Mundo > PANDEMIA

El misterio de EEUU: ¿por qué tiene pico de casos de coronavirus pero los muertos disminuyen?

La cantidad de nuevos contagios preocupa, pero el aumento de muertos no llega

Tiempo de lectura: -'

06 de julio de 2020 a las 16:03

Estados Unidos vive por estos días una de las situaciones más intrigantes respecto a la pandemia de covid-19. Por un lado, los contagios aumentan de forma exponencial, superando con creces la primera ola de casos, que se dio en marzo en en noreste, con Nueva York como epicentro. Pero del otro lado, las muertes vienen en constante declive hace semanas. Es uno de los epicentros mundiales del covid-19 junto a Brasil, aunque el país fronterizo no muestra descenso ni de casos nuevos ni de muertes.

Si habrá un repunte en EEUU, y cuándo, es la gran pregunta que se hacen cientificos y politicos, mientras los desconfinamiento, el uso del tapabocas y el distanciamiento social son parte del debate nacional, y el presidente Donald Trump le resta importancia al tema.

La curva de contagios de EEUU tiene la siguiente forma, si aplicamos un promedio de siete días, que ayuda a corregir inconsistencias de fechas, o bajas en los reportes producto del fin de semana o de feriados. En abril llegó a casi 30 mil, y luego comenzó una caída en los casos nuevos detectados, que llegó a los 20 mil nuevos diarios a comienzos de junio, antes de volver a subir a 48 mil diarios ahora.

En cambio, la curva de muertos, que tocó el techo a fines de abril con 2.700 en un día, cayó esta semana debajo de los 600 diarios.

¿Qué razones hay detrás de eso?

Demora

Una muerte por coronavirus demora, en promedio, entre tres y cuatro semanas entre el inicio del caso y el desenlace. Por tanto, es lógico que el reciente pico de casos aún no se haya traducido en muertes.

Sin embargo, la tendencia a la baja en la cantidad de nuevos casos en Estados Unidos se dio hace exactamente un mes. Es decir que ya tendría que haber un repunte de las muertes. 

Pero hay muchos datos como para insistir en la teoría del factor demora. Por ejemplo, las hospitalizaciones, que desde mediados de junio vienen creciendo. Si hay un pico de hospitalizados, deberá haber, a la corta o a la larga, un pico de muertes.

La cifra de un país enorme como EEUU está compuesta por situaciones muy diferentes: mientras Nueva York ya aplanó la curva y no hay nuevos picos a pesar de la reapertura, la situación es muy compleja en algunos de los estados del sur, como Miami, Arizona o Texas. De hecho, en Texas empiezan a preocuparse por el colapso del sistema sanitario. 

En Florida ya se ve un aumento de casos, que se pierde dentro del promedio nacional

 

 

Mas testeos

Pero hay más argumentos para explicar por qué no hay tantas muertes. Por un lado, el testeo: hoy EEUU testea 654 mil personas al día, contra poco más de 100 mil en marzo, momentos en que se daba la primer ola. En ese momento se testeaba solo a los casos graves, por lo que decenas de miles de asintomáticos pasaron sin ser examinados ni entrar a las estadísticas. Eso empieza a verificarse con los tests de anticuerpos, y con el hecho de que muchos estudio muestran que el covid-19 ya estaba en Nueva York desde inicios de febrero.

Ahora, con mayor capacidad de examen, muchos asintomáticos entran en la estadísticas. Son personas jóvenes, que están infectándose con apenas consecuencias leves sobre sus organismos, cuando las hay. Según Washington Post, los menores de 44 años explican entre el 50% y el 60% de los casos en Texas, Arizona y Florida.Integran la curva de nuevos casos, pero es muy poco probable que pasen a integrar la de internados o fallecidos. 

Pero esos jóvenes entran en contacto con gente mayor, o con comorbilidades, y ahí es donde se estima que en algún momento si empezará a complicarse.

La contracara de ese dato positivo es que el porcentaje de positivos sobre el total sigue creciendo. O sea: se hacen más tests y aparecen porcentualmente más casos, lo que va en contra de una de las recomendaciones básicas para estimular los desconfinamientos: que el porcentaje de positivos esté en descenso. De hecho, los tres empezaron a reabrir antes de tiempo, y al menos en Texas y Arizona hay un rechazo importante al uso generalizado de tapabocas.

Otra explicación a la baja cifra de muertos es la capacidad del sistema. Con mayor conocimiento sobre la enfermedad, los médicos saben tratar mejor a los pacientes. Algunos medicamentos como el remdesivir, el dexametasona, o los tratamientos con plasma, permiten reducir la mortalidad, si bien no la reducen a cero. Todo eso no existía en marzo, cuando además la mortalidad subía por imposibilidad de tratar a todos los pacientes al mismo tiempo. Ese es el riesgo ahora en algunas de los estados del Sur.

¿Entonces: subirá la cantidad de muertos de EEUU? Es más que probable teniendo en cuenta el impactante ritmo de suba de los últimos días. La gran interrogantes cuánto lo hará, y si habrá colapso en algunos estados críticos. Esa es la mayor preocpuación, y hay algunos que están a un paso del desastre.

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...