Cargando...

Básquetbol > EL JUGADOR EN LLAMAS

Franco Giorgetti, el argentino de Goes: "Tenemos material con qué avanzar en este clásico (ante Aguada)"

El chaqueño fue sparring de la Generación Dorada y campeón sudamericano con Argentina y el año pasado llegó a Goes en busca de un mayor protagonismo en su carrera; ahora intentará asumirlo en mayor proporción en la serie de playoffs contra Aguada

Tiempo de lectura: -'

30 de abril de 2022 a las 05:03

El 22 de junio de 2012 en el estadio Raúl Alejo Gronda de Resistencia, provincia de Chaco, Argentina le ganaba con luz a Venezuela la final del Sudamericano de básquetbol cuando los hinchas locales comenzaron a corear el nombre de un joven Franco Giorgetti, por entonces de 19 años. El entrenador Néstor “Che” García hizo oídos sordos unos minutos, pero al final cedió. Giorgetti, chaqueño y locatario, anotó un triple y el estadio se vino abajo. Hoy, ese jugador defiende a Goes que disputa una serie de playoffs histórica y vibrante contra Aguada.    

Su padre, que fue jugador en Chaco, lo metió de chico adentro de una cancha de básquetbol donde en sus primeros tiempos llegó a hacerse un doble en contra. 

Pero su rápido crecimiento hizo que a los 15 años lo reclutara Estudiantes de Olavarría. 

Después, en Peñarol de Mar del Plata, compartió cuatro temporadas con el ahora NBA Facundo Campazzo. 

En 2011 jugó el Mundial U19 de Letonia donde Argentina fue cuarta y Jonas Valanciunas fue el MVP. 

En 2012 fue sparring del equipo olímpico y entrenó dos semanas con los Emanuel Ginóbili, Luis Scola, Chapu Nocioni y Carlos Delfino. 

En 2014 lo dirigió Nicolás Casalánguida, actual DT de Aguada, en el Sudamericano de La Asunción donde Argentina fue vicecampeón. 

Una rebelde lesión en el hombro frenó su proyección y en 2021, como varios talentos argentinos, cruzó el charco para jugar en Uruguay. 

Se instaló en Punta Carretas con su novia y sus dos perros. Y el mundo Goes lo cautivó. Sus compañeros, su gente, su camiseta. Y de lo único que se habla en Plaza de las Misiones es de ganarle a Aguada. La serie de cuartos de final está 1-1. El aguatero ganó el primero 82-71. El misionero el segundo 70-69. El tercer punto se jugará el próximo jueves cuando el Palacio Peñarol haya cambiado sus luces. 

“En el primer partido sentimos el parate en nuestra fluidez de juego”, dijo Giorgetti a Referí

Goes, el mejor de la fase regular, estuvo 15 días sin jugar mientras se disputaba el play-in.

“Cuando no tenemos una buena energía defensiva se nota que no estamos bien, lo sufrimos y ellos tuvieron a sus tiradores finos y lo pagamos caro”. 

Pero todo cambió en la revancha: “Salimos con otra firmeza y si bien se hizo duro hasta el final defensivamente fue espectacular porque en el último cuarto los dejamos en 12 puntos. Fuimos el Goes de toda la temporada. Igual nos metieron 69 puntos y somos conscientes de que con 70 nos va a costar mucho. También soy consciente de que me tengo que involucrar más porque me costaron estos dos partidos. Pero soy muy paciente y sé que va a aparecer mi momento. Mientras, hay que ayudar defensivamente al equipo porque si estamos en bloque vamos a estar en partido siempre. Va a ser una serie dura, intensa y de muchas emociones”, anticipó. 

“A esta altura todos saben nuestra identidad de juego y cómo nos sentimos cómodos: rebote, defensa y correr. Aguada nos sacó eso en el primer partido. Después viendo videos nos dimos cuenta de que no defendimos, y eso fue un tema de energía, de que no entramos intensos. No pudimos hacer fluir nuestro juego y ahí es donde tenemos que dar un paso adelante”, agregó. 

“También tuvimos muchas pérdidas en el segundo partido y si logramos bajarlas, vamos a tener más cantidad de tiros. Hay que cuidar más el balón y tener la propuesta inicial nosotros, como sí lo hicimos en ese segundo juego. Después, hay que estar atentos a los detalles que en estos partidos son decisivos”. 

“En el segundo partido volvimos a los 19 puntos de contraataque, lo que promediamos en la Liga, y a la defensa dura. Esas son nuestras dos principales armas. Después tenemos que tratar, ofensivamente, en el estacionado, hacer fluir la pelota, donde nos ha faltado paciencia para encontrar la ventaja. A veces quedan seis, cinco segundos y nos desesperamos cuando se puede seguir jugando un poco más y llegar al gol”, admitió. 

Su hermano fue el único de la familia que pudo venir a Uruguay a ver un partido, contra Nacional, en fase regular. La familia lo sigue a distancia por televisión o radio. “Ya lo tienen claro, Goes es una locura, me da pena que mis viejos no hayan podido venir. Me siguen por la radio o la tele. Es una fiesta. Yo jugué Peñarol-Quilmes que lleva mucha gente, jugamos una vez un cuartos de final. Clásicos de esta magnitud hay pocos. Tiene condimentos especiales esta serie: ellos están en sus 100 años y sabemos para qué se armaron. Goes goza de una situación que hace muchos años que no vivía y nos tiene contentos que se hayan identificado con nuestro juego y nos hayan acompañado en todas las canchas. Queremos seguir, la etapa regular fue formidable y ahora tenemos material con qué avanzar en este clásico". 

"Es un placer ser parte de un equipo protagonista de la Liga y es lo que vine a buscar acá: protagonismo, pero sabiendo cuál es mi juego. Nunca me caractericé por ser un fenómeno. Mi mejor temporada en Argentina fue de 11 puntos y ahora promedio casi 14 (13,6), es la mejor temporada de mi carrera. Pero más allá de los números siento que aportar algo más trascendente en comparación con mis años anteriores". 

"Si doy un paso al frente se nos pueden simplificar algunas cosas, pero hay que ser paciente y cuando lleguen los partidos tomar decisiones con convicción que para eso estoy, soy uno de los extranjeros y eso conlleva una responsabilidad". 

Su visión sobre la liga uruguaya

“El nivel de la Liga Uruguaya es bueno. Llegaron varios jugadores argentinos. Culturalmente me siento cómodo y muy querido por la gente de Goes. El nivel de extranjeros de acá solo se ve en los cuadros de arriba de Argentina. La explicación de eso es que acá todos los extranjeros son buenos porque son la base de muchos equipos, sobre todo los que no tienen a las mejores fichas nacionales. Ya conocía a Donald Sims de Argentina, pero Victor Rudd (Biguá) es un jugadorazo, por citar un ejemplo. Es una Liga muy linda, lástima el tema de los parates que afecta el ritmo aunque la verdad que a los dos nos va a venir bien porque somos lo más veteranos de la Liga”.

13,6 puntos son los que promedia en la presente Liga. En Argentina su mejor temporada anotadora había sido de 11,0 tantos por encuentro.   
6,4 rebotes defensivos promedia por partido siendo el sexto mejor de la Liga. También tiene 1,5 tapones (tercero) y 1,9 robos (también tercero). 

Comentarios

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 345 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 345 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 345 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...