Cargando...
Williams Martínez en uno de sus pasajes por Rampla Juniors

Fútbol > TRAGEDIA

La cultura machista, la inteligencia emocional y la falta de programas; ¿qué hay detrás del suicidio de un futbolista?

El psicólogo deportivo, Pablo Ferreira, afirmó que Uruguay sufre una pandemia de suicidios de la que el fútbol no está ajeno y contó cuáles son los factores que influyen al respecto

Tiempo de lectura: -'

19 de julio de 2021 a las 05:04

Cuando Pablo Ferreira trabajaba en las formativas de Wanderers, allá por 2010, había solamente tres psicólogos deportivos trabajando en el fútbol. "Hoy seremos seis o siete en los clubes de Primera", cuenta a Referí. La noticia del suicidio del zaguero de Villa Teresa Williams Martínez golpeó a hasta la temporada 2020 se desempeñó como psicólogo deportivo en Rentistas. Después de dar una entrevista vía Zoom a México, el profesional dejó sus impresiones sobre lo que llamó una "pandemia" en Uruguay: el suicidio

"Uno de los mejores psicólogos deportivos es Miguel Morilla, de Sevilla. Cuando vino a Buenos Aires a dar una conferencia fui y contó que en ese equipo, cada división tenía un psicólogo y en primera trabajaba un equipo de tres profesionales además de un coordinador de psicólogos", expresó para marcar una gran diferencia entre lo que pasa en el fútbol uruguayo y el del primer mundo. 

"Esta es una noticia que como integrante del fútbol que soy me pega muchísimo, porque es una realidad que la gran mayoría de los casos que se dan son evitables", afirmó.

Ferreira nunca trabajó con Williams Martínez ni conoce detalles de su historia personal. "Si los conociera tampoco los haría públicos porque quedan bajo el secreto profesional", dijo. Sin embargo, es un hombre que tiene una larga trayectoria en el principal deporte uruguayo y sabe por las emociones que atraviesas los futbolistas en los distintos momentos de su carrera. 

Pablo Ferreira, psicólogo deportivo

"El suicidio es algo bastante complejo a nivel social, no solo en lo que tiene que ver con el fútbol, es multidimensional. No se explica por un solo factor porque no hay un factor que lleve a tomar la decisión, sino que es multidimensional. Y es una pandemia, a nivel mundial estamos muy mal en relación al tema depresión y suicidios; según la Organización Mundial de la Salud, Uruguay está entre los 20 países, per cápita por su tasa de suicidios: es una cifra impactante", afirmó Ferreira. 

"A nivel gubernamental, en materia de salud, para tratar la depresión hay que apuntar a la salud integral. El 80% de los casos de suicidios se dan en hombres. El machismo no solo influye en situaciones con mujeres sino con el propio hombre en el que se trabaja poco la masculinidad en lo que refiere a la regulación emocional, en el desarrollo de la inteligencia emocional, en que el hecho de que expresar el dolor, el sufrimiento o la angustia no es una manifestación de debilidad". 

"La depresión tiene una tríada cognitiva formada por una visión negativa del futuro, una visión negativa de sí mismo y una visión negativa del contexto. Hay indicadores que pueden decir que esa persona atraviesa una depresión por la disminución de su energía vital, por no querer salir a trabajar por ejemplo. En este sentido, la pandemia ha influenciado también en esto, porque la depresión y la ansiedad han aumentado a nivel mundial. Hay hipótesis, pero no hay nada concluyente al respecto, de que el encierro tal vez tenga que ver con el aislamiento, con el poco contacto con las relaciones afectivas". 

El último entrenador que tuvo Martínez en Villa Teresa, Edgardo Arias, contó a Referí que el zaguero llevaba 28 días sin ir a entrenar porque se contagió de covid-19 y luego padecieron la enfermedad su esposa, su suegra y sus tres hijas. En lugar de aislarse y retomar los entrenamientos, el futbolista se quedó a acompañar a la familia. 

De todas formas, Ferreira expresó: "Son múltiples los factores, no hay un solo factor, hay factores genéticos que inciden, otros que son contextuales, pero no hay ninguno que sea determinante". 

En enero de este año, cuando preparaba la final del ascenso con Rampla Juniors contra Sud América, Martínez contó a Referí: "Mirá que he estado en equipos con situaciones económicas complicadas, pero lo que vivimos con Rampla esta temporada nunca me pasó en la carrera". El picapiedra perdió las finales con el buzón. Luego el zaguero se vinculó con Villa Teresa, con el que jugó tres partidos en la presente temporada. 

"En la la crisis de 2002 hubo una ola de suicidios, pero eso no quiere decir que todos los que perdieron el dinero por el que trabajaron toda su vida se hayan suicidado, otros lo sobrellevaron y otros lograron contención profesional y en esos casos el hecho era el mismo", graficó Ferreira.

