Opinión > OPINIÓN

Cosas que me hubiera gustado que no

Todavía falta un mes para que termine la campaña electoral y la lista de hechos cuestionables seguirá creciendo 

Tiempo de lectura: -'

28 de octubre de 2019 a las 05:03

Me hubiera gustado que Verónica Alonso no hubiera tratado de congraciarse con un electorado evangelista pregonando que su campaña estaba impulsada por Dios. Ni que, ya abandonada por la suerte divina, mandara imprimir listas camufladas con las de otros sectores blancos más populares, para conseguir votos confundiendo a los votantes.

Me hubiera gustado no haber asistido a la campaña de Juan Sartori, pero sí saber las verdaderas razones que lo llevaron a embarcarse en esto. Me hubiera gustado que varios de los que estuvieron adentro de la campaña de Sartori en las internas y me contaron cosas por privado, se hubieran animado a contarlas en público.

Me hubiera gustado que el Partido Nacional no se hubiera olvidado demasiado pronto las cosas graves que pasaron en su interna. Los que propalaron noticias falsas y fraguaron audios y encuestas hoy se abrazan a la bandera.

Me hubiera gustado que la candidata a vicepresidente de Frente Amplio, Graciela Villar, no planteara que esta elección es entre oligarquía y pueblo, como si estuviéramos en los años 60 y como si su compañero de fórmula, Daniel Martínez, no hubiera declarado un patrimonio de 1,5 millones de dólares. Me hubiera gustado que Villar no rehuyera las entrevistas y que solo las concediera en cuentagotas, en general a medios embanderados con su partido.

Me hubiera gustado que ciertos fervorosos partidarios de Cabildo Abierto no abuchearan a los periodistas en las conferencias de prensa, cuando alguna pregunta no les agradaba. Las patotas siempre me dan asco. Me gustaría que Manini Ríos se diera cuenta que a los uruguayos les interesa saber la verdad de lo que pasó en la dictadura que encabezó el Ejército durante 12 años, y que el tema no es una imposición caprichosa de la prensa.

Me hubiera gustado que el candidato a vicepresidente de este partido, Guillermo Domenech, no dijera que “los cabildantes” pueden llevarse puestos a los fiscales y con ellos a la Justicia. Ni que harán que Manini Ríos sea presidente “cueste lo que cueste”. No es así la democracia, señor candidato. Me hubiera gustado no oír a Domenech decir que Dios nos envió a Manini para liderar el artiguismo. No sé si Dios existe, pero si así fuera estoy seguro de que no nos habla a través del escribano Domenech.

Me hubiera gustado que los partidos que se definen como “artiguistas”, que son los más a la izquierda y los más a la derecha, fueran congruentes y tuvieran como primera propuesta la reunificación con Argentina. O que dejen de decirse “artiguistas”.

Me hubiera gustado no oír los audios del intendente Carlos Moreira. Me gustaría sí saber a quiénes entregó sus 100 pasantías y con qué criterio. Me gustaría no saber más de políticos que usan el patrimonio de todos como un tesoro del que pueden disponer a piacere, sea para comprarse un short en La Paloma o para acostarse con una examante en Colonia.

Me hubiera gustado que no se fraguara un falso audio de Enrique Antía.

Me hubiera gustado no oír a Mujica referirse a los soldados como “carne con ojos”.

Me hubiera gustado que el Partido Colorado no amparara como uno de sus candidatos a diputado en Salto al señor Pablo Perna, que cabalga a impulsos del eslogan “Mano dura y plomo”.

Me hubiera gustado no ver a los locales de la Universidad de la República embanderados por unanimidad contra una propuesta a plebiscitarse entre todos los uruguayos. Me gustaría que la Udelar conservara una laicidad y una dignidad republicana de las que hoy evidentemente carece.

Me gustaría que el 99% de los politólogos y sociólogos más o menos jóvenes  –al menos los que opinan sobre la campaña en las redes– no pensaran lo mismo unos que otros, y que no repitieran como mantras las mismas consignas, supuestas verdades reveladas que no parecen aprendidas en una facultad sino en una madrasa.

Me hubiera gustado que el senador Rafael Michelini no jugara con fuego al pronosticar: “Si ganara Lacalle Pou sería inevitable un enfrentamiento social”.

Me hubiera gustado no oír a Fabiana Goyeneche decir que a Larrañaga “todavía le queda algo por perder”, porque la soberbia siempre me parece despreciable, incluso cuando sos joven y tenés viento en la camiseta.

Me hubiera gustado que Talvi no hubiera hablado de “proscripción” por quedar afuera del debate entre Martínez y Lacalle, y que no hubiera montado un escandalete al respecto. Pero sí hubiera querido ver un debate entre los once candidatos a presidente, uno entre todos y luego muchos de uno contra otro, cruzados, todos contra todos. Más discusión y política. Menos cálculo y adhesión religiosa.

Me hubiera gustado que la página web de la Presidencia de la República no hubiera sido puesta al servicio de la candidatura oficialista, como si fuera un comité de base.

Todavía falta un mes y estoy seguro que la lista seguirá creciendo.

Esta nota fue escrita antes de las votaciones. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...