¿Una foto es de mejor calidad si la cámara tiene más megapíxeles? Un mito para desterrar

Los 8 o 10 megapíxeles de la mayoría de las cámaras réflex son suficientes para las ampliaciones más comunes

Tiempo de lectura: -'

27 de abril de 2018 a las 05:00

Ocho, 10, 12 o 23 megapíxeles... Desde que la fotografía digital se popularizó, cada año los fabricantes de smartphones y cámaras aumentan la cantidad de megapíxeles prometiendo mayor calidad de imagen. Y los compradores asumen que, cuanto mayor sea el número, mejor. Pero no. Quizá esto tenía sentido hace 10 años, pero ahora las cosas son distintas. Es otro mito tecnológico que hay que desterrar.

Cuadraditos

El megapíxel es una medida de tamaño (equivale a 1 millón de píxeles) e indica la resolución de las imágenes. Los píxeles son esos cuadraditos pequeños que se aprecian al ampliar mucho una imagen. Si la cámara tiene 15 megapíxeles significa que las fotos están formadas por 15 millones de esos cuadraditos diminutos.

La resolución afecta al tamaño de la imagen, no a su calidad. Los 8 o 10 megapíxeles de la mayoría de las cámaras réflex son suficientes para las ampliaciones más comunes. Si no va a poner su foto en un mural, da lo mismo que tenga 12 o 20.

La media de megapíxeles en las cámaras de smartphones de gama alta ronda los 16 megapíxeles. Tanto la cámara principal del iPhone X como la del Galaxy S9 es de 12 megapíxeles.
Lo más importante

Hoy tienen mucha más importancia otros aspectos, como la apertura del lente (la cantidad de luz que captura), el estabilizador óptico, el autofoco a través de láser, la calidad del sensor, el tamaño de los píxeles que captura, la existencia de una doble cámara, entre otros.

El sensor es un chip formado por millones de semiconductores de silicio; cada uno de estos semiconductores corresponde a cada uno de los píxeles de la fotografía. Cada píxel tiene tres fotodiodos o fotositos asociados, uno para cada color primario. Eso significa que si dos cámaras tienen los mismos megapíxeles de capacidad, pero el sensor de una es mayor que el de la otra, también serán mayores los semiconductores o fotodiodos. El resultado es una mayor sensibilidad a la hora de digitalizar la realidad.

Además, los lentes son las principales responsables de conducir la luz hasta el sensor fotográfico, por lo que contar con unos lentes con buena calidad óptica resulta imprescindible para conseguir imágenes con mejor definición y colores más precisos.

Comentarios