17 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,45 Venta 39,65
27 de enero 2024 - 5:01hs

Por Diego Cayota y Santiago Soravilla

Desde la oficina que ocupa hace menos de un año, y flanqueado por un inmenso cuadro de José Gervasio Artigas, el director de la Policía Nacional, José Azambuya, habla con tranquilidad y cierto optimismo sobre la situación de seguridad del país. Asegura que han logrado "contener los homicidios" y dice que el desafío es que la cifra comience a bajar.

Resalta, una y otra vez, la importancia del trabajo de inteligencia y monitoreo y dice con seguridad que ninguna banda que opera a nivel local tiene la capacidad como para traer droga y sacarla por el puerto. Ni siquiera, asegura, participan de la logística de los grupos que logran hacer esos envíos. 

A continuación un resumen de la charla de más de una hora que mantuvo con El Observador.

Usted asumió hace menos de un año. ¿Qué resultados concretos cree que ha tenido la Policía desde su asunción? 

Avanzamos en fortalecer la Dirección de Investigaciones, que la veíamos 'muy adentro' y le dimos más participación para mejorar la información en el combate a los grupos armados. Creamos dos unidades que fueron muy importantes: el Departamento de Homicidios y la Dirección de Seguridad de Violencia en el Deporte. 

Era muy importante la especialización de un grupo específico para llevar adelante la investigación de los homicidios, que hoy por hoy es un tema que nos preocupa. Respecto a la violencia en el deporte, lo estaba trabajando la Jefatura de Policía de Montevideo, pero decidimos darle un alcance nacional pensando que tal vez se venía el Mundial y queríamos que el país, la Policía y la FIFA tuvieran una unidad de referencia. 

En la administración anterior trabajó como director de Policía Científica. En esta se desempeñó como jefe de Florida y ahora director. ¿Hay un cambio en la forma de combatir el delito? 

Sí, obviamente que hubo cambios principalmente en el despliegue operativo. Hubo una presencia muy importante que está cimentada en las herramientas jurídicas para que la Policía actúe como la LUC, que fue un elemento fundamental para nuestro despliegue, nuestro control y nuestros operativos. Dio mucho resultado. 

También se impulsó ese contacto con el vecino y el despliegue territorial, se inauguraron nuevas comisarías que se habían cerrado. Por otro lado se impulsó mucho el combate al narcotráfico, al crimen organizado y al microtráfico, se reabrieron las brigadas departamentales de drogas de Montevideo y Canelones, y se reforzó la investigación. 

Este año es el cuarto consecutivo en el cual bajaron las rapiñas, los hurtos y los abigeatos. Los homicidios, si bien tenemos uno menos, se contuvieron, no avanzaron.

Inés Guimaraens

Con esos resultados, ¿qué siente la Policía cuando empiezan las propuestas de que los militares tienen que asistirlos? 

No es bueno que se piense desde el punto de vista profesional e institucional, que una fuerza puede suplir a la otra por toda la dedicación que los policías le dan a su tarea y que los resultados avalan como lo están haciendo. Entendemos que las Fuerzas Armadas tienen determinadas áreas (Prefectura, Fuerza Aérea y Ejército), que trabajan muy vinculados con nosotros y con la cual tenemos una excelente relación , pero la Policía cumple otra tarea muy importante que al ser auxiliar de la justicia, es la que tiene la posibilidad por la normativa de la investigación, las Fuerzas Armadas no tienen esa capacidad normativa y tampoco desde su formación. 

Creo que es conveniente muchas veces antes de emitir opiniones o hacer reclamos, analizar realmente la situación, porque desde el punto de vista jurídico, esa situación sería exponer a los soldados para una tarea que no están formados. Entendemos que de la forma que lo estamos haciendo ahora, como estamos trabajando, está muy bien y la policía ha demostrado plenamente que tiene las capacidades tecnológicas, la experiencia, los recursos humanos, y está desplegada en todo el territorio nacional. 

¿No sienten que haya un desborde que amerite una intervención del Ejército? 

No, para nada, en absoluto. En foros internacionales estuvimos evaluando todo ese tipo de situaciones, analizamos la situación regional y nuestro país no está en esas condiciones todavía y tiene una policía fortalecida.

Hemos hecho ir creciendo la Guardia Republicana, que ante situaciones adversas o complejas está presente, tiene el entrenamiento, el armamento, la logística, la experiencia y forma parte de la policía, está entrenada en situaciones policiales. No lo vemos por ahora. Entiendo que no es necesario todavía porque nosotros no estamos en niveles como en otros lugares.

Dice que Uruguay no estaba en una situación igual a la de los países vecinos "todavía". ¿Es inevitable ir hacia ese lugar? 

No, digo todavía en el sentido de que lo que medimos es el presente. Nosotros justamente estamos haciendo todo el esfuerzo profesional y el punto de vista político para que nuestro país se mantenga como tal, cero delitos no vamos a tener nunca, eso es imposible. Tratamos de buscar todas las herramientas para mantener el ADN de nuestro país, tener nuestro país blindado. 

