Nacional > COMERCIO

China dispuesta a avanzar en el TLC a pesar del rechazo de Brasil

El gobierno de Xi Jinping analiza críticamente los vaivenes de la discusión del acuerdo comercial con Chile

Tiempo de lectura: -'

16 de noviembre de 2017 a las 05:00

"A nosotros nadie nos dice lo que tenemos que hacer". Palabras más, palabras menos, ese fue el mensaje que recibió el gobierno uruguayo de parte de China en una instancia de intercambio.

Durante las conversaciones con las autoridades chinas apareció una de las preocupaciones que atormenta al gobierno uruguayo: ¿estaría dispuesto el gobierno chino a avanzar en un Tratado de Libre Comercio a pesar de la negativa de Brasil?

Varios analistas en Uruguay afirmaban que Pekín no progresaría en un acuerdo que incomodara al gigante de Sudamérica y que no arriesgaría una penetración en el continente a fuerza de impulsos no consensuados.

Sin embargo, el mensaje que recibió la diplomacia uruguaya fue otro. A China nadie le marca la agenda, dejaron claro las autoridades de ese país.

China no le dirá que no a un TLC aún cuando Brasil fuera un factor de distorsión. La pelota queda entonces en la cancha del gobierno uruguayo y en su capacidad de escapar a las enredaderas burocráticas del Mercosur.

Y por ese camino va el gobierno uruguayo. Lento, con los procesos y obstáculos propios de bloque, pero con la intención última de que en algún momento la posibilidad de un acuerdo con China pase a ser un asunto dominante de la agenda externa del bloque, como lo es hoy la negociación comercial con la Unión Europea.

Por lo pronto, lo que logró la diplomacia uruguaya es que el tema ingrese en las estructuras de la organización regional.

En la actualidad, la posibilidad de desarrollar un acuerdo comercial con China forma parte de uno de los asuntos que examina el subgrupo de trabajo de relacionamiento externo del bloque, que funciona dentro de la órbita del Grupo de Mercado Común.

El gobierno uruguayo empuja para que el tema sea prioridad en la agenda y no duerma en ese grupo de trabajo durante vaya a saber cuántos años.

El foco en la coherencia

China no deja de mostrar señales de interés por negociar un acuerdo comercial con países de la región y para Uruguay es una bendición que la paciencia oriental parezca inagotable.

El gobierno chino no tiene apuro en acordar con Uruguay, sobre todo porque este pequeño país es apenas un paso en su estrategia de penetración en América Latina. Pero lo que los chinos no pueden hacer, advierten desde el gobierno uruguayo, es pisar en falso.

Por eso hay quienes creen en la cancillería que el futuro de un acuerdo comercial con China depende particularmente de la capacidad que Uruguay demuestre de cumplir con sus compromisos externos.

Es decir, importa mucho la forma en que se termine el proceso de un Tratado de Libre Comercio (TLC) con Chile que se ve dificultado por la oposición de buena parte del Frente Amplio.

"El gobierno chino está observando lo que pasa en nuestro país con la discusión del TLC con Chile", dijo a El Observador uno de los informantes consultados.

El ministro de Relaciones Exteriores, Rodolfo Nin Novoa, alertó sobre los efectos negativos que traería para el país que el Parlamento no vote la ampliación del Acuerdo de Complementación Económica que los gobiernos uruguayo y chileno acordaron el año pasado.

Las implicancias del rechazo van más allá de la relación específica con Chile y constituirían una "muy mala señal" de Uruguay en sus pretensiones de abrir las negociaciones con otros estados.

"Me extraña que una fuerza política que está en el gobierno con mayoría parlamentaria niegue la posibilidad de llevar adelante acciones que emprendió el Poder Ejecutivo y que son beneficiosas para el Uruguay", dijo el ministro entrevistado en el programa En Perspectiva.

La bancada oficialista en el Senado ya tiene pronto su informe y espera el mandato de la orgánica partidaria para poder avanzar.

Pero el Frente Amplio parece dispuesto a congelar el proyecto y no permitir que el Parlamento avance en su tratamiento, lo cual constituye un cuestionamiento directo a la acción política que impulsó el presidente Tabaré Vázquez junto a su par chilena, Michel Bachelet.

Fuentes del gobierno dijeron a El Observador que este tema irrita especialmente al presidente Vázquez.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Cargando...