30 de mayo 2024
Dólar
Compra 37,65 Venta 40,05
30 de mayo 2019 - 5:04hs

“Uruguay tiene un tipo de cambio flotante que es una bendición, pero flotante no quiere decir que lo dejamos sumergir o que lo dejemos dispararse como un cohete cuando hay presiones excesivas al alza. Estemos todos tranquilos. Va a seguir la evolución que dicten los fundamentos”, aseguró este miércoles el presidente del Banco Central (BCU) Alberto Graña.

El tema ocupó buena parte su conferencia durante el tradicional almuerzo organizado por la Asociación de Dirigentes de Marketing (ADM). Desde el comienzo Graña repitió que al margen de la situación de Argentina, la evolución del dólar ha acompañado la observada en otros países competidores.

En ese sentido, argumentó que el país vecino está en crisis y no se le puede tomar como referencia de hacia donde tienen que ir las monedas de la región. “Nadie quiere tener la evolución de un tipo de cambio similar al de un país en crisis”, apuntó.

Más noticias

Por otro lado, dijo que la competitividad del país no se determina solo con “subir alegremente el tipo de cambio nominal”, y apuntó a que se deben mantener bajo control otras variables como la inflación, por ejemplo.

“No hay almuerzos gratis porque la suba del tipo de cambio se traslada a los precios”, dijo Graña.  El titular del BCU afirmó que la situación “no es grave ni preocupante”, pero que se debe tener cuidado en no ser “autocomplacientes”. “Hay un rango meta y se va a seguir trabajando para encausar la inflación y las expectativas dentro de ese rango”, afirmó. Los precios subieron 8,2% en la medición interanual a abril, más de un punto arriba del techo de la referencia oficial.

En otra parte de su presentación, Graña explicó que en un mercado pequeño y con “pocos jugadores” cualquier cambio de perspectiva lleva a movimientos en el tipo de cambio que si no se manejan de forma adecuada pueden generar “algo nada bueno para el clima de negocios” como la volatilidad.

En mayo el BCU vendió reservas por US$ 571 millones para que el tipo de cambio no se dispare. También realizó una operación de recompra de letras por US$ 458 milllones.

Graña dijo que el BCU tiene un margen de reservas que permiten cubrir “holgadamente” este tipo de riesgos. Los activos de reservas de libre disponibilidad que tiene el BCU son actualmente de unos US$ 6.000 millones. La venta de dólares también tiene como contrapartida un menor endeudamiento, porque se tiene que colocar menos letras para regular el circulante de dinero en el mercado.

El discurso del Central se ha mantenido en la línea  de intervenir en el mercado para evitar volatilidades en el precio del billete verde cada vez que se entienda necesario. Así se reflejó este mes cuando vendió en 14 de las 16 jornadas en las que operó el mercado.

“En episodios de saltos abruptos al alza tampoco queremos un cohete de la NASA en forma de tipo de cambio flotante que suba descontroladamente de un día para el otro, insistió.

Atraso cambiario

El BCU señaló semanas atrás que la brecha observada entre el tipo de cambio real y el nivel determinado por sus fundamentos macroeconómicos “comenzó a corregirse”, según dice el reporte trimestral de Política Monetaria correspondiente al primer trimestre del año.

Durante la ronda de preguntas Graña fue consultado sobre el planteo de la Confederación de Cámaras Empresariales respecto a que existe atraso cambiario de entre 20% y 25%. “Tenemos una estimación de la evolución del tipo de cambio real que no es nada coincidente con ese número”, respondió.

En una línea similar se pronunció más tarde el ministro de Economía y Finanzas Danilo Astori. En rueda de prensa afirmó que el planteo de las gremiales es el mismo que ha realizado antes el movimiento Un Solo Uruguay. “Son enfoques muy diferentes a los del gobierno. No coincidimos en cuanto a lograr niveles de competitividad, por ejemplo, con tipo de cambio alto y salarios bajos. Es un enfoque muy antiguo que no tiene el gobierno”, afirmó el jerarca.

Temas:

BCU tipo de cambio Competitividad

Seguí leyendo

Te Puede Interesar