mismas revistan", indicaron en el comunicado.

Ambos reconocieron en entrevistas radiales que habían hecho gastos con las tarjetas corporativas para regalos de casamientos. Rodríguez Labruna afirmó en declaraciones al programa Así nos va de radio Carve que regalaba para casamientos porque eran "de personas vinculadas a la institución". Algo muy similar había dicho minutos antes García Pintos en radio Sarandí.

Lea también: Directores del BROU blancos y colorados gastaron US$ 21 mil en compras personales con tarjetas corporativas entre 2000 y 2005

De acuerdo al reporte del Frente Amplio, quien más gastó fue García Pintos, con un monto de US$ 12.029 en 181 transacciones. Entre ellas hay una registrada en Tejidos Zapotecos, una casa en México a la que ingresó durante una estadía en el año 2000. El siguiente en gastos es Rodríguez Labruna, quien utilizó su tarjeta corporativa 134 veces por cuestiones personales y por un total de US$ 6.259.

Los otros dos exdirectores, Milka Barbato y Daniel Cairo, eran colorados y gastaron US$ 785 y US$ 1997 respectivamente. El secretario general del Partido Colorado, Adrián Peña, ya solicitó a la Comisión de Ética de su partido que analice ambos casos, pese a que ninguno de los dos sigue adherido a esa colectividad política.

¿Y a nivel judicial?

La Fiscalía investigará si los exdirectores blancos y colorados del Banco República incurrieron en algún delito que no haya prescrito al usar para gastos personales las tarjetas corporativas de la institución entre el 2000 y el 2005. El fiscal de Corte, Jorge Díaz, envió este jueves de tarde al fiscal de Delitos Económicos, Enrique Rodríguez, el audio de la entrevista que le realizaron en radio Sarandí los periodistas Gabriel Pereyra y Sergio Silvestre al exjerarca blanco Pablo García Pintos.

Embed





REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...