Cargando...

Agro > Déficit hídrico

A pesar de la asistencia del gobierno, lloverá poco y el campo se complica

El Poder Ejecutivo activará el Fondo de Emergencia Agropecuaria poniendo a disposición US$ 8 millones para unos 5.400 productores familiares 

Tiempo de lectura: -'

10 de marzo de 2020 a las 10:45

El Poder Ejecutivo resolvió declarar este lunes la emergencia agropecuaria por la sequía que afecta a cinco departamentos, ubicados sobre todo en el sur del país. Los departamentos afectados son Montevideo, Canelones, parte de Lavalleja, San José y Maldonado.

A pesar de que se esperan lluvias durante los próximos días, difícilmente el volumen de las precipitaciones pueda resolver el déficit hídrico que se instaló en esas zonas del territorio nacional, donde ya hubo algunas pérdidas que no se pueden recuperar, por ejemplo a nivel de cultivos. 

El subsecretario de Ganadería, Agricultura y Pesca, Ignacio Buffa, dijo este lunes en conferencia de prensa que la situación de déficit hídrico se ha ido agudizando con el correr de los días, por lo que en estas horas se firmará la mencionada declaratoria de emergencia, para aproximadamente unas 800 mil hectáreas. 

Buffa explicó que esa área, al traducirse a superficie productiva –sacando centros poblados y carreteras–, implica alrededor de unas 500 mil hectáreas y la asistencia estará dirigida a unos 5.400 productores.

El jerarca detalló que el fondo de emergencia agropecuaria, que proviene de rentas generales, equivale a unos US$ 8 millones que serán destinados a medidas de apoyo al productor, “asociadas más que nada a aspectos crediticios”.

“La realidad es muy compleja, porque hay sistemas agropecuarios que no necesitan solo ración (sí en el caso de ganaderos y tamberos), necesitan de otros tipos de soluciones. Estamos trabajando en articular de una manera un poco más amplia esas ayudas a los productores. Nosotros no creemos ser más inteligente que los productores para definir qué medidas hay que aplicar en cada uno de los sistemas productivos, por lo tanto se van a priorizar ayudas directas en dinero para que se traduzcan de manera particular para cada situación”, dijo Buffa.

Poca lluvia 

En tanto, según el asesor en meteorología, José María Rodríguez, se esperan lluvias para este martes y jueves, sobre todo en el sur del país –la zona más afectada–, aunque no serán volúmenes importantes.

Rodríguez también señaló que lloverá el fin de semana, en ese caso en todo el país, pero en lo acumulado para el sur será apenas por un total de entre 20 y 30 milímetros, mientras que para el resto del territorio nacional lloverá entre 10 y 20 milímetros promedio. 

“Va a haber alguna recuperación y mejora, pero a las aguadas y tajamares no las va a afectar mucho”, señaló en referencia a la falta de fuentes de agua para el ganado y el riego.  

Por su parte, desde el área productiva se sigue sosteniendo que la situación “está muy complicada”, especialmente para la lechería, los cultivos de soja y también la ganadería de carne.

A pesar de la asistencia que otorgará el Poder Ejecutivo, los problemas generados por el actual déficit hídrico se van a sentir a futuro, explicaron desde el ministerio, dado que por ejemplo en el caso del ganado no solo pierden kilos ahora, sino que también puede haber efectos negativos para la futura reproducción animal.  

El dirigente de la Agremiación de Tamberos de Canelones, Justino Zavala, dijo a El Observador que de lo poco que llovió fue en Montevideo, en Canelones “no se vio nada” y, aunque “dicen que va a llover, el problema es que no llueve pasto”.

“Una vez que llueva sí se va a ir regularizando la situación, de a poco, pero ya hay que empezar a preparar tierras para el otoño, dado que con la seca no se ha podido hacer nada y se ha atrasado todo”, comentó.

Sobre las medidas del gobierno, Zavala dijo que sirve a los productores más chicos, que se les da la posibilidad de financiar la compra de raciones y fardos a un año de plazo.

“Hay que pagarlo, no es un regalo. Hay muchos que todavía no han podido terminar de pagar la última emergencia agropecuaria. No es una solución, lo que se hace es darle al más chico para que siga tirando”, expresó Zavala.

En el caso de la suba que está teniendo el dólar, el dirigente gremial explicó que a corto plazo el sector lechero siente sus repercusiones de forma negativa, dado que el 70% de los insumos para la producción se pagan en dólares, mientras que la leche se vende en pesos.

Sobre este punto –el peso se depreció 11% frente al dólar en lo que va de 2020 y 26% en el año móvil–Buffa expresó que “evidentemente el tipo de cambio es una variable que hace a la competitividad” del sector, pero aclaró que no es la única.

De forma más enfática se expresó el ministro de Ganadería, Carlos María Uriarte, quien dijo a radio Monte Carlo que la depreciación del peso “ayuda al sector exportador” y que se trata  de una solución que “no se esperaba, pero sí se ansiaba”.

Del área agrícola el cultivo más afectado es la soja de primera 

Ante la brusca caída sufrida cercana al 30% del precio del petróleo, Uriarte expresó que implicará una ayuda en el posible ajuste del precio del combustible (particularmente del gasoil).

“Capaz que zafamos”, dijo en relación al anuncio en el ajuste de las tarifas que dará a conocer el gobierno este miércoles.

Soja complicada 

En el caso de la soja, varios agricultores uruguayos prevén pérdidas para esta zafra, dado que la sequía ha puesto en jaque al cultivo en varias zonas del país, en especial a la soja de primera que es la que se cosecha antes y la que la sequía más afectó. 

El principal cultivo agrícola en Uruguay se encuentra en un momento clave en su ciclo productivo, en el que las plantas necesitan de agua para concretar su desarrollo previo a la cosecha.

El presidente de la Cámara Uruguaya de Servicios Agropecuarios (CUSA), Edgardo Rostán, dijo la semana pasada a El Observador que algunos productores ya comenzaron a trillar las chacras con soja para hacer fardos y destinar lo recogido a la alimentación animal “para al menos rescatar algo”.

Aunque lo planteado por Rostán ha pasado en un porcentaje ínfimo de los campos, en caso de que esta compleja situación persista la posibilidad de que se siga ampliando está práctica aumenta.

Rostán estimó que la caída en el potencial de rendimiento es de 200 a 300 kilos en muchas chacras, con algunas aún no afectadas y otras con proyecciones de pérdidas mayores, bajo un parametro que si se consideran costos es necesario levantar al menos 2.750 kilos por hectárea para no perder dinero.

 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...