Nacional > Diputado rebelde

Caja militar: Darío Pérez propone cambios y peligra reforma

El legislador pretende que la reforma se aplique a partir de los nuevos ingresos para los sargentos, cabos y soldados. 

Tiempo de lectura: -'

20 de septiembre de 2018 a las 05:01

El Frente Amplio se encuentra ante una nueva encrucijada por la falta de los 50 votos necesarios en la Cámara de Diputados para lograr la mayoría. El proyecto de reforma del Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas –caja militar- no reúne los votos necesarios para ser aprobado en la Cámara de Diputados y los cambios propuestos por el diputado oficialista Darío Pérez no son de recibo en el partido de gobierno. 

El proyecto fue aprobado solo con el respaldo del Frente Amplio en la Cámara de Senadores pero al llegar a Diputados se encontró con la negativa de Pérez. Entonces, el oficialismo le pidió al diputado que presentara por escrito las modificaciones que entendía pertinente para respaldar el proyecto y ver si había margen para modificar la iniciativa. El partido de gobierno estaba dispuesto a ceder y modificar algunos puntos del proyecto, para conseguir los votos necesarios, dada la importancia que tiene para el oficialismo. 

Lea también: Historia repetida: Darío Pérez escamotea la mayoría al Frente

Sin embargo, los cambios propuestos por Darío Pérez cambian “la esencia” del proyecto y no son de recibo, según dijo a El Observador el diputado del Frente Amplio, Alfredo Asti (Asamblea Uruguay). Si bien todavía los legisladores no tuvieron la oportunidad de analizar en profundidad las nueve hojas con modificaciones que presentó Pérez, la primera reacción no es favorable. 

“Varios de los objetivos que tenía el proyecto, como reducir el déficit fiscal, ir hacia una convergencia de los sistemas de seguridad social y la eliminación de determinados privilegios, se desvirtúan con las modificaciones”, agregó Asti. Pero Darío Pérez está “firme” en su posición y no piensa ceder. “Yo estoy firme. Quiero que se reconozca que lo que estoy planteando es de sentido común”, apuntó en diálogo con El Observador. 

"Está complicado", fue la primera reacción del senador del Partido Comunista Juan Castillo. En diálogo con El Observador, el legislador aseguró que Pérez había planteado unas pocas modificaciones y ahora presentó "una veintena" de correcciones. 

Asamblea Uruguay y otros sectores como Casa Grande y el Partido por la Victoria del Pueblo (PVP) ya entendían que la iniciativa aprobada por el Senado era demasiado generosa pero, de todas formas, habían decidido acompañar el proyecto luego de una extensa negociación.
El denominado diputado rebelde aseguró que está dispuesto a votar el proyecto en general, tal como vino del Senado, pero los artículos que pretende modificar no los va a acompañar. Entonces, podría plantear las alternativas en el plenario y conseguir votos en la oposición para modificar el proyecto. Sin embargo, esa opción sería un último recurso. “No quiero llegar a ese punto”, dijo. 

En ese contexto, el oficialismo ya comenzó a trabajar en un posible acuerdo extra partidario pero las posibilidades escasean. El diputado de Unidad Popular, Eduardo Rubio, dijo a El Observador que sus diferencias con el proyecto son similares a las planteadas por Pérez. El Partido Colorado, el Partido Independiente y el Partido Nacional no votaron en el Senado la iniciativa por lo que tampoco hay grandes alternativas en esas tiendas políticas. 

Lea también: Darío Pérez dijo que le "importa un pito" lo que digan Astori y Murro

Además, el proyecto debe ser aprobado antes del 30 de octubre porque al tratarse de una reforma de un sistema de seguridad social debe ser aprobado hasta un año antes de las elecciones nacionales. Por lo que el oficialismo debe conseguir el voto 50 en pocos días para aprobar el proyecto en Diputados y luego, si se realizaron modificaciones, volver al Senado. 

La comisión bicameral del Frente Amplio que analizó el proyecto durante varios meses y había llegado a un acuerdo, se volverá a reunir este miércoles para analizar las propuestas de Pérez pero las perspectivas no son alentadoras para el oficialismo. 

Los cambios

Pérez explicó que una de sus propuestas es que la reforma se aplique para los sargentos y grados menores que ingresen una vez que el proyecto esté aprobado. Para los que tengan hasta cinco años de servicio, el diputado de Liga Federal plantea que se aplique un régimen de transición y que no se modifique la situación de aquellos que ya tengan más de cinco años dentro de las Fuerzas Armadas. 

Otro de los puntos que el legislador plantea modificar es el de las bonificaciones por año de servicio. El artículo 40 del proyecto de ley aprobado en el Senado establece que al personal militar se le computarán para su retiro seis años por cada cinco de prestación efectiva. Pérez plantea cambiar a siete años por cada cinco de servicio efectivo para los sargentos y grados menores. 

Este cambio, explicó Pérez, está destinado principalmente a aquellos que trabajan en sanidad militar y no generan causal jubilatoria. “Entran con edades grandes. Entre 34 o 35 años y tienen edad de retiro obligatorio”, agregó. Para los soldados la edad de retiro obligatorio es de 48 años y 22 de servicio “Esto podría generar un caos dentro del servicio de sanidad militar. Nadie va a querer trabajar en un lugar donde no genere causal jubilatoria”, dijo Pérez. 

Este cambio tiene cierto respaldo dentro del oficialismo. La diputada de la lista 6009, Mariana Pellegrín, presentó una propuesta similar, y el diputado del MPP, Alejandro Sánchez, reconoció que era una de las posibilidades que estaban manejando. 

Además, plantea modificar las pensiones destinadas para las familias de los efectivos fallecidos en servicio y las destinadas a aquellos que sufrieron alguna herida en el servicio para equipararlas con las que plantea la caja policial. “En el proyecto se retacea mucho por ese lado”, dijo. Por último, plantea agregar un año de servicio por hijo discapacitado también para los hombres ya que la reforma lo restringe solo a las mujeres. 

Militares retirados fijan posición

En el Hotel del Prado, un grupo de militares retirados y personal subalterno leyeron este miércoles una declaración sobre la reforma de la Caja Militar. Calificaron de "injusta" la ley y señalaron que el personal subalterno conforma "un colectivo con especiales características" que "cumple una carga horaria semanal muy superior a la de cualquier otro servidor público teniendo que estar disponibles las 24 horas".

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.