Nacional > Caja Militar

Darío Pérez dijo que le "importa un pito" lo que digan Astori y Murro

El diputado rebelde del Frente Amplio se paró firme en las negociaciones a las que el oficialismo debió recurrir para aprobar la reforma 

Tiempo de lectura: -'

13 de septiembre de 2018 a las 10:46

El diputado de la Liga Federal del Frente Amplio Darío Pérez, representante rebelde de la coalición gobernante, dijo que le "importa un pito" lo que digan los ministros de Economía, Danilo Astori, y Trabajo, Ernesto Murro, con relación al proyecto de reforma de la caja militar. El oficialismo necesita del voto de Pérez para alcanzar la mayoría simple –50 votos– y así aprobar la iniciativa, que ya fue sancionada en la Cámara de Senadores, y que supone importantes recortes para subsanar el déficit que genera el Servicio de Retiros y Pensiones de las Fuerzas Armadas.

"Me importa un pito lo que digan Astori o Murro. Si yo no voto la reforma, no sale", dijo el legislador al portal Ecos este miércoles, por lo que al Frente Amplio se le suma el doble desafío de negociar al mismo tiempo con Pérez y con el diputado Enrique Rubio, de Unidad Popular, que también anunció que no apoyará el proyecto tal como vino de la cámara alta. 

Lea también: Manini Ríos: "No creo que Murro mienta a sabiendas" sobre reforma de caja militar

Los representantes comparten las apreciaciones que hizo el comandante en jefe del Ejército, Guido Manini Ríos, sobre algunas consecuencias que sufrirán al menos 10 mil subalternos que según sus cálculos se verán perjudicados si la iniciativa se transforma en ley. El comentario público que hizo Manini, y que le valió el arresto de rigor por 30 días aplicado por el presidente Tabaré Vázquez por entender que se pronunció políticamente –algo prohibido por la Constitución y por la normativa del Ejército–, apuntaba a que hay una franja de soldados que está más comprometida aún: aquellos que ingresaron con más de 26 años y que hoy tienen menos de 15 de servicio.

Ellos, dijo Manini, “ni siquiera van a tener derecho al retiro, porque los va a agarrar el retiro obligatorio a los 48 años de edad, sin haber computado los años mínimos que exige esa ley que tiene media sanción”, e insistió en que “van a tener 20 años de servicio y los van a mandar a la casa sin retiro”.

Sobre este punto, Astori aseguró este martes que “hay un error" en esa lectura y que "el proyecto podrá ser criticado por diversas razones, pero no incurre en esa desviación". "Es una reforma además absolutamente imprescindible”, dijo el titular de Economía, en la misma línea en que se había expresado Murro la semana pasada, cuando aseguró que la reforma será  "generosa y gradual" y beneficiosa para los militares.

De todas formas, siguen las negociaciones dentro del Frente Amplio para lograr el consenso y aprobar el proyecto. Uno de los puntos en discusión es el artículo 40, que es el que establece que al personal militar se le computarán para su retiro seis años por cada cinco de prestación efectiva. Una de las propuestas que consideran los legisladores, y que cuenta con el apoyo de Pérez, es cambiar a siete años por cada cinco de servicio efectivo para los soldados y los cabos de primera y segunda.

Lea también: El Frente Amplio cede y modificará propuesta de reforma de Caja Militar

“Vamos a tener los 50 votos”, dijo una fuente del oficialismo a El Observador, mientras se espera que el diputado rebelde presente por escrito todas las modificaciones que considere necesarias. Allí, entre otros aspectos, Pérez tendrá oportunidad de plantear su discrepancia respecto a la edad fijada para el retiro obligatorio de los soldados: 48 años, cuando Naciones Unidas recomienda la jubilación a los 45. 

Comentarios