Inés Guimaraens

Mencionó la Guardia Republicana en Artigas y el desarrollo de la inteligencia e investigaciones en la frontera. ¿Han visto un aumento en las conexiones entre las bandas que operan en Uruguay con las de Brasil? 

El año pasado tuvimos operaciones grandes en Artigas y en una formalizamos a tres o cuatro brasileños que pertenecían a 'Os Manos' y se la ha neutralizado plenamente. 

¿Ninguna banda brasileña (PCC, ‘Os Manos’, Comando Vermelho) está activa en Uruguay o tiene presencia en cárceles? 

No. Si bien en su momento se pueden haber detectado integrantes, lo que vemos es que están inactivos. Pensamos que pueden dar soporte desde el punto de vista estratégico, o tal vez desde el punto de vista logístico en algún momento que sea necesario, pero no están operativos. Tal vez en un futuro, pero hasta ahora no lo hemos detectado como tal. 

En los últimos dos años los homicidios fueron estables. Uruguay está en un nivel alto si se piensa en, por ejemplo, los últimos diez años. 

En 2023 cerramos con un total de 383 homicidios. Obviamente que en la estrategia nuestra, el delito de homicidio tenemos que bajarlo y es una preocupación en la que estamos trabajando muchísimo y hemos establecido estrategias. Una de las estrategias fue la creación de este departamento, como forma de que nadie se sienta impune al momento de cometer un delito de esta naturaleza.

Más allá de lo que es la prevención, ante la situación de que pueda haber un hecho delictivo de esa naturaleza, diga ‘bueno yo sé que si tengo esta unidad que me va a investigar y que haga lo que haga me van a encontrar o se va a esclarecer’, entonces también que no se siente esa impunidad era parte de esa estrategia. Si bien el número es prácticamente similar al del año anterior, que no nos conforma, logramos disminuir uno y contenerlo prácticamente, que eso para nosotros es muy importante.

De acuerdo, lo que tú decías que ha venido creciendo, pero teníamos en el 2019 eran 394, 383 en 2022 y 382 en 2023. Entonces este año nosotros entendemos que la estrategia está dada en tratar de fortalecer aún más la prevención en el despliegue y la investigación como forma de tratar de mitigar o que bajen las cantidades de homicidios. Hemos visto desde la creación del grupo del Departamento de Homicidios que mejoró un 54% el esclarecimiento en estos tres meses comparado con los años anteriores. 

¿A cuánto aspira que llegue la tasa de esclarecimiento? 

Ya el hecho de que superemos años anteriores y nos superemos a nosotros mismos, eso es muy importante. Era 50%. Hoy estamos en 54- 55% en este tiempo. Hemos visto que el Departamento de Homicidios ha mejorado esa tasa, pero no solamente sino que el resto del porcentaje está muy bien avanzada la investigación. No tenemos un número al que aspiramos. 

Un trabajo financiado por el Ministerio del Interior y encabezado por el investigador Emiliano Rojido mostró que la tasa de homicidios aumentó 37% entre 2012 y 2022 Pasó de 7,8 a 10,7 homicidios por cada 100.000 habitantes. ¿Llegar a ese escalón es un objetivo? 

Obviamente nuestro objetivo es bajarlo. Pensamos que ojalá lleguemos a ese número. Para eso estamos haciendo todo el esfuerzo, porque entendemos que nuestro país tiene que ser un país seguro y que tiene quedar las garantías para que nuestros ciudadanos vivan en paz.

Inés Guimaraens

A partir de ese incremento: ¿se puede pensar que Uruguay es más violento?

Yo no digo que es más violento, o sea, sí nos preocupa. Lo dije en una conferencia de prensa que tuvimos cuando evaluamos los hechos de diciembre, que veíamos un aumento en la violencia. Si nosotros no decimos que estamos preocupados seríamos inconscientes. Sí lo que hemos visto, por ejemplo en el tema de los homicidios, que había bajado lo que era ese homicidio por ajuste de cuentas por situaciones de criminalidad y que había pasado a situaciones intrafamiliares, muchas veces situaciones que son imposibles que la policía pueda llegar, amistades o un problema puntual que se termina transformando en un homicidio. Eso veíamos que venía aumentando. Inclusive la violencia doméstica ha aumentado, son cosas intrafamiliares que muchas veces no hay herramientas preventivas para esa situación. 

Sabemos que el mundo ha evolucionado, sabemos que a veces las personas son más intolerantes. Sabemos que hay un montón de situaciones comunicacionales que también inciden muchas veces en el comportamiento de las personas. 

¿Por qué se está matando en Uruguay? ¿Cuáles son los motivos que generan los homicidios? Algunas cifras hablan de que menos del 10% están vinculados a efectivamente tráfico de drogas 

Las sociedades han cambiado, muchas veces las situaciones están vinculadas a problemas familiares que tal vez antes se resolvían de alguna manera y hoy se resuelven de otra. Se apela un poco más a la violencia para resolver algún problema. 

¿Uruguay tiene un problema con el acceso a las armas? 

