Nacional > Negociaciones

¿Qué camino tiene el Frente Amplio si quiere que la reforma de la caja militar prospere?

El oficialismo ya definió que deberá negociar con la oposición 

Tiempo de lectura: -'

26 de septiembre de 2018 a las 10:34

Los diputados del Frente Amplio resolvieron este martes que comenzarán a negociar con los legisladores de la oposición en procura de obtener el voto 50 para aprobar la reforma de la caja militar, un proyecto al cual se opone en forma intransigente Darío Pérez, el representante rebelde del oficialismo. 

En la última reunión de coordinación de la bancada frenteamplista que tuvo lugar este martes, se analizaron las propuestas de Pérez que, según supo El Observador, implican un costo adicional de US$ 20,2 millones anuales a Rentas Generales, si se compara con el cálculo efectuado en el texto concebido tal como vino de la Cámara de Senadores a fines de agosto. Y si bien hubo un acercamiento con el sector del diputado rebelde, Liga Federal, en torno a unos pocos puntos -de los al menos 15 artículos a modificar que había presentado Pérez la semana pasada-, la bancada del oficialismo definió que se "comenzará a intercambiar en forma oficial con todos los actores políticos dentro del Parlamento", dijo a El Observador el diputado Felipe Carballo, uno de los coordinadores del Frente Amplio encargados de las negociaciones.

En la coalición de izquierda están molestos con Pérez y su sector porque no manifestaron sus discrepancias en la comisión bicameral que analizó el tema durante casi cinco meses. En ese ámbito fue que se zurcieron las diferentes posturas dentro del oficialismo y se llegó finalmente a un texto de consenso. Fue recién cuando el proyecto pasó del Senado a Diputados, cuando el rebelde anunció que no votaría.

En la Liga Federal admiten que la fuerza política tiene razón cuando le reclama al sector no haber comunicado antes su postura pero, por otra parte, son conscientes de que en la comisión bicameral no hubieran podido hacer valer su posición de la misma forma, según explicaron a El Observador dirigentes de la agrupación.

El pasado viernes, en la Mesa Política, varios sectores recriminaron la actitud de Liga Federal a su delegado, José Maldonado, quien se defendió argumentando que si el FA hubiera reformado la caja militar cuando tomó el poder en 2005, el país no tendría hoy un déficit fiscal tan elevado, según relataron participantes del encuentro. Maldonado añadió que en ese escenario contrafáctico se podría haber implementado una reforma sin afectar “derechos adquiridos” de los militares en actividad.

Los más pobres

Uno de los aspectos con los que el sector está menos dispuesto transar, y dar así el único voto que le falta al FA para aprobar en la cámara baja la reforma, son aquellos cambios que afectarán en mayor medida a la población más pobre, que es la tropa. Por ejemplo, Pérez propone que queden por fuera de la reforma todos aquellos militares que ya hayan acumulado 10 años de servicios -y no 20, como propone el gobierno-, y cinco para los soldados, cabos, sargentos y suboficiales. También considera necesario que aquellos heridos en acción que no puedan seguir en activad, cobren un retiro calculado según el mes inmediatamente anterior a su jubilación, y no basado en los últimos seis meses, tal como lo establece el texto que defiende el oficialismo. 

En este sentido, Carballo señaló que el FA presentó una solución para "salvaguardar que los soldados y oficiales tengan las condiciones para jubilarse en tiempo y forma". Este es uno de los puntos más polémicos, que le costó una sanción de 30 días de arresto a rigor al comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, por sostener que la propuesta original obliga a que aquellos que ingresan con más de 26 años se retirarán obligatoriamente a los 48, sin ningún retiro, ya que no habrán acumulado los 20 años de servicios que impondrá la nueva ley si no se modifica.  

Por último, en las nueve hojas de propuestas que presentó la Liga Federal, también se argumenta a favor de la creación de un mejor acceso al sistema de los servicios bonificados para los más vulnerables dentro de las Fuerzas Armadas (FFAA): mientras que el proyecto aprobado en el Senado establece que el personal de las FFAA podrá bonificar seis años por cada cinco de prestación efectiva, Pérez propuso extenderlo a siete años por cada cinco en el caso de los rangos más bajos.

A su vez, el diputado planteó extender el beneficio para las mujeres previsto en el artículo 44, que establece que tendrán derecho a computar un año adicional de servicios por cada hijo nacido vivo o por cada hijo que hayan adoptado (siempre que sea menor) con un máximo de cinco años. Pérez también sugiere añadir, entre los motivos de bonificación, la adopción de hijos con discapacidad.

En diálogo con Montevideo Portal, el diputado rebelde exhortó a los integrantes de su partido político y al presidente del Frente Amplio, Javier Miranda, a que debatieran con él usando aumentos ideológicos: "¿Desde cuándo la izquierda se dedica a joder a los pobres? Que me contesten con argumentos sobre lo que yo digo sobre que esto embroma a los más chicos", apuntó.

Los plazos que manejan los legisladores para aprobar este proyecto en Diputados, luego de que sea debatido en la Comisión de Hacienda integrada con seguridad Social, y con la colaboración d la Comisión de Defensa, refieren a que la discusión deberá saldarse y aprobarse en la sesión de la cámara baja antes de noviembre.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.