"Para mí uno de los debes gubernamentales es apostar a un proceso de salud mental donde el gobierno le dé la importancia que tiene, que se trabaje en la educación sobre la inteligencia emocional. Yo soy nacido en 1982 y en la escuela se valoraba a los niños que tenían capacidad para las matemáticas no a los que eran considerados buenos compañeros. Recién ahora, en algunos colegios, se empieza a desarrollar la regulación de la inteligencia emocional, para educar de que la tristeza no es un indicador de debilidad". 

"En eso tenemos cuestiones socioculturales que nos dan señales en contrario. Eso de que los machos no lloran", dice Ferreira y da un ejemplo citando una canción de Alfredo Zitarroza (El violín de Becho): "Becho quiere un violín que sea hombre Que al dolor y al amor no los nombre".

También cantó Carlos Gardel en Tomo y obligo:

"Siga un consejo: no se enamore Y si una vuelta le toca hocicar
Fuerza canejo, sufra y no llore
Que un hombre macho no debe llorar"

"A nivel de la psicología en el deporte, cada vez más hay que generar la presencia de psicólogo desde formativas, si bien no es una solución mágica debe haber un lineamiento institucional para que el psicólogo sea parte del equipo, para que trabaje para prevenir porque lo que se sabe es que puede prevenir situaciones. Si hay aviso previo, tenemos que darnos cuenta de la alerta. No podemos culparnos, pero se ha instalado eso de que a veces el que se mata no avisa cuando eso es falso: siempre hay un aviso previo", afirmó.

En opinión de Ferreira, "los periodistas también tienen un rol fundamental en el sentido de darse cuenta de cómo se envían los mensajes, de que una cosa es el análisis del deportista y otro el personal, en el cómo se difunde la información, en buscar la visión profesional. A veces se escuchan análisis de un deportista o de tal entrenador diciendo que es un fracasado por perder, o cuando se mide a alguien por la cantidad de veces que gana cuando en el deporte es sabido que se pierde más de lo que se gana. Y ahí está el ejemplo clásico de Jordan a quien se lo resalta por todo lo que ganó, pero perdió muchas más veces de las que ganó y él mismo dijo que su éxito se debió a todas las veces que falló. Fallar forma parte del aprendizaje, el juego de la pasón del fútbol lleva a que muchas veces, al ser la pasión irracional, no cuidemos las palabras que decimos, como cuando decimos que tal proceso es fracaso cuando capaz que lo es en parte pero eso no significa que todo o que todos son negativos".

"En un 85% de los casos de suicidio hay una señal o intento previo o la persona dijo algo como 'no tiene sentido la vida', 'no quiero vivir más' o lo expresó con tristeza o angustia o transcurrió por un episodio depresivo, eso requiere de una evaluación psicológica determinada. El resultado de la misma puede ser leve, moderada o mayor", afirmó Ferreira. 

El dolor por la muerte de Santiago "El Morro" García

"Cuando sucedió lo del Morro escuché que varios excompañeros decían 'lo veía siempre contento y divertido al Morro' porque capaz que era lo que mostraba, pero si vas a una entrevista en la que contó cuando estuvo encerrado, sin ganas de nada y que lo sacó el hermano de esa situación", explicó haciendo referencia a una entrevista que concedió al programa Líbero de TyC Sports donde dijo: "Hubo momentos en que la pasé mal, pensé en dejar de jugar al fútbol. Un día mi hermano vio la manera en la que estaba viviendo. No prendía la luz de mi casa, estaba deprimido, no quería jugar más. Hubo muchas situaciones que me sobrepasaron". 

"A veces en el mundo del fútbol se ve como una debilidad tristeza, la depresión o la ansiedad. Si un deportista tiene ansiedad precompetitiva en vez de ayudarlo se le dice que es un cagón y no se le dan habilidades psicológicas para que las trabaje, si no cae en manos de un buen entrenador, el resultado no va a ser bueno. Para mí esto pasa desde la formación hasta los niveles gubernamentales y si no hay que darse una vuelta por el Vilardebó para ver cómo tratamos en el Uruguay a las personas que padecen enfermedades mentales", concluyó. 

Comentarios

Espacio habilitado solo para suscriptores. Suscribite y viví la experiencia más completa de información.

Registrate gratis y seguí navegando.

¿Ya estás registrado? iniciá sesión aquí.

Pasá de informarte a formar tu opinión.

Suscribite desde US$ 245 / mes

Elegí tu plan

Estás por alcanzar el límite de notas.

Suscribite ahora a

Te quedan 3 notas gratuitas.

Accedé ilimitado desde US$ 245 / mes

Esta es tu última nota gratuita.

Se parte de desde US$ 245 / mes

Alcanzaste el límite de notas gratuitas.

Elegí tu plan y accedé sin límites.

Ver planes

Contenido exclusivo de

Sé parte, pasá de informarte a formar tu opinión.

Si ya sos suscriptor Member, iniciá sesión acá

Cargando...