19 de mayo 2024
10 de abril 2024 - 4:00hs

¿Te encuentras con el jardín lleno de pozos que tu perro ha excavado? No te preocupes, ¡hay soluciones efectivas para este problema! Existen entrenamientos especiales para tu mascota  para que este accionar, natural de estos animales domésticos, deje de ocurrir.

En este artículo, te mostraremos la forma definitiva de educar a tu mascota para que deje de hacer pozos, mejorando así vuestra convivencia y protegiendo tu jardín. Descubre cómo puedes lograrlo a través de métodos aprobados por expertos en comportamiento animal.

Entrena a tu mascota: esta es la forma definitiva para evitar que tu perro haga pozos

Cavar es un comportamiento instintivo en los perros, influenciado por varios factores, incluida su educación y necesidades individuales. Algunos perros tienen una predisposición natural a esta actividad, mientras que otros pueden nunca mostrar interés sin el estímulo adecuado. Entender la causa subyacente es esencial para abordar este comportamiento de manera efectiva.

Más noticias

Un Establecer rutinas consistentes de ejercicio y juego puede ayudar a gestionar la energía del perro y reducir la necesidad de cavar.

La necesidad de cavar puede originarse por diversas razones:

  • Esconder objetos valiosos.
  • Buscar frescura durante el calor.
  • Encontrar un lugar cómodo para descansar.
  • Escapar de su entorno.
  • Aliviar el miedo o la ansiedad.
  • Perseguir a presas potenciales.
  • Diversión, especialmente en razas con instintos de caza desarrollados.


Si el cavar es ocasional, restringir el acceso al jardín y aumentar la compañía y estímulos puede disuadir este comportamiento. En casos donde la necesidad de cavar es más fuerte, crear un área designada para que tu perro pueda satisfacer este impulso sin causar daños es una solución viable. Es fundamental elegir una zona adecuada, alejada de plantas y raíces, y prepararla para que sea atractiva y segura para tu perro.


Al designar un espacio para cavar, enterrar juguetes o premios puede motivar a tu perro a usar exclusivamente esa área. Demostrar cómo cavar y recompensar el desenterrar objetos fomentará la repetición de este comportamiento en el lugar deseado. El refuerzo positivo mediante elogios y premios es crucial para asegurar el éxito de esta estrategia.

Limitar el acceso a otras áreas del jardín durante el periodo de adaptación es importante. Pueden ser útiles las barreras físicas. Con tiempo y consistencia, tu perro aprenderá a limitar su comportamiento de cavar al área designada, permitiendo que ambos disfruten de un espacio exterior sin daños.

Unsplash Proporcionar un espacio designado para cavar puede satisfacer el instinto natural del perro sin dañar el jardín.

Recomendaciones para entrenar a tu mascota y proteger tu jardín de pozos

Para garantizar el bienestar de tu mascota y el cuidado de tu jardín, es fundamental abordar el comportamiento de cavar de forma proactiva. Aquí te dejamos algunas recomendaciones finales:

  • Observa a tu perro: identifica las razones detrás de su comportamiento de cavar para aplicar la solución más adecuada.
  • Incrementa la actividad física: los paseos diarios y el juego activo pueden reducir el aburrimiento y, por ende, la necesidad de cavar.
  • Crea un espacio seguro para cavar: si tu perro necesita cavar, proporciónale un área designada en el jardín donde pueda hacerlo sin riesgos.
  • Usa reforzamiento positivo: premia a tu perro cuando utilice el área designada para cavar, reforzando así el comportamiento deseado.
  • Mantén seguras las zonas prohibidas: usa barreras físicas o disuasivos naturales para proteger áreas del jardín donde no quieras que tu perro cave.
  • Consulta con un profesional: si el comportamiento persiste o resulta problemático, considera la ayuda de un adiestrador canino profesional.
Temas:

Perros mascotas Animales

Seguí leyendo

Más noticias

Más noticias