Nacional > Frente Amplio

La calculadora del Plenario: Sendic y De León precisan rascar 31 votos y apuntan a las bases

Aunque el MPP y los comunistas empiezan a "soltarles la mano", los números fríos son la esperanza de la 711

Tiempo de lectura: -'

07 de diciembre de 2018 a las 05:03

La película se parece mucho a la que los uruguayos vieron en setiembre de 2017. Un dictamen muy contundente del Tribunal de Conducta Política (TCP) frenteamplista, sectores presionando con declaraciones públicas a los involucrados, reuniones bilaterales y multilaterales entre sectores, y la lista 711 a la defensiva.

La previa del Plenario del 15 de diciembre –en el que el Frente Amplio pretende pronunciarse respecto a los 17 dictámenes del TCP que están pendientes de una resolución– tiene a todos los líderes del oficialismo con un tema en la agenda: el futuro político del exvicepresidente Raúl Sendic y del senador Leonardo De León, ambos cuestionados por el uso indebido de las tarjetas corporativas mientras presidieron ANCAP y ALUR, respectivamente.

Mientras que los sectores trabajan a contrarreloj para encontrar una salida lo más consensuada posible, los dirigentes de la 711 depositan sus fichas al poder de las bases en la orgánica para impedir que se inhabilite a sus dos principales dirigentes para la próxima campaña electoral.

Según el estatuto del Frente Amplio (FA), tras un fallo del TCP el Plenario Nacional puede “adoptar decisiones por cuatro quintos de sus integrantes, salvo los casos de expulsión de adherentes, que necesitarán nueve décimos de integrantes”. Como el Plenario Nacional tiene 175 miembros, las sanciones que no sean la expulsión requieren un mínimo de 140 votos. Visto de otra forma, alcanza con que 36 integrantes del órgano partidario no levanten su mano –o que directamente no asistan a la sesión– para que el denunciado esquive el castigo de la fuerza política.

Las conversaciones ya empezaron, y tienen a los sectores más grandes como principales protagonistas. En lo que resta de esta semana se multiplicarán los contactos entre el MPP, el Partido Comunista, el Frente Líber Seregni (FLS) y el Partido Socialista, además de otras agrupaciones que también participarán del zurcido de la resolución.

Los grupos son propensos a “soltarles la mano” a Sendic y De León, y la principal sanción que se maneja en las negociaciones es la inhabilitación a integrar listas bajo el lema del Frente Amplio, según comentaron a El Observador varios dirigentes frenteamplsitas. Como ocurrió un año atrás cuando solo Sendic estaba en el banquillo de los acusados, el mayor enigma está en lo que resuelvan las bases, especialmente las de Montevideo y Canelones, que suman 51 votos. Por más que no suelan votar en bloque en estas instancias, la simple aritmética las convierte en un botín fundamental para inclinar la balanza hacia uno y otro lado. Si bien históricamente el MPP y el Partido Comunista han tenido una fuerte ascendencia sobre las decisiones de las bases, entre los dirigentes del FA son cautos a la hora de atar la resolución de los comités a lo que decidan los dos sectores.

Este jueves, Sendic salió a la cancha y se presentó ante militantes en Malvín junto al diputado Felipe Carballo. Este viernes hará lo mismo en Ciudad del Plata junto a la diputada suplente Susana Andrade.

La matemática del Plenario

El órgano en el que se dirimirá la suerte de Sendic y De León está integrado por 85 representantes de los sectores, 85 delegados de las bases, y los 5 integrantes de la presidencia del FA (que incluye tres vicepresidencias por los sectores y una por las bases).

La lista 711, que tiene a sus dos principales dirigentes en el ojo de la tormenta, cuenta con 5 votos en el Plenario, por lo que debe salir a buscar otros 31 para bloquear una sanción.

Entre los sectores, el MPP es el que tiene más votos (18), seguido por el Frente Líber Seregni (16), el Partido Comunista (13) y el Partido Socialista (10).

Del lado de las bases, Montevideo tiene 41 votos, Canelones 10 y el resto tiene entre uno y cuatro votos por departamento.

Los delegados de las bases se definen en las elecciones internas partidarias que realiza el FA cada cinco años. Allí, además de votar a un presidente de la fuerza política, los militantes frenteamplistas eligen quién los representará en la coordinadora de base.

En el caso específico de Montevideo hay 18 coordinadoras que agrupan por zonas a los comités. Cada una de esas coordinadoras tiene al menos un representante en el Plenario, y los restantes 23 escaños se reparten en proporción a la cantidad de votos que recibe cada coordinadora.

El “grupo de los 41” –así llaman los frenteamplistas a las bases de Montevideo– se reúne dos veces por semana y en cada instancia definitoria como la del Plenario del sábado 15 define un vocero que lidera las conversaciones. Este martes, el Ejecutivo del Partido Comunista encomendó a los dirigentes del sector a emprender reuniones con otros sectores y sentarse a conversar con representantes del grupo de los 41. Los comunistas realizarán un Comité Central este domingo en el que avanzarán hacia una toma de postura en cada caso.

Las bases del interior, por su parte, están mayoritariamente a favor de una sanción a Sendic y De León, pero no será hasta la semana que viene que la suerte de ambos empezará a tomar forma.

 

REPORTAR ERROR

Comentarios

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...