16 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,60 Venta 40,00
13 de febrero 2023 - 5:00hs

En época de sequía, “los sistemas (ganaderos) más planificados son a los que mejor les va”, aseguró el nutricionista Sebastián Frade a El Observador.

Planificar reservas de agua y forraje es clave para disponer de una buena dieta cuando falta el pasto, pero en épocas como la actual, además, la suplementación forma parte de las recomendaciones de los expertos.

Datos de la Unidad GRAS del Instituto Nacional de Investigación Agropecuaria (INIA) mostraron que en gran parte del país, al fin de enero, el crecimiento del pasto natural se mantuvo entre 0 y 25%, incluso después de las precipitaciones. En algunas zonas del país se dio un crecimiento de entre 25 y 50%, en otras de 50 a 80% y en otras (las menos) el porcentaje se ubicó entre 80 y 100.

Más noticias

En el caso de las pasturas implantadas, el crecimiento se mantuvo menor al 25% en casi todo el territorio nacional.

Existen varias opciones para hacerle frente a la sequía en un sistema ganadero –desde el punto de vista alimenticio–, pero además del pasto, el fardo o los complementos, la clave es el agua, aseguró el técnico del INIA, Alejandro La Manna.

“El agua es el principal nutriente”, destacó el investigador.

Un novillo de 180 kilos a 32° de temperatura ambiente toma 36 litros de agua por día; uno de engorde 360 kilos, 78 litros; y una vaca lechera que producen en el entorno de 30 litros por día, a 28°, consume hasta 115 litros de agua diarios. Esos datos fueron recabados por el INIA en el marco de una investigación sobre estrés térmico.

No solo es importante que los ganados tengan acceso al agua, sino que la misma sea de buena calidad, agregó.

Gentileza Sebastián Frade "El agua es el principal nutriente", aseguró Alejandro La Manna, investigador del INIA.

Jerarquizar lo más rentable

“Siempre hay que jerarquizar en el sistema”, entre las categorías de ganado que son más eficientes, destacó Frade, asesor técnico y nutricionista de Agrifirm.

Por ejemplo, se pueden jerarquizar las categorías más chicas, como terneros, terneras, novillitos o vaquilloncitas de uno a dos años e intentar mantener el peso en las categorías más grandes, como los novillos y las vacas, explicó.

Según dijo, se espera que los precios del ganado aumenten a mitad de año, por lo que la estrategia de muchos puede ser “aguantar el ganado”, esperar a que haya un poco más de comida, subir el peso y vender los animales a un mejor valor.

Gentileza Sebastián Frade Es importante que los productores jerarquicen las distintas categorías de ganado al momento de planificar la alimentación.

Luis Carrau, presidente de la Sociedad de Criadores de Aberdeen Angus del Uruguay (Scaau), coincidió: en períodos de sequía como los actuales “es importantísimo ir ajustando carga y dar los suplementos necesarios de acuerdo a la categoría de ganado”.

Según destacó el presidente de Angus Uruguay, estos “son momentos difíciles y complicados y hay que tomar todas las medidas necesarias y pertinentes para que la caída no sea tan grande”.

Fibra y proteína

Frade explicó que una opción que eligen varios productores, en el caso de la recría o la invernada es bajar la carga y suplementar. Otros, en el caso de las categorías chicas, eligen el destete y posterior suplementación de los terneros y terneras (lo que permite que las madres tengan menor requerimiento).

Cuando se realiza un destete precoz, por ejemplo, es recomendable darle a los terneros una ración con 18% de proteína, dijo La Manna; quien aconsejó prestarle atención también a las vacas con cría al pie, además de clasificar el rodeo de cría con diagnósticos de gestación. Las vacas de cría demandarán 12% de proteína.

En el caso del ganado lechero es aconsejable destinar los mejores concentrados para las vacas de lactancia temprana.

Gentileza Sebastián Frade En gran parte del país el crecimiento de las pasturas implantadas es menor al 25%.

Los fardos son la opción “más conocida y utilizada”, y dependiendo de su calidad los productores complementan la alimentación o no con proteína, indicó Frade. La demanda por fardos es muy alta y según resaltó, el precio casi se duplicó a su valor habitual. “Hay poco fardo de pradera y se valoriza mucho. Hay mucho de cola de trilla de trigo, cebada, avena y arroz y andan en el entrono de US$ 50 por fardo o más”, comentó.

Los fardos de pradera son los que menos “acompañamiento” necesitan. Los demás, que son de menor calidad, tienen altos niveles de fibra pero bajos de proteína, por lo que los ganados no los digieren rápidamente y “comiendo pierden estado igual”, detalló Frade.

La Manna añadió que, en el caso de los fardos, hay que tener en cuenta qué cantidad de fibra efectiva tienen. La fibra efectiva es "la que ayuda al animal a rumiar y tener un rumen sano", detalló. La efectividad no dependerá solo del tipo de fibra, sino también de su tamaño.

Los suplementos pueden encontrarse en formato líquido (en base a urea y melaza), en bloques o latones proteicos o en formato en polvo, de sales proteinadas, estas últimas, por ejemplo, pueden ser en base a harina de soja, detalló el nutricionista.

Gentileza Sebastián Frade “Son momentos difíciles complicados y hay que tomar todas las medidas necesarias y pertinentes para que la caída no sea tan grande”, dijo el presidente de Angus Uruguay.

Temas:

Sequía ganadería bloques protéicos

Seguí leyendo

Te Puede Interesar