Fútbol > EL ANÁLISIS

Forlán durmió los cambios y se inclinó ante la propuesta de Wanderers

La inentendible presencia de Xisco hasta los 64' y las otras tardías variantes explican cómo a Peñarol prácticamente se le escapó el Apertura 

Tiempo de lectura: -'

30 de agosto de 2020 a las 22:51

Peñarol perdió más que tres puntos ante Wanderers. A seis fechas para el final del Torneo Apertura, el aurinegro cayó de local 2 a 0 con un rival directo y prácticamente dejó sellada su suerte en el certamen ya que ahora está a siete puntos del bohemio y cuatro abajo de Nacional. 

El buen juego desplegado ante Cerro Largo el pasado jueves llevó a Diego Forlán a repetir por primera vez el equipo inicial en su ciclo inaugural como entrenador. La idea era clara: imponer el mismo libreto, la misma intensidad, el mismo volumen de juego y con juego externo pasarle por arriba a su rival. 

Pero Wanderers nunca lo dejó. Y no lo hizo planteando un partido de control sino que lo hizo con la apuesta también intensa y ofensiva que caracteriza a los equipos de Mauricio Larriera. 

Porque este Wanderers tiene cosas de aquel Racing que en 2014 se animó a pelearle el Apertura al pragmático y contundente Nacional de Álvaro Gutiérrez. Después, quiso el destino que el entrenador floridense no pudiera plasmar con la misma eficacia sus ideas en Defensor Sporting (en el siguiente semestre) ni en Danubio (el año pasado, como sucesor de Marcelo Méndez). 

Por eso este Wanderers es como el renacer en la carrera de un entrenador que sabe a lo que juega, pero que como todo director técnico depende de los resultados para avalar su propuesta. 

"Que no jueguen en velocidad", les indicó el técnico a sus jugadores cuando iban 18 minutos de juego y Peñarol estaba contenido en su propio campo pero intentando pasar al ataque en transiciones veloces. 

El bohemio salió a presionar con agresividad y a proponerle velocidad al juego de Peñarol. Con personalidad se plantó a cambiar fuego contra fuego. Así salió un primer tiempo parejo en el que prevalecieron las ideas de Larriera pero en el que el aurinegro igualmente se las ingenió para tener mayor cantidad de aproximaciones peligrosas. 

Lucas Couto, sustituto de Hernán Petryk que no jugó por una cláusula contractual que le impide enfrentar a Peñarol, marcó y la intensidad con la que se jugó el tiempo inicial. Salida en velocidad, proyección en profundidad y asociaciones constantes con Ignacio Lores que está jugando en un nivel notable. 

Con presión constante e intención de juego, Wanderers siempre apostó a ganador, aunque en el primer tiempo solo tuvo una aproximación en la que Maximiliano Pérez no aprovechó para cerrar la jugada sobre el segundo palo. 

Peñarol se valió de dos errores del rival para generar sus chances de gol. La primera con un cabezazo de un descuidado Rodrigo Abascal a la salida de un córner y la segunda con un error de Darwin Torres en el que Xisco se apuró a definir. 

El español volvió a ser el lado débil de Peñarol. Más que un centrodelantero europeo jugando en Uruguay parece un 9 de área uruguayo, de esos de perfil chocador, jugando en Europa. La prueba más elocuente fue la diagonal que arrancó Facundo Torres a los 23' donde tanto se demoró en acomodarse para definir que el extremo Lores llegó de atrás para puntearle la pelota. 

No solo no aprovechó los errores rivales Peñarol sino que tampoco lo hizo con el error de Chrstian Ferreyra de no expulsar a Krisztián Vadócz a los 36' cuando pisó feo a Lores con una amarilla y una reiteración de faltas a cuestas. 

Subsanando el error de Ferreyra, Forlán sacó a Vadócz de la cancha en el entretiempo. Lo mismo que sufrió Peñarol el jueves pasado con Andrés Matonte y su omisión de expulsar a Hugo Magallanes. 

