Cargando...
Diego Burgueño.

Nacional > Pasado reciente

El hijo del civil asesinado durante la "toma de Pando" propone un memorial que recuerde a "todas" las víctimas

"Nunca más violencia entre uruguayos" reclama Diego Burgueño y pide que se saque a la luz "toda la verdad"

Tiempo de lectura: -'

19 de mayo de 2022 a las 08:52

Diego Burgueño está preparando un libro. El título ya lo sabe. Se llamará "Carta a mi viejo". Estará dedicado a su padre Carlos, asesinado por fuego cruzado durante el enfrentamiento entre militares y tupamaros a raíz de la "toma de Pando" que intentó llevar a cabo el MLN el 8 de octubre de 1969. Nada tenía que ver con ese hecho. Allí contará "cómo y por qué sucedió lo que sucedió" y sobre todo "cómo vivimos sin él". Un padre al que no llegó a conocer, ya que él tenía apenas un día de vida. 

También tiene una propuesta: la construcción de un memorial que recuerde a todas las víctimas de esos sucesos. Las de un lado, las del otro y las que, cómo su padre, murieron por nada. Ese memorial, explica, deberá contener solo una frase: "nunca más violencia entre uruguayos". 

Burgueño dice hoy no embanderarse con ningún sector. Es uno de los referentes de la Asociación Toda la Verdad y reclama, precisamente, eso. "Me interesa que se saque a la luz toda la verdad sobre el pasado reciente" dijo en diálogo con El Observador. "Sin miramientos partidarios ni ideológicos", precisó. "No tenemos bando, no defendemos logias ni intereses partidarios". El objetivo, insistió, es la verdad. "Caiga quien caiga". 

"Me interesa tender puentes y terminar con esta espiral de odio", señaló. Así, la intención es recordar y homenajear a todas las víctimas: las del terrorismo de Estado y las de lo que Burgueño denomina "terrorismo civil". 

La idea del memorial, al que imagina instalado en la Plaza de la Bandera, será planteada tanto al Poder Ejecutivo como ante la Intendencia de Montevideo. Desde el punto de vista, legal, parece difícil. La ley que en 2018 dispuso la creación de "sitios de la memoria histórica del pasado reciente" impide, dice, establecer recordatorios que no estén vinculados al terrorismo de Estado. 

Un problema que, recordó, pretende subsanar el proyecto de ley de "reparación histórica" que Cabildo Abierto presentó a finales de 2020, destinado a beneficiar a las víctimas del accionar guerrillero. Burgueño se desmarca de la otra iniciativa de los liderados por Guido Manini Rios, que plantea que los presos mayores de 65 años cumplan su pena en forma preceptiva en sus domicilios. 

Se trata de un tema, aclaró, que no le compete a su asociación. "No estoy para defender a militares ni a ninguna otra institución", señaló. Con todo, y más allá de los delitos de los se los acusó, Burgueño señala en que allí puede haber casos de gente encarcelada por fuera de la Constitución. 

El hijo de Carlos Burgueño dice sentir un profundo respeto por el reclamo sobre el destino de los 197 desaparecidos que, como todos los años, se hace a través de una multitudinaria marcha cada 20 de mayo. "No soy un negacionista de lo que sucedió". También dice que el dolor de los familiares muchas veces se ha utilizado como un "gran negocio político y económico". Por eso, afirma, rechaza que asimile la situación de muchos presos políticos que fueron encarcelados por sus ideas y que nunca integraron un grupo guerrillero con la de José Mujica, Lucía Topolansky o Eleuterio Fernández Huidobro, que estuvieron en la cárcel por "terroristas".  "Me parece una falta de respeto que se los denomine de la misma manera", afirmó. 

Burgueño afirma que parte de la verdad que reclama "ha sido ocultada, deformada y menospreciada". La causa es que, pese a que las Fuerzas Armadas ganaron la "batalla bélica", la izquierda ganó la "batalla cultural". Y, así, la izquierda terminó escribiendo la historia. Todo, dijo, con la complacencia del resto del sistema político. "Porque todos tienen muertos en el placard". 

Burgueño lamenta que, a nivel oficial, Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos se haya negado a recibirlo. Sí logró hablar personalmente con uno de sus referentes, Ignacio Errandonea. Afirma además no haber tenido respuesta en la Institución Nacional de Derechos Humanos (INDDHH). "Me dijeron que no les era posible ayudarme", contó. "Que se dedicaban exclusivamente a casos vinculados al terrorismo de Estado". 

La Asociación Toda la Verdad tiene documentados los casos de 80 asesinados. De ellos, 25 eran civiles.  Además, recoge los casos de 25 personas que fueron secuestradas  y otras 150 que quedaron con daños físicos , como víctimas de los enfrentamientos entre las Fuerzas Armadas y la Policía con las grupos guerrilleros que actuaron en Uruguay en las décadas de 1960 y parte de la de 1970. 

 



 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...