Espectáculos y Cultura > Alelí

De enredos familiares y casas de balneario: así es la nueva comedia uruguaya que llegó al cine

La directora Leticia Jorge habla de "Alelí", su última película, que se estrena este jueves en cines locales

Romina Peluffo y Néstor Guzzini en Alelí

Tiempo de lectura: -'

05 de marzo de 2020 a las 05:00

Entre su primera película, Tanta agua, y la segunda, Alelí, pasaron siete años. En el medio, Leticia Jorge (38) siguió escribiendo junto a su colega Ana Guevara, se casó, miró muchas películas, dio clases, filmó un cortometraje, tuvo mellizos y terminó de entender que, mientras no rodaba una película, sentía una pequeña necesidad creciente que la molestaba y solo se aplacaba cuando el cine, un camino que eligió hace ya un tiempo largo, se ponía en marcha y atravesaba su rutina.

“En un momento te empezás a aburrir, porque no estás filmando, y te cansás del momento de la escritura y empiezan a apretar las ganas de rodar. Y ahí tenés que luchar con el proceso, con las expectativas. Por eso, en un momento empecé a necesitar que Alelí existiera”, cuenta Jorge, y aunque se la escucha excitada ante el inminente estreno, también su respiración denota alivio: Alelí existe, es el primer estreno uruguayo del 2020 y tiene por delante el último tirón de un trayecto que comenzó en unas líneas escritas hace casi diez años. 

La película –que está producida por Mutante Cine, que tuvo su estreno en el último Festival de Cine de Montevideo y que pasó por el Festival de Punta del Este– tiene similitudes con aquella primera obra que la directora estrenó en 2013 y que entre otras cosas la llevó a la Berlinale, pero también varias diferencias que la colocan en una especie de contrapunto cinematográfico. Para empezar, Jorge la dirige en solitario, algo que anteriormente no había sucedido; en Tanta agua había compartido el rol con Guevara, que en Alelí solo se dedicó a colaborar con ella en el guion. 

La mirada de la directora también ha cambiado con el tiempo. Mientras que en la primera el mundo se veía a través de los ojos de una adolescente que quiere crecer cuanto antes y que debe soportar a su padre divorciado y a su hermano en unas lluviosas vacaciones en las termas de Arapey, en esta nueva producción el mundo pasa por los ojos de varios adultos que deben lidiar con la muerte del padre de familia y que, al parecer, no quieren o no pueden crecer. Son tres hermanos –los actores Néstor Guzzini, Mirella Pascual y Romina Peluffo– y una madre –Cristina Morán– que se disputan la pertinencia o no de vender la casa familiar en un balneario, casa que fue nombrada con las iniciales de toda la familia –AL de Alba y Alfredo, E de Ernesto, Li de Lilián– y que se ubica en terrenos codiciados por una empresa que construye bungalows. 

La situación, así, dispara a estos personajes histriónicos y verosímiles a una lucha (casi) sin cuartel, durante la cual profundizan en su dolor, quieren escapar de infancias que no logran superar y buscan la manera de decodificar qué tipo de familia es esta que les quedó. Y aunque suene todo a melodrama, Alelí no lo es: una capa de humor contenido y entrañable cubre a esta familia, que se ve envuelta en enredos vecinales, playeros y hasta corporativos.

“En el momento en que escribí el tratamiento de guion, que fue en 2010 y bastante antes de la primera versión de la historia, Ana y yo teníamos personas cercanas que estaban pasando momentos de duelo y de pérdida y de sucesiones y peleas. Y nosotras nos contábamos esas cosas medio terribles, pero las repasábamos como si fueran graciosas. De ahí salió la película”, recuerda la directora. 

El protagónico de Alelí recae en Néstor Guzzini, que ya había protagonizado la primera película de Jorge y Guevara, y que con cada nuevo título sigue sumando puntos para convertirse en uno de los actores uruguayos más prolíficos de todos. Sin grandes exageraciones y con algo bien uruguayo que está patente pero que resulta difícil de explicar, Guzzini parece hecho a medida para el torturado papel de Ernesto, el hijo más afectado por la muerte del padre. “Néstor tiene calidez y calidad, y una presencia entre tierna y un poco solemne”, cuenta Jorge sobre su protagonista. “Fortalece la comedia. Tiene mucho talento y lo pone siempre al servicio de la película. Este personaje es difícil de creer en algunos momentos, y que lo hiciera él le daba un grado importante de empatía desde la base”.

Guzzini no es, sin embargo, el gran catalizador de la comedia de la cinta. Ese puesto queda reservado para Romina Peluffo, que se pone en la piel de la olvidada y un tanto bipolar hija menor del clan, que a su vez se completa con el personaje de Mirella Pascual, hermana mayor y articuladora de la polémica venta inmobiliaria. Ellos tres, junto a Morán –que a los 90 años tiene su debut en pantalla grande en esta película–, terminan siendo el motor de una familia peculiar que siempre parece estar al borde del desequilibrio y el colapso. 

“El humor en la película se sustenta en que la burla nunca está en ellos, sino que desprende de lo que les pasa. Se trata de dar espacio a que lo más triste que les sucede se convierta en algo luminoso, que haya espacio para las otras emociones. En el fondo, todos lidian con una incapacidad para dejar la infancia. Son personas adultas desde hace mucho tiempo pero son incapaces de crecer”. 

La película ya está en cines –va a un montón de salas, incluida Cinemateca– y eso significa que en algún momento del futuro próximo, Leticia Jorge va a volver a experimentar esa necesidad de rodar, de ponerse a hacer cine. Porque el punto final de su proyecto se materializó. Sin embargo, tiene claro que para eso falta y ni siquiera se le pasa por la cabeza aún; agitada y entusiasmada por la aparición de Alelí, sabe que le queda un rato largo para disfrutar de ella y de lo que pueda suceder a partir de hoy. Y eso planea hacer. 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...