Siempre se ha hablado durante muchos años que puede haber el doble de las legales. Realmente yo no tengo cuantificado eso. Sí hemos visto nosotros en las incautaciones de armas, cuando hemos hecho procedimientos que muchas de ellas han sido producto de algún hurto de la propia institución policial, a personas que tienen armas o particulares que se han comprado. 
Lo que no hemos visto es muchas armas de grueso calibre. No ha habido gran cantidad de incautaciones, la mayoría son armas, pistolas, nueve milímetros, revólveres, pistolas calibre 32 o 22. 

Inés Guimaraens

¿Es una señal de que las bandas que operan en el país no están tan desarrolladas?

Puede ser que no estén tan desarrolladas o que no tengan el poder adquisitivo para poder tenerlas, porque un arma de esas no es barata. La cartuchería no es barata para mantenerla y son armas grandes, es difícil esconderlas o transportarlas. 

¿Tienen identificadas qué cantidad de bandas están operando en Uruguay?

El otro día hicimos un informe en el Parlamento y el año pasado también en una interpelación se manejó el número de entre 43 y 49, más o menos. Es dinámico, si bien no son bandas como tal, sino son grupos familiares que están identificados, que a veces las desmantelamos y como es un tema familiar vuelven a operar.

No hemos encontrado hasta ahora bandas con un potencial de fuego o un potencial importante similar a otros grupos que pueden operar fuera de nuestro país. 

De ese número que tienen detectado, ¿tienen identificados niveles de poder de fuego o contactos internacionales?

La estructura está bien determinada y los roles están bien determinados

Pero, ¿cuántas bandas de las que operan en Uruguay, por ejemplo, tienen contactos y capacidad como para traer droga y sacarla por el puerto?

De las que operan en nuestro país ninguna. Lo que sí, obviamente que ingresa al país, lo que se ha detectado aquí hay otro tipo de niveles donde la droga circula obviamente y se expande, pero no que propiamente haya una que diga que yo directamente opero, traigo determinadas cantidades. 

¿Lo que hacen es un apoyo logístico de bandas internacionales?

No la hemos detectado vinculada directamente a nosotros. Sí hemos visto algunas que pueden utilizar al país como acopio. Hicimos operaciones en Soriano hace poco e incautamos una cantidad de más 400 kilos. 

Algunos casos se han detectado. No olvidemos que el narcotráfico trata de utilizar todas las alternativas que tiene, para poder romper las barreras que la institución le pone. Hemos tenido suerte en ese sentido, las hemos identificado, pero no como grupos grandes, sí como pequeños grupos tipo familiares que operan con determinadas cantidades y que obviamente van un poco al consumo interno y si hay posibilidad de sacarlo también lo sacan. 

¿Existe el Primer Cartel Uruguayo? El que se auto-atribuyó la amenaza a la fiscal de Estupefacientes, Mónica Ferrero.

Nosotros no lo tenemos como tal.

¿No tiene presencia en cárceles? 

No se ha detectado, no tenemos información.

Inés Guimaraens

¿Cómo está la situación en Villa Española? 

Está controlada, en el sentido de que lo que venía pasando hoy ya no está pasando.

¿Y eso a qué lo atribuyen?

A las estrategias que nosotros establecimos. En la información que teníamos, decidimos establecer la estrategia y la táctica, teniendo como primera unidad en el territorio la Guardia Republicana, con todo su despliegue. 
En la táctica que nosotros utilizamos, dijimos que no íbamos a abandonar el barrio hasta tanto viéramos que los niveles de violencia que había bajaran o hasta pacificar el barrio.

Entonces esa estrategia que nosotros hicimos, presencial, operativa, hicimos operativos grandes y varios allanamientos quirúrgicos que nos dieron muy buen resultado. También nos dio buen resultado el caso de Boix y Merino y los otros barrios del operativo (Cruz de Carrasco y Marconi). 

¿Se puede decir que las bandas que estaban operando en Villa Española están desarticuladas?

Estamos tratando de desarticularlas porque las investigaciones continúan, mantuvimos el patrullaje hasta ahora y lo vamos a mantener. Hemos visto que los vecinos están muy conformes. Allí ha vuelto un poco la normalidad. Nuestros policías han tenido un poco de resistencia, pero no por el buen vecino, han tenido resistencia por aquellos que están delinquiendo. Lo peor que le puede pasar a una sociedad es que no confíe en su policía. 

¿Por qué Uruguay quiere que la DEA esté acá? ¿Qué le cambia a la Policía? 

Fortalece el intercambio, la información y las formas de realizar procedimientos. Una organización que está desplegada en varios países, tiene determinada información, y si hablamos que el problema del narcotráfico y el crimen organizado es regional, es bueno tener contacto con una unidad que tiene información, que la puede compartir o llevar adelante determinadas operaciones. Entendemos que es muy importante, sería oportuno que volviera a establecer esos enlaces con la DEA.

Temas:

José Azambuya policía Narcotráfico Member

Seguí leyendo

Te Puede Interesar