Opinión > EDITORIAL

Vieja humorada hecha realidad

Tiempo de lectura: -'

22 de enero de 2020 a las 05:02

La frase “todo el mundo habla del clima, pero nadie hace nada al respecto”, atribuida a una humorada del escritor Mark Twain en el siglo XIX, hoy es un enorme reto para un mundo en el que es mucho más veloz el daño provocado por el calentamiento global que las acciones de los gobernantes de la mayoría de los países –desarrollados o no– , algunos de los cuales niegan el daño del aumento inédito de la temperatura de la Tierra e incluso la propia responsabilidad de la humanidad en la tragedia ambiental del presente.

El cambio climático es una amenaza real a la vida de comunidades enteras, golpea estilos de vida e interpela modos de producción propios de la era industrial.

Según los últimos trabajos académicos, realizados por científicos de países industrializados, difundidos parcialmente esta semana, las emisiones de CO2 podrían hacer subir la temperatura hasta 4 ºC y 5 ºC.

Es por eso comprensible que de la Encuesta de Percepción de Riesgos Globales, realizada en el marco del Foro de Davos, que comenzó ayer, las cinco primeras preocupaciones de los responsables de empresa para los próximos 10 años están todas vinculadas al cambio climático, en particular, a los hechos meteorológicos extremos y la incapacidad de los gobiernos y de las empresas para prevenirlos.

Están en cuestión modelos de desarrollo influyentes para el desenvolvimiento de la economía, y que contribuyeron a la mejora de la calidad de la vida de la humanidad, pero que provocaron un declive ambiental con el potencial de socavar los logros obtenidos.

Diversas noticias recientes nos muestran la gravedad del problema. Incendios en Australia con más de 10 millones de hectáreas consumidas, 29 personas muertas así como cientos de millones de animales. Los glaciares de los Pirineos han entrado en una inevitable agonía y podrían desaparecer en los próximos 30 años. Los habitantes de Sarajevo, Pristina, Belgrado y Skopie apenas pueden respirar por una espesa bruma tóxica, alimentada en parte por el uso de carbón y leña. Unos 45 millones de personas  están amenazados por el hambre en países del sur de África como consecuencia de desastres naturales. Alrededor de 1 millón de aves marinas del Pacífico norte murieron durante una ola de calor en la temporada 2015-2016. Estudios revelan que en 60 años  podrían desaparecer los glaciares de la región del Hindú Kush y del Himalaya, que nutren los grandes ríos de Asia y con ello se perdería el agua que es vital para este continente.

Es evidente que el mundo necesita proyectar nuevos modelos de desarrollo ante un cambio climático que todo lo trastorna y de consecuencias económicas negativas para todo el mundo.

Aunque hay que reconocer que se están haciendo esfuerzos en el sentido de lograr una economía más sustentable, los grandes líderes son omisos o están fracasando en la necesaria tarea en conjunto.

El papa Francisco cuestionó la semana pasada a los gobernantes del mundo por la débil respuesta ante los problemas derivados del calentamiento global.

El hecho de que la activista sueca Greta Thunberg, de 17 años, sea hoy la voz de la conciencia acerca del deterioro ambiental habla por sí solo del cuestionamiento de Francisco al pobre papel de los líderes en un asunto crucial.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...