Cargando...
La próxima parada de mantenimiento para la refinería estaba prevista para 2023.

Economía y Empresas > compra de emergencia

Cómo es el proceso que recorre Ancap para importar combustibles y por qué le genera un dolor de cabeza

El paro sorpresivo de la Fancap en la refinería de La Teja le provoca varias distorsiones a la petrolera estatal en su funcionamiento 

Tiempo de lectura: -'

08 de diciembre de 2021 a las 05:03

Ancap anunció este lunes que tiene todo preparado para iniciar trámites de importación de combustibles a raíz del paro de Fancap que detuvo la actividad de la refinería de La Teja por primera vez desde 1973. En diálogo con El Observador, el presidente de la petrolera estatal, Alejandro Stipanicic, explicó por qué esta situación es diferente a otras compras de refinados que se hicieron en el pasado y qué complejidades tendrá el retorno de la operativa industrial prevista para este miércoles. 

El camino de la importación

Como todas las unidades de proceso de la refinería dejaron de contribuir a los depósitos de nafta, gasoil y demás combustibles que comercializa Ancap, el ente no tuvo una "otra alternativa" para recomponer sus inventarios que apelar a la importación, explicó Stipanicic

Cuando Ancap necesita comprar crudos o derivados del exterior, prepara un pedido con determinadas características, por ejemplo, para definir qué tipo de gasolina o crudo quiere importar.

Luego se especifica el volumen y la manera que quiere Ancap que los vendedores le coticen el producto en el mercado (pricing). Por ejemplo, la cotización de la nafta en la Costa del Golfo de EEUU, más 3,3 centavos de dólares por galón, puesto en un barco en el puerto de Montevideo. Además, suele suceder que el precio final que pague Ancap se defina una vez que el buque llegue al puerto y tomando como referencia el valor promedio mensual de esa gasolina en la Costa del Golfo. "Eso es lo habitual", explicó Stipanicic. Los embarques de combustibles refinados suelen abonarse a los 45 días de la llegada del barco al puerto; en el caso del petróleo el plazo ronda los 90 días. 

Ancap tiene una lista de proveedores registrados y avalados a los cuales les envía —a través de una plataforma web— un pedido de oferta para adquirir combustibles refinados o crudo, y se le otorga un plazo límite para que presente su propuesta de precio completando un formulario con su usuario y clave particular. Llegado el plazo límite, el sistema procesa todas las ofertas recibidas y las hace públicas. Ahí las áreas técnicas de Ancap analizan esas propuestas y el mismo día procede a su adjudicación mediante una notificación. 

El presidente de Ancap dijo que el ente no tiene otra alternativa que importar porque no hay otro proveedor.

Por otro lado, el presidente de Ancap añadió que, desde el punto de vista financiero, el paro de la Fancap en La Teja "genera un estrés" para la empresa porque tiene que salir a comprar un embarque no tenía previsto en su planificación. De todas formas, dijo que el ente cuenta con un nivel de liquidez en su caja que no se observaba desde hace una década. La petrolera cerró noviembre con más de US$ 290 millones en su caja. 

Por otro lado, desde el punto de vista económico, cada vez que Ancap importa, pierde su margen de refinación. El lucro cesante por cada día en que esté detenida la producción en La Teja será entre US$ 300 mil y US$ 500 mil. 

Paro en pico de demanda

"Lo que vendés menos lo que importás tiene que ser igual a lo que producís, si no producís, todo lo que vendés tiene que ser importado", comentó el jerarca. Lo que sucede es que, aun así, Ancap tiene inventarios que dan para un determinado tiempo. Ese margen, medido en días, depende de la demanda. "Y la demanda local está muy fuerte", explicó el jerarca.

Los inventarios alcanzan para abastecer entre 15 y 20 días, según el producto. "El paro durará 24 horas, pero nosotros apenas nos enteramos del paro y por una cuestión de seguridad tenemos que llevar a la planta a una condición segura y la condición más segura es parar las bombas de carga", dijo Stipanicic. 

Una "bombita incandescente"

El presidente de Ancap informó que empezaron a apagar la refinería a las 2 de la tarde del lunes y este martes a las 9 de la mañana todavía quedaban partes en actividad.  "Esto es tan complejo que requiere algunos días o semanas de planificación. No es algo que se hace como pasó ayer, 'apagá y listo'. Entonces, así como eso pasa para la parada, después para arrancar, vas arrancando de a poco. Eso dura tres o cuatro días". Por lo tanto, aunque el paro dure 24 horas, desemboca en cinco días sin producir.

"Tenemos 15 o 20 días de inventarios, como vos dejaste cinco días y medio de producir, los inventarios llegan al stock crítico. ¿Qué pasa si cuando estamos arrancando una unidad, empieza a perder un caño?", se cuestionó. 

El presidente comparó el encendido y apagado de la refinería con el de una bombilla eléctrica: "Una bombita incandescente que está prendida nunca se quema, se quema solamente cuando la prendés o apagás. En la refinería pasa lo mismo. Normalmente no pasa nada, pero cuando la apagás o cuando la prendés, es un sistema tan complejo y con tantos componentes distintos, que es altamente probable que algo falle". Los inconvenientes en ese proceso pueden demorar "dos o tres semanas" en arreglarse y, por lo tanto, los inventarios se quedarían sin margen antes de su reparación.

Mantenimiento complejo 

Periódicamente, la refinería tiene paros planificados para tareas de mantenimiento. En caso de un paro imprevisto, cuanto más alejado del último mantenimiento más riesgo de falla conlleva la maniobra. La planta se detuvo con este fin por última vez en 2017 y la próxima, que será en 2023, se viene planificando desde 2019.

"Un paro de las unidades es casi tan complejo como montar UPM", ejemplificó Stipanicic.

"Capaz que trabajan 1.000 o 2.000 trabajadores en un par de unidades, y trabajan durante dos o tres meses. Es muy impactante ver la refinería desarmada. Cuando yo entré a Ancap la refinería paraba una vez por año", recordó.  El presidente de la petrolera acotó que los avances en la tecnología permitieron alargar poco a poco esos plazos. 

"Entonces, cuando vos sumás todos esos eventos, ves la probabilidad de ocurrencia (de falla) y es una probabilidad alta. Vos no podés correr el riesgo de no salir a importar", aseguró Stipanicic.

El jerarca insistió en que Ancap no puede "correr el riesgo de quebrar stock en Uruguay. Somos un monopolio, si no somos nosotros los que suministramos los combustibles, no hay más nadie que lo pueda hacer", remarcó.

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...