Espectáculos y Cultura > Documental

El caso Maddie y la serie que retrata una búsqueda que no termina nunca

La serie de Netflix sobre la desaparición de la niña británica Madeleine McCann relata todos los caminos que siguió su familia para hallarla, sin suerte alguna

Tiempo de lectura: -'

28 de junio de 2020 a las 05:00

No hay posibilidad de mirar el primer capítulo sin contener la respiración. La angustia, la molestia en el pecho y la garganta crecen a medida que pasan los minutos, y no es porque el televidente no sepa que Maddie desapareció de su cama en medio de la noche y nunca se volvió a saber nada sobre ella. Eso lo sabemos todos. Pero el inicio de La desaparición de Madeleine McCann muestra sin dar tiempo a acomodarse en el sillón cómo una noche de verano, en un hotel de Portugal, rodeados de gente, comida, bebidas y risas, unos padres reciben el golpe más horroroso. 

Solo intenten imaginarlo. Unas vacaciones en familia y con un grupo grande de amigos con sus hijos en una playa paradisíaca. Los niños ya duermen y los padres aprovechan su tiempo para salir a comer en un bar cercano a las habitaciones. Se organizan y cada 20 minutos uno de los adultos recorre las habitaciones para comprobar que todo esté bien y que los pequeños estén descansando tranquilos. Primeros 20 minutos, todo bien. Segundos 20 minutos, sigue la calma. Hasta que un grito agudo los paraliza a todos. Era el turno de una de las mujeres del grupo, que cuando entró al dormitorio de Maddie se encontró con la cama vacía, la ventana abierta y un peluche de la niña sobre las sábanas. Simplemente ya no estaba ahí.

Desde el momento en el que la serie de 8 capítulos plantea la desaparición de la pequeña de 3 años comienza a mostrar un sinfín de hipótesis, acusaciones, mentiras, titulares escandalosos, policías corruptos, investigadores estafadores y un acoso permanente a cada eventual sospechoso, incluidos los propios padres de Maddie. Y una investigación que mostró fallas por todos lados desde el inicio, cuando sobre la escena del crimen pasaron decenas de personas sin cuidar el más mínimo detalle que pudiera dar una pista sobre qué podría haber pasado con la niña.

Quizá uno de los aspectos más evidentes del drama y el desconsuelo de la pareja –que además tiene otros dos niños pequeños y que intenta contra todo evitar que la búsqueda se detenga– es el paulatino descenso de peso de Kate, la madre de la niña. Pasan los capítulos y sus brazos son cada vez más finos. Sus piernas mínimas, su expresión agotada. 

Y nada de lo que hicieran los padres lograría detener el acoso y los señalamientos de quienes, cuando ya no había otros posibles sospechosos, empezaron a mirarlos con otros ojos.

Esta nota contiene spoilers de la serie, así que si aún no la vio y pretende hacerlo, no continúe leyendo.

Las teorías

En general cuando suceden secuestros o asesinatos los familiares están en los primeros lugares de la investigación. Sin embargo, en este caso el primer objetivo fue otro. Se trata de Robert Murat, un británico que vivía en una casa frente al hotel en el que se hospedaba la familia McCann. El hombre se había acercado bastante a las decenas de periodistas de todo el mundo que cubrían el caso día y noche en las puertas del resort. Ayudaba con las traducciones y por alguna razón siempre estaba ahí. Y un día empezaron a aparecer las sospechas. ¿Por qué le importa tanto? ¿Por qué quiere saber todos los detalles?

La cuestión es que a Murat le allanaron la casa, le excavaron el jardín, le hicieron interrogatorios mucho más violentos que lo admisible y algunos medios de prensa lo acusaron de ser el asesino sin ninguna prueba.

Finalmente fue liberado de culpas, pero tal como él mismo lo relata en la serie, su vida se convirtió en un infierno y eso no lo revirtió la exculpación.
Los meses pasaron, los padres contrataron investigadores que los traicionaron, y antes de llegar al medio año de la desaparición todo se dio vuelta.

De un día para el otro, Kate y Gerry McCann pasaron a ser los principales sospechosos del asesinato de su hija. Una de las más fuertes hipótesis planteaba que le habían dado un medicamento para dormir y que, accidentalmente, la niña había muerto por esa causa. Y claro, que los padres habían escondido el cuerpo. Tan firme era la teoría, basada incluso en el olfato de perros entrenados que detectaron, según planteaban los investigadores del momento, olor a cadáver en el dormitorio de Maddie y en el auto familiar, que el jefe de la policía no dudó en acusarlos (incluso luego escribió un libro sobre el caso y dio testimonio en esta serie). Inmediatamente fueron declarados “arguidos” (principales sospechosos) y, si su vida ya era un calvario, esto la transformó en insoportable. Varios medios de prensa los acusaron sin piedad hasta que, meses después debieron disculparse porque no se comprobó ningún hecho que los vinculara con un eventual asesinato de su hija. 

Así siguieron pasando los años. Con más sospechosos –el último apareció este mismo mes– pero sin ninguna pista firme sobre lo que pasó con la pequeña. 

Una de las críticas más fuertes a la serie, que no cuenta con el testimonio de los padres sino que recopila imágenes y declaraciones del momento de la desaparición, es que no plantea ningún elemento nuevo, sino que es un simple repaso de los hechos. De todas formas, para quienes no tienen presente el caso puede ser una buena forma de intentar entender una desaparición que hoy, 13 años después, sigue siendo un misterio. 

Pero el final, aunque no es revelador, tiene una intención de esperanza. En lugar de plantear el caso como imposible de resolver, presenta algunas historias de jóvenes que fueron secuestrados y después de búsquedas de años y años, un día, sencillamente aparecen. 
 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...