Agro > ENTREVISTA / GEDEAO SILVEIRA PEREIRA

“Tenemos que avanzar como un bloque económico y no como países independientes”

El presidente de Farsul dijo que los cuatros países del Mercosur, reunidos, tienen la agricultura más grande del mundo

Tiempo de lectura: -'

22 de septiembre de 2018 a las 05:00

En el marco de la 113ª Exposición Internacional de Ganadería y Muestra Internacional Agro Industrial y Comercial, se llevó a cabo una nueva instancia de reunión del Consejo Directivo de la Farm, además del encuentro del Foro Mercosur de la Carne (FMC). Gedeão Silveira Pereira, presidente de la Federación de Agricultura de Río Grande del Sur (Farsul) habló con El Observador, entre otras cosas, sobre los temas que más importan hoy a la Farm y al FMC.

¿Cuáles fueron los principales asuntos considerados la reunión de la Federación de Asociaciones Rurales del Mercosur (FARM) realizada en la Expo Prado, en la que participó como presidente de la Federación de Agricultura de Río Grande del Sur (Farsul)? 

Tuvimos varios temas. El principal, por supuesto, fue el de las negociaciones del Mercosur con la Comunidad Económica Europea, lo que no ha seguido adelante como a nosotros nos gustaría. Estamos con varios problemas con estos mercados, pero nos parece que nos sirvió, a los cuatro países (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay) para prepararnos para trabajar de aquí en adelante con los otros bloques, como Canadá y Corea del Sur, que son los dos primeros que ya empezaron a charlar con nosotros. La idea es que en el Mercosur tenemos que avanzar como un bloque económico y no como países independientes, porque ya no somos más independientes, sino que somos un bloque y entonces tenemos que trabajar no tanto intra bloque, sino que para afuera del bloque. Esta es una mentalidad que instauramos en el grupo FARM y que la estamos trabajando con una mirada hacia el futuro. Ahora tenemos una misión muy importante, en la que vamos a llevar los temas de la leche y de las frutas a China y Malasia en el mes de noviembre. En principio vamos a ir Argentina y Brasil e invitamos a Uruguay para que también nos acompañe, porque los lácteos para este país son sumamente importantes. Tenemos que pensar y medir nuestros productos para afuera del bloque. Otro tema, como siempre, fue el de la erradicación de la vacuna contra la fiebre aftosa, porque Brasil quiere dejar de vacunar y eso está trayendo mucha preocupación al bloque, a los otros tres países. Es algo que va ocurrir en los próximos dos o tres años. Lo estamos discutiendo para ver cómo se plantea mejor el tema, porque nos parece que Brasil va seguir firme en su posición. También se trabajó en el diálogo Brasil-Argentina. Estamos tratando de establecer que este diálogo, para las próximas reuniones del bloque, no sea entre Brasil y Argentina, porque justamente aspiramos a que la gente se junte para trabajar hacia el exterior y no intra bloque. 

¿Cómo observa al agro uruguayo en la actualidad? 
El agro uruguayo siempre fue muy bueno, principalmente su genética. Es un país muy ganadero, mucho más que agrícola. Es la característica del país que tiene una genética de punta, principalmente por sus razas británicas, tanto Angus como Hereford. Las grandes agriculturas del Mercosur, así como también las grandes industrias, son Brasil y Argentina. Por su parte, Paraguay y Uruguay también son socios del Mercosur, de menor tamaño, pero muy importantes en la postura. Esto es muy fácil de verlo por sus productos de calidad. Si algún miembro del Mercosur tiene más calidad que otro, se aprovecha el mercado porque el otro vende al mercado interno y lo suple en lo que pueda vender afuera. 

¿Con qué ojos ve el mundo al Mercosur? 
El bloque Mercosur es algo muy nuevo. Internamente estamos pensando en trabajar como bloque, es una posición que siempre se ha priorizado, tanto en el Foro Mercosur de la Carne como también en la FARM, la posición de que es un bloque nuevo. El tema de los bloques en el mercado internacional también es un tema nuevo. El mundo nos ve como suplidores de alimentos. Si reunimos a los cuatro países, creo que tenemos la mayor agricultura del mundo: Estados Unidos, la Comunidad Económica Europea, la agricultura China y el Mercosur, que en soja es el primero. El mundo nos mira como futuros suplidores de alimentos. Es nuestra capacidad, es nuestra finalidad y en este camino el bloque tiene que seguir.  

¿En qué situación está el productor agropecuario brasilero? 
Brasil es un país continental, por lo que es muy difícil hacer un análisis del país como un todo porque, por ejemplo, en el noroeste la producción es chica y el productor no está bien. El centro de Brasil tiene problemas muy graves de infraestructura, aunque produzca mucho, sobre todo soja y maíz. El sur tiene productores más diversificados donde están los pollos, los cerdos, los vacunos, el arroz y la soja, es otro tipo de productor. Cada parte del país tiene una situación muy distinta a la otra. En este momento, la carne vacuna en Brasil no tiene un valor muy bueno, está un poco bajo, posiblemente por el tema cambiario o por la incertidumbre política. Recordemos que en el mes de octubre tenemos una elección presidencial. Son variables que al empresariado brasilero no le causa ningún tipo de diversión y se está a la espera del nuevo escenario que surja. Por otro lado, se tiene algún endeudamiento del agro, pero no es algo de todo el país, es muy regional, más por tema climático que por otra cosa. Por ejemplo, la seca le pegó mal a la soja en el sur, pero en el norte se cosechó muy bien.   

¿Cómo se observan las negociaciones con Europa? 
Están muy complicadas. Muy lentas, no se ha progresado casi nada y creo que van a terminar así. No va surgir nada nuevo. Europa está con sus exigencias, nosotros con las nuestras, nadie afloja ni para un lado ni para el otro y parece que van a quedar en un impase. 

¿Es optimista sobre un acuerdo a corto plazo?
No. Vamos a tratar de trabajar en lo que el bloque del Mercosur necesita más allá que Europa.

¿Cuál es su opinión sobre la posibilidad de que Brasil deje de vacunar contra la fiebre aftosa? 
Brasil está con un programa de sacar la vacuna contra la fiebre aftosa y quedar libre sin vacunación. No es fácil, porque Brasil, además de ser un país continental, tiene una diversidad de regiones muy grande y muchas fronteras. Parece que quieren dejar de vacunar por el norte, porque tiene la selva amazónica que los protege de Venezuela y Colombia. Venezuela está con problemas y las inmigraciones nos preocupan mucho. Parece que estamos empezando a tratar de cambiar el tema para los estados del sur, porque Río Grande del Sur, Santa Catarina y Paraná están más bien protegidos por la vacunación de Paraguay, Argentina y Uruguay, aunque es un tema que aún estamos discutiendo. Santa Catarina está libre de fiebre aftosa desde hace 17 años sin vacunación, eso demuestra que nosotros no tenemos actividad viral y eso es sumamente importante para los estados del sur. A nuestros productores no les gustaría no dejar de vacunar. La presión es por parte de la gente de los cerdos y de los pollos, porque sin vacunar podrían llegar a mercados que hoy no pueden llegar. Santa Catarina hoy está en algunos mercados que Paraná y Río Grande del Sur no. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.