Mundo > GOBIERNO DE BRASIL

Bolsonaro encuentra un aliado en juez Moro para porte de armas y baja de edad de imputabilidad

El futuro ministro de Justicia acompaña estas propuestas del presidente electo

Tiempo de lectura: -'

13 de noviembre de 2018 a las 05:02

Con el foco en que cada ciudadano debe tener derecho a su "legítima defensa", el presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, tuvo como uno de sus ejes de campaña la flexibilización de los requisitos para la posesión de armas.

"Son instrumentos, objetos inertes que pueden usarse para matar o para salvar vidas", plantea el partido de Bolsonaro en su programa de gobierno, y advierte que incluso, dependiendo de quién las utilice, pueden hasta reducir la cantidad de homicidios.

Esta promesa de campaña del nuevo presidente se encamina a ser una realidad. El juez Sergio Moro, quien fue seleccionado por Bolsonaro para ser su futuro ministro de Justicia recordó que existe un "compromiso" para flexibilizar la ley vigente y dijo que las reglas actuales para la tenencia de armas "son muy restrictivas".

Días atrás se había mostrado más cauto. Había señalado que le preocupaba la "flexibilización excesiva" y que temía que eso sirviera para "armar organizaciones criminales".

Sin embargo, en una entrevista este domingo en la red O Globo, se mostró partidario a la flexibilización y marcó sus ideas. "Posesión significa que la persona pueda tener un arma dentro de casa. No que salga por ahí paseando con el arma", aseguró el juez.

Señaló también que el crimen organizado se debe enfrentar con investigaciones sólidas, el encarcelamiento y aislamiento de sus líderes y la confiscación de los productos de la actividad criminal y del patrimonio de la organización.



"No puede construirse una política criminal, incluso de enfrentamiento del crimen organizado, basada en la confrontación y el tiroteo. El riesgo de daños colaterales es muy grande, y no sólo daños colaterales, sino de riesgo para el policía", precisó.

Bajar la edad de imputabilidad

Otro punto que suele generar polémica, y en el que Bolsonaro encontró un aliado en el juez Moro, es la baja en la edad de imputabilidad. Durante la entrevista con O Globo, Moro se mostró favorable a la idea de que haya una reducción en la edad de responsabilidad penal, situada hoy en 18 años.

La reducción de la edad penal "no resuelve la criminalidad, pero tiene que considerarse en la justicia individual".

"Piense en una familia en la que uno de sus miembros fue víctima de un homicidio practicado por un adolescente de más de 16 años. La gente quiere una respuesta del Estado institucional y el sistema actual, que prevé sanciones muy reducidas para crímenes de esa naturaleza, de gravedad, es insatisfactorio", opinó.

Crímenes de odio

Otro de los temas abordados en la entrevista fue el de los crímenes de odio dirigidos a comunidades LGBTI, negros, mujeres y minorías, los cuales, según el juez, serán castigados de manera severa por el nuevo gobierno.



Moro afirmó que en la campaña electoral nunca vio una propuesta de Bolsonaro con tono discriminatorio en relación con las minorías.

"Yo jamás entraría en un gobierno si hubiera una sombra de sospecha de que habría alguna política en ese sentido", afirmó, a pesar del estupor que han causado en estos colectivos algunas declaraciones de corte populista de Bolsonaro, conocido por sus manifestaciones homofóbicas.

Moro se hizo conocido tras encarcelar al expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, condenado a 12 años por corrupción pasiva y lavado de dinero, acusado de recibir un apartamento a manera de soborno a cambio de beneficios para la constructora OAS.

 

 

UE y Mercosur negocian antes de que asuma Bolsonaro
La Unión Europea (UE) y el Mercosur iniciaron este lunes una nueva ronda de negociaciones con el objetivo de avanzar todo lo posible en los asuntos pendientes de un acuerdo de asociación antes de que Bolsonaro ocupe el cargo en enero.

Los equipos negociadores de ambos bloques se dieron cita en Bruselas previsiblemente hasta el viernes.

La UE y el Mercosur (Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay) negocian este acuerdo basado en tres pilares -el diálogo político, la cooperación y el libre comercio- desde 2000 con grandes retos, pero llegados a la recta final de la negociación intentan apurar el calendario para, si no cerrarlo, tenerlo lo más avanzado posible antes de la llegada al poder de Bolsonaro
.

Desde el bloque suramericano ven complicado un acuerdo con Bolsonaro en el poder.

La semana pasada, el ministro de Economía, Danilo Astori, consideró "difícil" la consecución del tratado comercial a causa de las diferencias internas en los bloques y la "incertidumbre" de la postura del nuevo gobierno de Brasil.

Entre los asuntos sensibles que todavía imposibilitan cerrar el acuerdo se sitúan las indicaciones geográficas, el sector automotriz y el lácteo y la oferta de la UE de "acceso al mercado de productos", según detalló el mes pasado el canciller Rodolfo Nin Novoa.

 
REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...