¿Pero cómo se explica que ganando 1 a 0 contra Cerro Largo Forlán haya apelado al Cebolla Rodríguez y a Facundo Pellistri en el entretiempo para pasarle por arriba al rival y el domingo no haya movido el banco más allá de lo obvio buscando cambiar un trámite que oscilaba entre lo adverso y lo parejo?

Xisco, una sombra del jugador que se insinuó el año pasado en sus primeros partidos, se mantuvo en cancha hasta los 64' hasta que ingresó Matías Britos. Peñarol ya perdía 1 a 0 con gol de Rodrigo Pastorini de tiro libre. 

El Cebolla y Pellistri entraron a los 77'. Peñarol perdía 2 a 0 cuando el Papo Barboza tomó de afuera del área un rebote y la metió contra un palo en una acción donde Dawson estuvo remiso, más allá de que la pelota se desvió en un compañero. 

Con personalidad, con aplomo, con mucha tenacidad defensiva, Wanderers bancó la estampida de un Peñarol preso de nervios. El tiro libre que David Terans mandó a la luna fue un claro reflejo de ello. 

Pellistri falló solo de cabeza con un gesto técnico que deja en evidencias que aún es un jugador en formación. Después aportó lo que mejor sabe: desborde y asistencia. Britos se llevó puesta la pelota pero no el arco. 

Varios intérpretes también fallaron. Giovanni González bajó mucho, Joaquín Piquerez fue mejor en la salida pero anduvo flojo a la hora de meter la pelota al área. Los tres volantes bajo la red de presión bohemia. Torres y Terans tuvieron el mérito de culminar jugadas, pero no pudieron con De Arruabarrena.  

Y para colmo, como si no hubiera dormido tanto los cambios, Forlán mandó a la cancha al juvenil Toto Núñez recién a los 89' en lugar de un zaguero, Abascal. Tan Tardío como insólito. 

Wanderers ganó. Y ganó bien. No es puntero de casualidad. La idea del DT prendió en un plantel que tiene recursos. Un golerazo que aparece en las difíciles: Ignacio De Arruabarrena. Un lateral que fue de los mejores del partido: Lucas Couto. Un central experiente que es firme y que conduce con mucho aplomo: Gastón Bueno. Un doble 5 que comprime espacios y saca la pelota redonda: Adrián Colombino-Jonathan Barboza. Un Lores que la lleva atada, que juega en diagonal y lastima, que es punzante y peligroso. Un Bruno Veglio que juega a un toque, que imprime vértigo y que colabora mucho en la marca. Y sobre todo, un 9 (Rodrigo Pastorini) que la manda a guardar. Ese detalles siempre hace la diferencia.

La ficha

Peñarol: Kevin Dawson; Giovanni González, Gary Kagelmacher, Rodrigo Abascal y Joaquín Piquerez; Jesús Trindade, Cristian Vadócz, Walter Gargano y Facundo Torres; David Terans y Xisco Jiménez. DT: Diego Forlán.
Wanderers: Ignacio De Arruabarrena; Lucas Couto, Gastón Bueno, Darwin Torres y Lucas Morales; Bruno Veglio, Adrián Colombino, Ignacio Lorez y Jonathan Barboza; Maximiliano Pérez y Rodrigo Pastorini.. DT: Mauricio Larriera.
Cambios en Peñarol: 46' Agustín Álvarez x Cristian Vadócz, 64' Cristian Rodríguez x Walter Gargano y Matías Britos x Xisco Jiménez, 76' Facundo Pellistri x Jesús Trindade, y 89' Sergio Núñez x R. Abascal
Cambios en Wanderers: 46' Juan Izquierdo x Lucas Morales, 74' César Araújo x Bruno Veglio, 77' Mathías Acuña x Rodrigo Pastorini y 83' Gonzalo Reyes x Maximiliano Pérez
Cancha: Campeón del Siglo
Juez: Christian Ferreyra
Goles: 52' Rodrigo Pastorini (W) y 71' Jonathan Barboza (W)
Tarjetas amarillas: 16' Vadócz (P), 32' Darwin Torres (W), 42' Veglio (W), 50' Abascal (P), 82' Izquierdo (W)

 

 

 

 

 

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...